Miércoles 26.09.2018

Los créditos rápidos, una solución financiera cada vez más popular

En el día a día de cualquier persona o núcleo familiar pueden surgir multitud de necesidades que implican un coste económico para que el que no se está preparado para afrontar. Y es que no resulta nada extraño tener que hacer alguna reparación o reforma en el hogar, arreglar averías en el vehículo o pagar cualquier gasto imprevisto de última hora

Para muchas familias no disponer del dinero que necesitan en ese tipo de momentos clave puede suponer una situación de impotencia e incomodidad que puede tener arreglo con la ayuda de los diferentes métodos de financiación existentes en el mercado. Y es que afortunadamente existen formas de financiar este tipo de gastos sin que ello suponga tener que renunciar a vivir con tranquilidad, como pueden ser por ejemplo los créditos rápidos

Los créditos rápidos son una solución financiera que sin duda es cada vez más popular, y es que se caracterizan por concederse rápidamente y sin demasiadas complicaciones para los prestatarios. Y es precisamente la rapidez lo que las personas que demandan financiación necesitan cuando solicitan un crédito rápido. Estos créditos rápidos pueden ser de importes pequeños para cubrir cualquier gasto extra (entre los 300 y los 600 euros) pero también para importes más importantes que pueden alcanzar incluso los 6000 euros. 

Pero, ¿cuáles son las ventajas que han aupado a los créditos rápidos como una solución financiera tan popular?

Lo cierto es que en los últimos años los créditos rápidos se han vuelto cada vez más populares y existen multitud de entidades de créditos rápidos entre las que poder elegir. Pero si hubiera que citar las ventajas más interesantes de este tipo de préstamos sin duda son las que se muestran a continuación:

Concesiones rápidas

Es quizás la característica más interesante de los créditos rápidos, y es que desde que se realiza la solicitud a la compañía hasta que el cliente recibe en su cuenta bancaria el importe solicitado pueden transcurrir períodos de tiempo tan cortos como pueden ser 24 horas. Y es que cuando alguien acude a solicitar un crédito rápido es esta rapidez lo que más valora, pues es la principal diferencia respecto a las entidades bancarias tradicionales, ya que éstas pueden tardar semanas en aceptar la solicitud.

Exigencias mínimas

A diferencia de la gran cantidad de documentación personal e información sobre ingresos y patrimonio que hay que entregar al solicitar un préstamo en una entidad bancaria, en los créditos rápidos la documentación a entregar es la mínima para aprobar la concesión rápidamente. Esto permite a muchas personas acceder a financiación tras recibir continuas denegaciones por parte de los bancos. Es por tanto un método que usan muchas familias de ingresos limitados para financiar cualquier tipo de compra en su hogar.

Disponible para morosos

Una de las características que más agradecen los usuarios de los créditos rápidos es que muchas de las entidades no tienen en cuenta si el demandante está inscrito en ficheros y bases de datos de morosos como RAI o ASNEF. Y es que incluso por pequeñas deudas de pocos euros muchas personas terminan inscritas en este tipo de ficheros y les dificulta el acceso a financiación en entidades bancarias tradicionales. Los créditos rápidos son por tanto una oportunidad de crecer y desarrollar proyectos incluso cuando se ha estado inscrito en este tipo de ficheros.

Sin necesidad de aval

Al igual que ocurre con la existencia de créditos rápidos para personas inscritas en ficheros de morosos existen muchas entidades de créditos rápidos que los conceden sin necesidad de que se aporte un avalista. Y es que para muchas personas encontrar alguien que quiera avalar su operación puede ser realmente complicado, por lo que supone un alivio no tener que aportar ningún aval al solicitar su crédito rápido. Esta cualidad también ayuda a acelerar el proceso de concesión, pues es necesario aportar una menor cantidad de documentación. 

Como se puede apreciar no son pocos los motivos por los que los créditos rápidos no han parado de crecer en los últimos años como una solución financiera para multitud de personas y familias. Y es que aunque suelen tener un coste un poco superior a los préstamos tradicionales, la rapidez en la concesión y las pocas exigencias hacen de los préstamos rápidos una solución financiera perfecta para cualquier persona.