lunes 16.09.2019
Empresas

Consejos para cobrar facturas impagadas y evitar la morosidad

Muchas personas continúan midiendo el éxito empresarial en base a la cartera de clientes y el producto o servicio que ofrecen. Sin embargo, la realidad es distinta, ya que no podemos hablar de ello sin contar con una óptima gestión de cobros

Consejos para cobrar facturas impagadas y evitar la morosidad

Las pequeñas y medianas empresas saben de qué estamos hablando y según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, las pymes de nuestro país esperan más de 100 días para entregar las facturas pendientes a empresas de recobro. Ante dicha situación y para asegurar el éxito empresarial, es necesario seguir algunos consejos para cobrar las facturas impagadas, además de recurrir en caso de que haga falta a Intrum Empresas. En este artículo destacaremos cuáles son para que esta situación deje de ser un problema para estas empresas.

La prevención es un consejo básico

A la hora de hablar de retraso en los pagos, debemos tener en cuenta que hay que tener una estrategia de anticipación en la gestión de impagos y no una política pasiva que comience en el momento en que el retraso del pago sea una evidencia. En este caso, nos referimos a que lo mejor es tomar medidas preventivas como pueden ser los recordatorios de los pagos antes de que se cumpla el vencimiento de la factura.

Una vez tenemos claro este consejo, debemos atender al siguiente, que se centra en la aplicación de distintas técnicas de análisis y clasificación. Para este consejo, debemos centrarnos en la gestión de los cobros. Es recomendable aplicar métodos y técnicas de este tipo que posibiliten realizar un seguimiento de las facturas y estar informado al detalle de todo. Sin duda, lo más complicado es tener a mano información debidamente actualizada que posibilite tomar decisiones teniendo en cuenta la situación jurídica que tenga el deudor.

Uno de los aspectos básicos a la hora de hablar de una buena situación empresarial, es tener una correcta relación con los clientes. Para ello, debemos tomar medidas que traten de no dañar nuestra relación y perjudicar la imagen. Debemos actuar tanto con rapidez como con profesionalidad a la hora de contactar con el cliente y reclamar la deuda. Tenemos que intentar llegar a un acuerdo amistoso donde todos obtengamos beneficios.

En estos casos, es fundamental contar con una empresa profesional y con amplia trayectoria en gestión de cobros que se encargue de tramitar las facturas impagadas sin que la relación se vea perjudicada. Por otro lado, a la hora de afrontar un impago, hay que tener en cuenta que la insistencia y la gestión personalizada son la mejor solución. Visitar al deudor implica cobrar el 85% de las deudas comerciales. Además, teniendo en cuenta las estadísticas, nos damos cuenta de que si actuamos antes de 6 meses desde el vencimiento, tenemos la oportunidad de recuperar el 90% de los impagados.

Por último, encontramos la solución de recurrir a la justicia en caso de que el impago persista. El procedimiento monetario es el más recurrente para deudas de bajo importe, pero también podemos acudir a la vía declarativa o ejecutiva. Todos estos consejos son básicos para contar con una excelente gestión empresarial y que los pagos no supongan un problema en nuestro desempeño laboral.

Comentarios