martes 30/11/21

Seguramente sea una de las preguntas que más te preocupa ahora mismo. Ves que tu pequeño/a no tiene la motivación suficiente para hacer los deberes que le mandan en el colegio, se aburre en clase, los contenidos que le enseñan se le olvidan, suspende exámenes, tiene dificultades de aprendizaje… Estas y otras situaciones hacen encender las alarmas y nos ponen en la búsqueda de una academia que cumpla nuestras expectativas.

Sin embargo, ¿qué es lo que necesitamos o esperamos de una academia? ¿Cualquiera que encontremos es suficiente o hay diferencias significativas entre ellas? ¿Qué metodología es la más efectiva? No os preocupéis, calmaos, que durante todo el artículo vamos a ir juntos analizando todos los componentes a tener en cuenta en el momento de elegir la academia que mejor se adapte a las necesidades educativas de tu pequeño/a. ¡Vamos allá!

¿Existen diferencias entre una academia de Educación Especial y una academia de Educación Primaria y/o Secundaria?

A esta pregunta la responderemos con un enorme SÍ. Existen varias diferencias, pero vamos a mencionar las más destacables para que podáis distinguirlas, y sobre todo para saber elegir cuál es la que necesita tu hijo/a.

Lo más importante que debemos conocer sobre los centros de Educación Especial es que realizan una atención individualizada y personalizada con cada niño/a, es decir, atienden las necesidades de cada uno de ellos realizando diferentes actividades. Se lleva a cabo de esta forma porque con cada pequeño/a se fijan unos objetivos, los cuales se irán modificando en función de la evolución de este. En base a estos se diseñan unos objetivos, con los cuales se crean unas actividades en las que se tienen en cuenta tanto los gustos como las motivaciones del alumno/a.

En cambio, las academias de Educación Primaria y/o Secundaria suelen tener otros objetivos. Uno de los principales es la comprensión e interiorización de los contenidos de las distintas áreas impartidas en la escuela, aplicando una misma metodología para todo el alumnado. Por lo tanto, como habéis podido comprobar, tienen un enfoque y unos objetivos diferentes.

Esta diferenciación es importante para comenzar a entender las necesidades que van a cubrir cada tipo de academia y a perfilar los puntos fuertes de las academias de Educación Especial en Madrid.

¿Necesita mi hijo/a una Academia de Educación Especial?

En este tipo de academias los maestros poseen ciertas especializaciones, ya sea en Pedagogía Terapéutica, Psicopedagogía o Audición y Lenguaje, para poder ayudar a niños/as que presentan Necesidades Educativas Especiales (NEE). Esta formación les va a permitir realizar una adecuada intervención llevando a cabo una elaboración, selección y adaptación de los materiales educativos necesarios para trabajar sus dificultades y potenciar sus fortalezas.

Una de las funciones más importantes de estos centros es la de orientar, apoyar y acompañar a las familias en esta situación desconocida hasta el momento para ellos. Al principio es muy común que los niños/as sientan muchas emociones negativas ocasionadas por el miedo a lo desconocido y que en ocasiones sean incontrolables. Para ello los profesionales del centro les asesorarán y ayudarán para que esta etapa sea lo más corta y llevadera posible.

Por tanto, podemos responder a la pregunta de manera afirmativa si tu hijo/a posee dificultades en el neurodesarrollo o trastornos disruptivos y de la conducta. También sería un sí, si presenta trastornos del lenguaje, como dislexia, dislalia, disfonía… Si no fuera así y lo que necesitara fuese solo un guía en su aprendizaje que le vaya ayudando a asentar en la memoria a largo plazo los conocimientos correctamente, en ese caso te recomendaría que acudieras a una academia de Educación Primaria o Secundaria.

Si observas en tu pequeño/a comportamientos que te hacen pensar que “algo no va bien”, no esperes a que pase el tiempo porque te digas a ti mismo “es muy pequeño/a todavía, cuando sea más mayor…”, porque es un engaño que nos estamos haciendo a nosotros mismos. ¡Oye!, puede ser que no sea nada, pero es mejor no quedarnos con la duda y acudir a un profesional para que nos explique bien qué es lo que pasa. De esta manera nos quedaremos más tranquilos y si tuviera una dificultad, al haber actuado de forma temprana habremos disminuido considerablemente el efecto negativo que pudiera causar en el desarrollo evolutivo de nuestro gran tesoro.

¿Se trabajan habilidades básicas necesarias para el aprendizaje en las academias?

Otro de los aspectos a tener en cuenta es si la academia a elegir se centra en reforzar los contenidos de las distintas materias abordados en el colegio, o todo lo contrario, trabaja de forma coordinada y en conjunto la asimilación de los contenidos y las destrezas básicas como la percepción, la atención, la memoria, y el razonamiento verbal y no verbal.

Además, se debe valorar si en el trabajo con los niños/as hay un espacio destinado al fomento de la autonomía e iniciativa personal, la escucha de sus opiniones, el autoconocimiento o el aprender a aprender, entre muchas otras. De estos aspectos mencionados, dependiendo de las necesidades del alumno/a se trabajarán unos más que otros.

Para que haya un equilibrio, en la academia se deberían trabajar con los alumnos los dos aspectos, tanto los contenidos como las habilidades básicas. Ya que, si no se hace un repaso de los contenidos aprendidos, nuestro hijo/a no los “guardará” en la memoria a largo plazo y los acabará olvidando sin poder recuperarlos cuando los necesite para resolver una situación en un futuro cercano o más lejano, adentrándonos ya en su vida adulta. Este es otro de los aspectos fundamentales para elegir la academia adecuada.

¿Cómo aprende el cerebro?

La solución a esta cuestión, ¿la deberían conocer los profesores? Sí, sí y sí, sin llegar al nivel de los conocimientos específicos que puede poseer sobre el cerebro un neuropsicólogo, pero sí que deberían saber que las experiencias pasadas influyen en el aprendizaje de los niños/as. Así como, el sentido (los entienda) y el significado (si son importantes) que le aporte el niño a los conocimientos que está aprendiendo. Por ello, en muchas ocasiones vuestros pequeños preguntan “¿para qué me sirve esto?”, porque aparte de comprender el conocimiento tienen que presenciarlo como relevante. Si no directamente en base a esa actitud su cerebro no lo almacenará.

Relacionado con esto vamos a desmentir el mito de la multitarea (habilidad de cambiar de una tarea a otra). No podemos realizar dos tareas a la vez ya que, si estamos realizando una tarea y, por ejemplo, nos llaman por teléfono, todo lo que habíamos aprendido antes de la llamada que se estaba interiorizando en la memoria funcional se empieza a desvanecer ya que está siendo reemplazado por la información del otro estímulo, en este caso de la llamada telefónica. Para ello, es imprescindible que mantenga una atención sin interrupciones durante la adquisición de los nuevos aprendizajes.

Para terminar, me gustaría destacar algunos aspectos muy llamativos de la forma de trabajar de nuestra Academia de Educación Especial en Madrid, que se llama “Centro Inverxo”. En esta consiguen que los niños/as comprendan sus fortalezas y debilidades, se quieran a sí mismos y se relacionen de forma positiva con las personas. Además, los alumnos/as que experimentan su metodología de trabajo afrontan sin ninguna dificultad ni frustración su proceso de aprendizaje y en un futuro los problemas que les surjan en su vida adulta. Todo esto lo consiguen creando un entorno que estimula las conexiones neuronales, utilizando una metodología personalizada, trabajando tanto las habilidades básicas como el proceso educativo y utilizando muchos materiales muy divertidos para ellos, ya sean juegos de mesa como actividades diseñadas y creadas por los profesionales de la academia.

Pero, aparte de todo esto, lo más importante es que los niños y las niñas que lo experimenten de primera mano lograrán una transformación. ¿Cuál? Se sentirán capaces de alcanzar todos sus sueños, no se pondrán límites porque los consideren inalcanzables, querrán día a día ir superándose a ellos mismos y no a los demás, se querrán con sus fortalezas y debilidades, tendrán ganas e ilusiones por aprender cosas nuevas y muchísimas más cosas. Se podrían definir como “transformadores de realidades”.

Por ello os invito a que no os conforméis con cualquier academia. Buscad, preguntad y comparad hasta encontrar centros como Inverxo, en el que podáis tener la seguridad y confianza de que vuestros pequeños/as van a enriquecerse, a empoderarse y descubrir un aprendizaje divertido y enriquecedor.

Comentarios