sábado 19.10.2019

Economía: el PSOE se parece más a Podemos que a Ciudadanos

Los socialistas han buscado primero el apoyo de Ciudadanos, pero si solo se miran las medidas, en especial económicas, ambos partidos están en polos opuestos. Por el contrario, las propuestas de PSOE y Podemos son casi calcadas. El partido de Iglesias es la pareja de baile natural de los socialistas

Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias y Albert Rivera. | WP
Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias y Albert Rivera. | WP

En el juego de tres que espera liderar el PSOE, una pareja sobresale por encima de la otra. Más allá de los muchos desprecios vertidos de unos a los otros o de las ‘líneas rojas’ expuestas, PSOE y Podemos casan de mejor manera que socialistas y Ciudadanos, no ya por necesidad en número de escaños sino también en el programa, fundamentalmente en sus medidas económicas.

Partido socialista y Podemos. Podemos y PSOE. Es el matrimonio que más miedo da a gran parte de los barones socialistas, aunque sería el pacto natural si se analiza el programa electoral de ambos. En especial, en el ámbito económico. Punto por punto, medida a medida, ambos partidos coinciden en más del 95% de sus propuestas, ya sea a la hora de establecer un ingreso vital, en materia fiscal, en gasto público, en el impulso empresarial o en el cambio de modelo productivo.

Los dos partidos, de izquierdas, coinciden en identificar los mismos males en los distintos apartados económicos en España. Ambos cimientan sus principales medidas sobre el mismo pilar: la austeridad en España (también en Europa) ha sido el gran problema para el país. Por ello, ambos partidos desarrollan un programa con muchas semejanzas.

Ya sea ‘renta mínima garantizada’ o ‘ingreso vital mínimo’, no es más que la misma cara de una moneda. Ambas medidas difieren de  la única medida de similar calado ofrecida por Ciudadanos. Mientras que PSOE y Podemos se centraban en las personas sin ingresos, el partido naranja ofrecía una ayuda a aquellas que trabajaban. Tal es la similitud que la medida socialista, que se hizo después de la de Podemos, la recibieron tanto Podemos, como Partido Popular o Ciudadanos bajo el apelativo de “copia”.

Reforma fiscal calcada

“Gravar adecuadamente la riqueza para que las grandes fortunas y patrimonios contribuyan de forma justa al sostenimiento de los gastos públicos”, es el pilar sobre el que edifica el PSOE sus medidas fiscales. Una idea que Podemos comparte. Por el contrario Ciudadanos apuesta por modificar tipos, su última revisión lo situó en cuatro, rebajando el tipo más alto.  

Las semejanzas entre ambos partidos en el tema de la fiscalidad van mucho más allá de simples similitudes, abriendo un hueco importante con Ciudadanos. Socialistas y Podemos coinciden en que las clases más ricas deben pagar más, por ello proponen armonizar en toda España los impuestos sobre el Patrimonio y Sucesiones. También coinciden en incrementar el número de funcionarios en la Agencia Tributaria, introducir un impuesto a las transacciones financieras (la denominada ‘Tasa Tobin’) o aumentar la presión fiscal en materia medioambiental. En el impuesto de sociedades tanto PSOE como Podemos piden eliminar deducciones y subir tipos efectivos, casi único punto en común que tienen con ciudadanos.

Las medidas calcadas de ambos partidos se hacen una en el coto que intentar poner a la Sicavs. El PSOE y Podemos proponen tres medidas idénticas para ello: controlar el número real y efectivo de socios, el período máximo de permanencia para las plusvalías y dotar de más facultades a la AEAT.

Financiación, empresas y empleo

El marco laboral y la financiación a empresas es quizás el punto más contradictorio de la pareja PSOE-Podemos con el tercero en discordia. De nuevo, los tres partidos comparten diagnóstico contra el mal que asola al mercado laboral español: la reforma laboral que ha provocado la precariedad y la temporalidad. Pero las medidas propuestas para solucionarlo no solo es distinta sino que la proposición de Ciudadanos (establecer un contrato único) ha provocado choques con los otros dos.

“El contrato único es el despido libre”, señaló el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Podemos también se ha opuesto a la medida del contrato único señalando que solo pretende “abaratar el despido”, o hace “a todos precarios”. Por su parte, Ciudadanos ha cargado en contra de las medidas propuestas por PSOE y Podemos a las que ha denominado “dudoso programa de estímulo”.

La financiación para empresas también enfrenta a la pareja con el tercero en discordia. Los primeros son partidarios de más apoyo público: desde una mayor línea de créditos con más riesgos asumidos por el ICO, a pedir que Bankia asuma el papel de banco público. En cambio, Ciudadanos critica otorgar dar más dinero público para la financiación de empresas, en lo que hace especial hincapié uno de sus ideólogos económicos, Luis Garicano.

Incluso en la petición de una auditoria del gasto público y de la deuda, PSOE y Podemos están de acuerdo. Los socialistas piden que se realice a través de “metodologías internacionales”, mientras que Podemos pide que sea una “auditoria ciudadana”. También de nuevo, Ciudadanos se opone porque “fulminaría la confianza y dispararía la huida de capitales”, según Garicano.

¿Qué Podemos formaría Gobierno?

El principal miedo socialista a la hora de gobernar con Podemos sería la actitud del partido de Iglesias: si adoptaría la actitud más moderada que se ha visto en España, o la más radical que tiene fuera de ella.

La postura más extrema del partido se ha mostrado en Bruselas dónde recientemente se alió con la extrema izquierda italiana y la extrema derecha francesa para pedir el fin del euro. Los partidos pidieron que se organizara una salida ordenada del euro, un discurso que recuerda al Iglesias más radical que pedía que España abandonase la moneda única.  

Iglesias habló claro: “Nuestro objetivo esencial es atraer al PSOE a nuestras posiciones, y o bien acepta el liderazgo de Podemos o se suicida aliándose con el PP”

También existe un miedo a la absorción por parte de Podemos del PSOE, al igual que ocurrió con el PASOK en Grecia. Una posibilidad que escenificó Iglesias en Londres en un artículo en la revista crítica New Left Review, en las que explicó que “nuestro objetivo esencial es atraer al PSOE a nuestras posiciones, y o bien acepta el liderazgo de Podemos o se suicida aliándose con el PP”.

Comentarios