miércoles 27/10/21

Electricidad y carburantes disparan la inflación a su máximo desde 2008

El fuerte encarecimiento de la electricidad y los carburantes disparó la inflación en septiembre hasta el 4 %, siete décimas más que en agosto y la tasa más alta desde 2008, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE)

El descenso de los carburantes , clave del descenso del IPC.

El índice de precios de consumo (IPC) continuó así con la tendencia alcista emprendida en marzo, con lo que suma siete meses en positivo, seis de ellos con tasas crecientes por encima del 2 %: abril (2,2 %), mayo (2,7 %), junio (2,7 %), julio (2,9 %), agosto (3,3 %) y ahora septiembre (4 %).

Detrás de este repunte de precios está el comportamiento de la energía, sobre todo la electricidad, que se encareció un 44 % en septiembre con respecto al mismo mes de 2020 a pesar de las bajadas de impuestos para frenar esta escalada.

De hecho, si se elimina el efecto de estas rebajas tributarias, la electricidad habría subido un 61,1 % y el IPC se habría disparado hasta el 4,5 %, según recoge el índice a precios constantes.

La subida de la luz impactó de lleno en la evolución del grupo de vivienda, cuyos precios subieron un 14,5 % en septiembre, tres puntos más que en agosto, debido tanto a este factor como al encarecimiento del gasóleo para calefacción y el gas, que bajaron en 2020.

También los precios de los combustibles líquidos subieron con fuerza, un 42,5 %, lo que impulsó la inflación del grupo de transporte al 9,8 %, un punto más que en agosto, a pesar de que la liberación de algunos tramos de autopistas presionó a la baja (peajes y aparcamientos descendieron un 22,5 %).

El INE destaca un tercer factor que ha contribuido a elevar la inflación, el grupo de ocio y cultura, cuyos precios subieron un 0,9 %, un punto y medio más, por el menor abaratamiento de los paquetes turísticos.

En sentido contrario influyeron los alimentos y bebidas no alcohólicas, que subieron menos que en agosto -un 1,8 %, una décima menos-, por el abaratamiento de las frutas y el menor encarecimiento de legumbres y hortalizas.

Una vez que se eliminan del índice los elementos más volátiles, los alimentos no elaborados y los productos energéticos, la inflación subyacente se situó en el 1 %, tres décimas más que en agosto y tres puntos menos que el índice general, lo que supone la mayor diferencia entre ambas tasas desde el inicio de la serie.

Todas las comunidades autónomas aumentaron su inflación en septiembre, sobre todo Cantabria -que sumó un punto, hasta situar su tasa en el 4,5 %-, mientras que Navarra tuvo el menor avance -cinco décimas, hasta el 4,1 %-.

En términos mensuales, los precios crecieron un 0,8 % en septiembre con respecto a agosto, debido al encarecimiento de la electricidad, el inicio de la temporada otoño-invierno en vestido y calzado y la escalada del precio de los carburantes.

Entre septiembre y agosto los productos que más subieron fueron artículos de vestir como guantes y cinturones, un 14,3 %, y la electricidad, un 10,9 %, mientras que los que más bajaron fueron los peajes (22,7 %) y los paquetes turísticos nacionales (21,8 %).

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en toda la zona euro, se situó en el 4 % interanual, siete décimas más que en agosto, y el 1,1 % mensual.

Ante esta fuerte subida de los precios, los sindicatos han urgido al Gobierno a tomar medidas para frenar el encarecimiento de bienes básicos -especialmente la electricidad, apunta CCOO- y elevar el salario mínimo, así como a derogar la reforma laboral, añade UGT. EFE

Comentarios