miércoles 13.11.2019
HERENCIAS Y DONACIONES

Claves para aceptar una herencia y no arruinarse

Los herederos pueden optar por recibir los bienes "a beneficio de inventario", para evitar responder con su propio patrimonio de las deudas del testador

La mayoría de los rechazos de las herencias se deben a las deudas del fallecido.
La mayoría de los rechazos de las herencias se deben a las deudas del fallecido.

Desde el inicio de la crisis económica, el rechazo a las herencias se ha duplicado. Los españoles no desean heredar un sinfín de deudas y cuentas pendientes, por lo que muchos de ellos optan por renunciar a su derecho. "Esta situación se debe a los altos impuestos y principalmente a las deudas que vienen asociadas a la herencia" señala Aherencias, una empresa dedicada a la consultoría de sucesiones. Hay una solución: aceptar la herencia a 'beneficio de inventario'. 

La tendencia en el número de renuncias "es claramente ascendente" según el Notariado. Entre 2007 y 2014 el número de herencias rechazadas se ha incrementado un 209%. 

Toda herencia o donación lleva implícito el pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Pero este tributo está enormemente regulado y cuenta con muchísimas variaciones. "Es muy difícil realizar una estimación de la cuantía del impuesto. Varía muchísimo el importe según el valor del inmueble, de la comunidad autónoma en la que viva el heredero, del parentesco con el fallecido..." asegura Aherencias. 

Captura de pantalla 2015-11-06 a la(s) 12.25.37

María Teresa Barea Martínez, notaria adscrita al Consejo General del Notariado, asegura que “tanto en el caso de la herencia como
de la donación, la persona que recibe 
los bienes gratuitamente está obligada a pagar el Impuesto sobre Sucesiones o Donaciones”

"Nosotros siempre aconsejamos a nuestros clientes que acepten la herencia si está libre de deudas. Los impuestos son altos, pero aun así casi siempre compensa" declara la portavoz de Aherencias. 

Aun así, hay una solución para aquellas personas que no puedan o no quieran hacer frente a las deudas que acarrea el testador. Los herederos pueden aceptar los bienes 'a beneficio de inventario'. “Se evita así que el heredero responda con su propio patrimonio a las deudas del testador” afirman fuentes del Notariado.

Esta figura jurídica, desconocida por muchos, permite al heredero responder a las deudas del fallecido con los bienes heredados y solo hasta la cantidad que reciba de la herencia, pero no responde con sus propios bienes. Pero esta solución supone tiempo y dinero, ya que debe hacerse un inventario de todos los bienes recibidos ante notario, por lo que los plazos pueden alargarse notablemente. 

Si a pesar de esta oportunidad, todos los posibles herederos renunciaran a la herencia, se daría la situación de 'Abintestato', por lo que los bienes corresponderían al Estado o a la correspondiente Comunidad Autónoma o Diputación Foral. Las Administraciones reciben la herencia, según dispone la ley, “a beneficio de inventario”, por lo que solo responden de las deudas y demás cargas de la herencia hasta donde alcanzan los bienes incluidos en ella.

Las Comunidades Autónomas intentan que este último paso no sea necesario. En las comunidades autónomas donde el impuesto de sucesiones más elevado (Asturias, Andalucía o Murcia) es donde más aumentaron las renuncias durante 2014. Es uno de los tributos con más diferencias entre autonomías, ya que la Comunidad de Madrid, Cantabria y La Rioja poseen las mejores y más grandes bonificaciones para este impuesto, llegando a un 99% como en el caso de la capital. 

Heredar no es siempre un camino de rosas. Numerosos trámites, tiempo y dinero dificultan la aceptación del legado. Algunas autonomías intentan allanar el camino mediante disminuciones en la tributación. Otras, sin embargo, no quieren renunciar a los ingresos que supone la recaudación del Impuesto de Sucesiones. Una menor cuota de impuestos no garantiza menos renuncias a herencias.

Comentarios