Lunes 12.11.2018
Selección española

Luis Enrique, nuevo seleccionador de España

El técnico asturiano se convierte en el nuevo seleccionador español hasta 2020, después de la Eurocopa. Luis Enrique le gana la partida a los otros candidatos: Míchel, Quique Sánchez Flores, Roberto Martínez y Víctor Sánchez del Amo, que se había perfilado como una alternativa en las últimas horas. Comienza una nueva era en la Selección española. 

Luis Enrique es el próximo seleccionador nacional en lugar de Fernando Hierro, último entrenador del combinado español, y que en la jornada del domingo renunció a su cargo como seleccionador y también como Director deportivo de la RFEF, a pesar de tener dos años más de contrato.

El técnico asturiano ha sido el elegido por Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, entre los candidatos a ocupar el puesto del banquillo de la Selección española. Con Quique Sánchez Flores descartado, al igual que Xavi Hernández, la RFEF manejaba tres nombres, además de Luis EnriqueMíchelRoberto Martínez y Víctor Sánchez del Amo, que había ganado posibilidades en las últimas horas.

lucho1

Para RubialesLuis Enrique es el principal candidato porque reúne todos los requisitos imprescindibles para ocupar el puesto de nuevo seleccionador, cosa que en el resto de candidatos no ocurre. El nuevo seleccionador debe ser español, no estar entrenando a ningún club en estos momentos y, por lo tanto, tener contrato en vigor para que se pueda negociar con él lo antes posible (no es el caso de Roberto Martínez, puesto que tiene contrato con Bélgica, a pesar de que era el principal candidato para ser el nuevo seleccionador español).

También es importante que tenga experiencia a la hora de tratar con jugadores de máximo nivel y Luis Enrique la tiene, tanto en Italia cuando la temporada 2011-2012 entrenó a la Roma, coincidiendo entre otros con Totti, como en España en el Celta de Vigo la campaña 2013-2014 y, sobre todo, en el FC Barcelona durante tres años (desde 2014 hasta 2017) consiguiendo nueve títulos y entrenando a Messi, Neymar y Luis Suárez, entre otros, además de jugadores nacionales que podrían ser incluidos en sus próximas convocatorias.

Otra condición imprescindible es la experiencia internacional contrastada. En este punto, Luis Enrique tiene solo su año en Italia, donde dirigiendo a la Roma acabó 7º, a dos puntos de Europa. Es cierto que siendo entrenador del FC Barcelona disputó encuentros internacionales durante los tres años que estuvo en el banquillo azulgrana (Champions LeagueSupercopa de Europa Mundialito de Clubes).

lucho2

El único inconveniente que tiene Luis Enrique, y con el que tendrá que lidiar tanto Luis Rubiales como José Francisco Molina, elegido como nuevo Director deportivo, es el fuerte carácter que tiene el técnico asturiano, sobre todo, de cara a los medios de comunicación. Pero también su fuerte personalidad le ha hecho tener, en más de alguna ocasión, algún roce con algún futbolista al que ha tenido a sus órdenes. Con respecto a la prensa, a diferencia de cuando era entrenador, Luis Enrique no tendrá que estar en constante contacto como lo estaba anteriormente. El trato tiene que ser diferente y saber que no es el entrenador de un equipo, de una afición en concreto. No. Va a ser el nuevo seleccionador nacional. El nuevo entrenador de España. Y sus discursos, sus palabras, su tono,...tienen que ser distintos. O al menos deberían ser diferentes.

El estilo de Luis Enrique es otra cosa que juega a su favor. Es un entrenador ofensivo, con una táctica muy clara y definida: 4-3-3, con los extremos bien abiertos y los tres mediocentros moviéndose por toda la zona atacante y aprovechando los huecos que deja su '9'. Le gusta sacar el balón jugado, que su portero tenga un manejo con los pies, al igual que sus centrales, que no rifen los balones y los laterales estén también abiertos para dar soluciones a la salida del balón.

Rubiales elige a un entrenador que es un ganador nato. Con un fuerte temperamento, sí. Con un carácter un tanto especial, también. Pero elige un entrenador que se siente español, que sabe que no le va a defraudar ni a fallar y que, además de ser un entrenador que le gusta un fútbol vistoso, no le gusta perder ni en los entrenamientos. Un entrenador muy competitivo y muy ambicioso. Ahora toca esperar para ver qué tal le sale a Rubiales su primera elección, en frío, de su nuevo seleccionador.

lucho3

Comentarios