sábado 16/10/21

La última sensación del cine de terror es una ópera prima que llega de Italia

Roberto de Feo se estrena en el cine de terror con "La maldición de Lake Manor", un conjunto de metáforas con las que el realizador italiano plantea las consecuencias que el aislamiento absoluto puede tener en la población pero, al mismo tiempo, abre un debate sobre la posible salida

La maldición de Lake Manor

"En una situación sin esperanza, sin porvenir, queremos pensar que el amor puede ser el único que garantice un futuro", afirma De Feo, que habla con Efe desde Bari, donde nació y vive.

"La maldición de Lake Manor" es una historia tristemente actual, inquietante, opina, porque el planteamiento -una familia que no sale de su casa por miedo al exterior- es justo lo que ahora está pasando con la pandemia.

Samuel (Justin Korovkin) es un niño parapléjico que vive con su madre (Francesca Cavallin) y un puñado de parientes y criados en una mansión aislada. Cuando conoce a Denise (Ginevra Francesconi), a la que acogen tras la muerte del hombre que la cuidaba, el dócil chaval empieza a querer saber qué hay al otro lado del muro que bordea su finca.

Pero su madre, convencida de que el peligro exterior es demasiado grande, impide cualquier intento.

El director italiano es uno de los 'valientes' que estrena este viernes su película -"Un milagro casi eso de lanzarse a una sala", comenta-, aunque lo hace convencido de que envía "una señal importante", tanto para el público como para los cineastas: "Es 'una llamada a las armas' -bromea-. Creo que hay que unirse para poder seguir adelante"

PREGUNTA. El aislamiento es uno de los clásicos del terror, pero hoy es el día a día de muchas personas en el mundo por culpa de la pandemia; ¿cree que a la larga sacaremos algún aprendizaje?

RESPUESTA. Sí, el 'lockdown' (cierre) nos tiene que hacer aprender; mi película se basa en un enclaustramiento, es una familia que está totalmente aislada, porque fuera el mundo ya no existe como lo conocían. Es una pregunta que le propongo yo al público, qué pasaría si se diera esa situación y cuánto amor se necesitaría para construir el futuro, si sería suficiente con el amor o tendríamos que hacer nuevas reglas y repensar nuestra vida por completo.

P. ¿En quién se inspiró para escribir el personaje de Samuel?

R. Creo que me inspiré en mi mismo -se ríe-. Cuando era pequeño el cine era mi mundo, me cree una burbuja a su alrededor y no me apetecía salir de casa, no me interesaba lo que había afuera.

La situación de Samuel es un símbolo, una metáfora de ese momento de la adolescencia en el que queremos descubrir el mundo, pero donde normalmente lo que hay no es lo que imaginamos. Hoy, si escuchas, si atiendes a lo que está pasando en el mundo, eso sí es una película de horror.

P. En la película hay muchas más metáforas: una madre castradora, técnicas médicas inútiles, reuniones religiosas cercanas al fanatismo y muertos vivientes. ¿Podrían éstos últimos simbolizar a los dirigentes políticos?.

R. Sí, en este momento, desde luego que esos zombies que aparecen en la película podrían ser perfectamente la metáfora de los actuales dirigentes políticos, pero en nuestra cinta podrían ser igualmente vampiros o licántropos: lo que buscaba era mostrar que el mundo de afuera es peligroso.

Cada uno de nosotros debe encontrar su metáfora; ahora es el aislamiento y la pandemia, pero en el futuro, puede ser otra cosa. Esto no es una peli de zombies, ni mucho menos. Y la madre no está loca, es probablemente el único vínculo con el mundo real. Aunque sí, se desespera cuando ve que no hay una solución fácil.

P. En esta fantasía gótica que es "La maldición de Lake Manor" hay un iPod, pero sus habitantes visten ropas anacrónicas y sus vehículos destartalados parecen tener siglos. ¿Por qué es importante que no sepamos en qué momento ocurre?

R. Cuando escribimos el guion de esta película no quisimos que se reconociera ni un lugar ni un momento determinado, es atemporal y no se sabe ni cuándo ni cómo ni dónde ocurren todas estas cosas. Podría ser mañana mismo. EFE

Comentarios