domingo 7/3/21

Reivindicando la radio: Internet y las nuevas vías radiofónicas

Constituyendo uno de los medios de comunicación más consumidos, la radio, lejos de desaparecer, está más viva que nunca. Tomando hoy el espacio de la red, con portales como Radios Online, su evolución aumenta su accesibilidad y gana popularidad y fidelización entre los más jóvenes. Porque lo imperecedero nunca decae, sino que se adapta, sobrevive y se expande
musica

No, la televisión no mató a la radio

Aunque aquella canción de los ’80 del grupo británico The Buggles insistiera en que la televisión había matado la estrella radiofónica, la radio sigue siendo uno de los medios de comunicación más consumidos. A diferencia del televisor, que absorbe las miradas impidiendo realizar al mismo tiempo prácticamente cualquier tarea, la radio es una fiel acompañante tanto en casa como en el coche o en un bar. Prueba de ello lo es su camino evolutivo que ha encontrado vías como el podcast para ampliar su popularidad incluso entre los más jóvenes. Y, unido a ello, los demás canales mediante los que escuchar buena radio.

En una era donde la inmediatez apremia en casi toda actividad humana, el usuario escruta todo cuanto ofrece el entretenimiento a fin de hallar facilidades. En ese sentido, algunos portales como Radios Online se sirven de las posibilidades que confiere la red para aglutinar de forma cómoda y sencilla todo tipo de emisoras para los oyentes más exigentes. Es decir, en lugar de recorrer todo el espectro de emisoras hasta dar con aquella que más nos gusta, especialmente cuando la frecuencia cambia al desplazarnos, este portal facilita el acceso con gran rapidez. Porque, a menudo, lo imperecedero debe también adaptarse a la metamorfosis de la innovación.

La radio en la sociedad

Como se ha mencionado, el poder de la radio radica, sobre todo, en su genial ubicuidad. No es necesario postrarse en un sofá, mucho menos anclar las retinas a una pantalla que las quema; basta con oírla y sumergirse en la frecuencia escogida. Asimismo, escuchar la radio es también todo un ritual. Una liturgia que abre el nuevo día amenizando el desayuno, pero que también derriba el torreón de nuestra nostalgia cuando nos acompaña un largo viaje atravesando la ciudad de noche. Sólo por ello, la radio, más que una parte de nuestras vidas, es un componente capital de nuestra cultura. Un catalizador capaz de cambiar el mundo.

Ejemplos radiofónicos como la popularísima radio activa, nacida a finales de los ’80 en Bogotá, Colombia para traer buen rock a los más jóvenes, se encuentran hoy en fáciles portales como el mencionado Radios Online. Asimismo, la radio guarda siempre un cariz de novedad contra el que poco puede competir la repetitiva televisión. Son muchos los oyentes que han podido conocer algo nuevo, o incluso acceder a un estilo musical desconocido, gracias a este medio de comunicación. Voz y música vivas y en directo, retransmitiéndose en un repertorio de frecuencias que recorren todo el espectro horario. Las veinticuatro horas y los siete días a la semana ininterrumpidamente.

En ese sentido, la capacidad de acceder a radios extranjeras es sólo posible mediante Internet. Hecho al que contribuyen los portales como Radios Online, aumentando nuestro catálogo de programas que consumir y, con ello, abriéndonos nuevas perspectivas hacia distintas tipologías radiofónicas. No sólo por cuanto se refiere a conocer de primera mano las noticias frescas de casi cada rincón del mundo, sino también las preferencias musicales, artísticas e incluso dialogales.

La trinchera del pasado, el presente y el futuro

Evidentemente, las perspectivas de cambio a las que conduce inexpugnablemente el mundo y la evolución social, luchan por hacer sobrevivir todo cuanto es templo de nuestra esencia y civilización. En este caso, la radio en Internet no es bajo ningún pretexto un oxímoron, sino una nueva vía para acercar la radio, más aún, tanto a jóvenes como a mayores. Mediante una rápida búsqueda, podemos dar con aquel fantástico programa que, independientemente de las razones, no pudimos seguir escuchando antaño, pero que hoy nuevamente se nos abre con suma comodidad.

Sin embargo, Radios Online no ofrece únicamente las emisoras convencionales, sino que también permite compartir emisoras emergentes. Una suerte de plataforma que nos permitirá situarnos, en caso de ser emprendedores radiofónicos, situarnos junto a los canales convencionales a fin de dar a conocer nuestro programa. Se trata, con toda seguridad, de una opción increíble para quienes quieren iniciarse en el frenético, y a menudo delirante, mundo de la radio, cuya adicción abduce a los fanáticos integrándose en sus vidas como una compañera vital eterna. Porque, a pesar del cambio, la radio se mantiene firme y con grandes proyecciones de futuro.

De Orson Welles a la infinitud multitemática

Ha pasado ya mucho tiempo desde que el actor, guionista y director de cine Orson Welles narró La Guerra de los Mundos en directo sumiendo Estados Unidos en un completo caos al creer que los informativos relataban una invasión alienígena. Sin embargo, aunque los nuevos oyentes hayan perdido incredulidad, la magia evocativa y ritual de la radio sigue una constante que jamás decae. Las ondas que emiten las emisoras transportan hoy desde noticias y programas musicales hasta poesía, teatro, radionovelas y debates científicos y de todo tipo. En realidad, una envergadura multitemática muchísimo mayor al de cualquier televisión e incluso medio de comunicación como la prensa.

Según los informes de la UNESCO, un 75% de los hogares tienen acceso a la radio en todo el mundo, existiendo 44.000 emisoras de radio y siendo las emisoras AM y FM las que constituyen hasta un el 86% del tiempo que los adultos pasan escuchando radio. Con unas cifras así, no es difícil constatar que su facilidad de acceso mediante webs como Radios Online apunta por aumentar todavía más la fidelización de un público que, poco a poco, abandona la televisión por su excesiva reiteración temática. Ya que, pase el tiempo que pase, y a pesar de cuantos cambios tecnológicos asombren a la humanidad, la radio permanecerá por siempre como uno de sus más indómitos pilares.  

Comentarios