martes 10.12.2019
POCO A POCO

María José Campanario descansa de su ingreso más recuperada

La mujer de Jesulín de Ubrique aún no ha recibido el alta en la clínica malagueña El Seranil, donde ingresó para que le controlaran la medicación que recibe por su fibromialgia, regularle el sueño y la alimentación

María José Campanario junto a Jesulín de Ubrique.
María José Campanario junto a Jesulín de Ubrique.

María José Campanario, poco a poco, está volviendo a ser la mujer que era. La esposa de Jesulín de Ubrique ha salido, en la mañana de este martes 5 de septiembre, de la clínica El Seranil, donde fue ingresada para que le controlaran la medicación que ha recibido por su enfermedad (fibromialgia), regularle el sueño y la alimentación, tal y como aclaró ella misma. 

La mujer del torero no ha recibido el alta hospitalaria, pero sí que podrá disfrutar de salidas puntuales para pasar más tiempo junto a su marido y sus hijos. Parece que su estancia en la clínica se prolongará durante unas semanas más, y es posible que a mediados de septiembre reciba el alta definitiva que tanto desea la familia. 

Su ingreso, según reconoció Campanario, "fue voluntario", motivo por el cual ella misma puede decidir si entra o sale de la clínica bajo petición, eso sí, bajo supervisión médica. En esta última salida, ha podido pasar unas horas junto a su marido,que toreaba en Peralta, Navarra, y hasta allí se desplazó una sonriente María José.

Bastante recuperada y con un estilismo muy veraniego, María José esperó a su marido en el hotel. Una vez finalizado el festejo, ambos salieron muy sonrientes, pero sin hacer declaraciones a la prensa. Parece que María José ha superado ya ese mal bache en el que se tiñó el cabello de rubio platino y portaba gesto serio y mirada perdida. Ahora, con el cabello más oscuro, vuelve a lucir una gran sonrisa en su rostro. 

Comentarios