jueves 29/7/21
ADIÓS, CARIÑO

Los diez divorcios más inesperados de la última década

Del amor al odio y tiro porque me toca. Ni guapos, ni ricos, ni famosos se salvan de que se les acabe el amor. Amador Mohedano y Rosa Benito, sólo son el último eslabón de una cadena de separaciones que comienza por Hollywood

Sonia Ferrer y Marco Vricella. | GTRES
Sonia Ferrer y Marco Vricella. | GTRES

No es oro todo lo que reluce y mucho menos cuando se trata de los famosos. A lo largo de los años, las parejas que parecían más consolidadas han decidido poner fin a su matrimonio por causas diversas dejando con la boca abierta a muchos ingenuos. Éstos son los diez más sonados de los últimos tiempos.

Un matrimonio que no parecía tener problemas y que no se separaba ni a sol ni a sombra es el formado por Amador Mohedano y Rosa Benito. Los enfrentamientos comenzaron con la entrada de la excuñada de Rocío Jurado en el programa ‘Supervivientes’, donde conoció otro mundo fuera de la relación con su entonces marido. Mohedano ya se olía que el concurso les traería problemas y podría ser la causa del fin de un reino de placer donde su mujer le servía a cuerpo de rey. Ahora es él quien ha decidido probar suerte en el mismo programa que acabó con más de treinta años de matrimonio.

Siguiendo la estela de los famosos del corazón más polémicos, Belén Esteban y Fran Álvarez se sitúan en segunda posición en el ranking. Problemas de adicciones, depresiones, celos… Esta pareja ha pasado por numerosos baches y a pesar de haberse hecho tanto daño, el enganche que tenían siempre pudo más que las ganas de poner fin a su matrimonio. Hasta que la colaboradora de ‘Sálvame’ ya no pudo más, y decidió firmar los papeles del divorcio definitivo a principios del 2013. La ex de Jesulín volvía al mercado.

Cuando se acabó el amor entre Paulina Rubio y Nicolás Vallejo Nájera afloraron las uñas de la cantante. Entre juicios y acusaciones de mal padre, acompañados por un detective privado encargado de corroborar los hechos, Colate sufrió duros ataques por parte de su exmujer y tuvo que aguantar que pidiera la custodia total del hijo de ambos. Riñas conyugales de toda la vida, vamos.

La separación más reciente ha sido la protagonizada por la presentadora Sonia Ferrer y el empresario Marco Vricella, por una presunta infidelidad de Ferrer. Parece que antes de su entrada en el programa de Telecinco ‘Mira Quién Salta’, su matrimonio ya hacía aguas y buscó consuelo en el atractivo y ‘siempre fiel’ Álvaro Muñoz Escassi. El jinete se olvidó de que tenía novia, Patricia Álvarez, y se lanzó a los brazos de su compañera. Tras su salida del concurso, iniciaron una relación formal, que incluso llevó a la presentación de los hijos de ambos. Los rumores de problemas e infidelidades en la relación son constantes, pero aun así parecen seguir juntos.

En el panorama nacional, no podíamos olvidar la separación del extorero Sebastián Palomo Linares y Marina Danko, algo que cogió por sorpresa a todos. Tras más de treinta años de convivencia, la mala relación entre ellos acabó con el clásico “hasta que la muerte os separe”.

De cara al panorama internacional, el divorcio que causó más tristeza fue el de Brad Pitt y Jennifer Aniston. La pareja de actores y guapos puso fin a su matrimonio debido a la estelar aparición de Angelina Jolie, cuando ésta protagonizó una película junto a Brad. Aniston se quedó desolada pero tras un tiempo de reclusión, consiguió encontrar a su media naranja.

Y de una pareja de guapos, a una más peculiar, la formada por Katie Holmes y Tom Cruise. Tras cinco años de matrimonio, la pareja decidía separarse quedando en manos de Holmes la custodia de su hija, Suri. La actriz de la serie ‘Dawson crece’ sorprendió al actor cuando abandonó su casa por sorpresa, al parecer por las malas artes de Cruise y su querida Cienciología. Adiós a su idilio.

Hasta las parejas más enamoradas y compenetradas de Hollywood también se separan, y sino que pregunten a Richard Gere y Carey Lowell. Once años de matrimonio y un hijo en común, Homer, es todo lo que queda del matrimonio. Al menos, la suya ha sido una separación de mutuo acuerdo y con vistas a una amistad futura.

Uno que sí perdió mucho por no saber contener sus instintos fue Arnold Schwarzenegger, que sucumbió a los encantos de la empleada del hogar durante su matrimonio con María Shiver y a los de unas cuantas mujeres más. El ‘Terminator’ más polifacético se quedó más solo que la una, ya que su mujer pidió el divorcio y la custodia de sus hijos en 2011. Ahora es un hombre libre y ya sí puede seguir con sus líos de faldas.

Para cerrar este ranking de divorcios más sonados, Paul McCartney y Heather Mills son el ejemplo perfecto de separación millonaria. Parece que la exmodelo necesitaba ingentes cantidades de dinero para seguir adelante con su vida y consiguió sacar al cantante 48,6 millones de dólares. A McCartney le hubiera salido más barato quedarse soltero después de su primer fracaso matrimonial.

Infidelidades, diferencias irreconciliables, indemnizaciones millonarias… ¿Alguien da más?

Los diez divorcios más inesperados de la última década
Comentarios