sábado 4/12/21
Mantener el agua limpia y desinfectada es una de las metas que tienen los propietarios de piscinas. Pero la limpieza y desinfección de bacterias y microorganismos no es lo único fundamental en el tratamiento y mantenimiento del agua. El pH es ese gran olvidado a la hora de realizar un buen mantenimiento
/COMUNICAE/

Piscinas Lara: "El pH es un elemento fundamental a veces olvidado"

Mantener el agua limpia y desinfectada es una de las metas que tienen los propietarios de piscinas. Pero la limpieza y desinfección de bacterias y microorganismos no es lo único fundamental en el tratamiento y mantenimiento del agua. El pH es ese gran olvidado a la hora de realizar un buen mantenimiento


Un agua limpia y desinfectada es algo esencial para un uso saludable de la piscina o el spa, además de ser fundamental para preservar la estructura de la piscina en buenas condiciones. El uso del cloro es, generalmente, el método más popular para desinfectar el agua de la piscina. Según el Ministerio de Salud Español, si bien es cierto que la presencia de cloro en el agua garantiza un agua desinfectante, un nivel excesivo o un pH no adecuado puede causar molestias e irritaciones en la piel de las personas. Este factor afecta en mayor parte a los niños, que son mucho más sensibles a estos factores.

“Dosificar bien la cantidad de productos y químicos que se echan a la piscina para tratarla y mantenerla es esencial, no obstante, no basta solo con esto para tener una piscina saludable. El pH es un parámetro fundamental para medir el estado saludable del agua en función de su acidez. En nuestra tienda online ofrecemos varias formas de medir el pH”, explica Piscinas Lara. Piscinas Lara es una empresa proveedora de productos de limpieza, desinfección y mantenimiento de la piscina que desde hace años aconseja a sus clientes y usuarios sobre como deben utilizar estos productos.

Por lo tanto, según Piscinas Lara, lo primero que se debe hacer para conseguir un agua saludable es medir todos los parámetros de la piscina, sobre todo el pH. El pH se puede medir mediante varios tipos de medidores, tanto manuales (de los más rudimentarios y clásicos) como digitales, según la preferencia de cada propietario. Lo más recomendable es, sin importar que tipo de medidor se use, regular cada cierto tiempo el pH del agua y mantenerlo en un parámetro de 7,2 a 7,6. Un pH diferente a este parámetro puede significar problemas para la salud de las personas además de ser perjudicial para el estado y el mantenimiento de la piscina.

“En Piscinas Lara recomendamos medir los parámetros del agua con un medidor digital, ya que es una forma mucho más cómoda y rápida de conocer el estado del agua. Tras medirlo, en función de donde se encuentre el pH, necesitaremos un minorador o un incrementador del mismo para dejarlo en su nivel adecuado”, explica Piscinas Lara. En caso de que el pH del agua se encuentre en un estado alcalino (es decir, superior al parámetro adecuado) lo recomendable será utilizar un minorador para disminuirlo. En caso contrario (acidez y un nivel inferior del pH) se necesitará un incrementador.

Fuente Comunicae

Comentarios