martes 25/1/22

El Bubble Waffle o gofre con burbujas es un postre tradicional de la gastronomía hongkonesa, elaborado habitualmente con cuatro ingredientes básicos: leche evaporada, huevo, azúcar y harina. Su consumo se ha extendido a otros países como, por ejemplo España, donde es muy demandado en la temporada de invierno.

Tanto es así que marcas como LLOOLY ofrecen la oportunidad de franquiciarse a quienes deseen emprender un negocio rentable, vendiendo este rico dulce elaborado por esta empresa con una receta secreta y única. Esta ha tenido gran aceptación por el público por ser una verdadera delicia, lo cual implica una buena oportunidad para obtener ingresos de una forma independiente.

Todo lo que se necesita saber para ser franquiciado de LLOOLY y vender su Bubble Waffle 

Convertirse en franquiciado de la marca LLOOLY permite vender sus productos estrella como el Bubble Waffle de vainilla o chocolate relleno con helado o nata, toppings y sirope o el Ice Cream Roll (helado hecho a la plancha). Además, esto es posible sin tener que gastar una gran suma de dinero, ya que la cantidad inicial para la inversión es baja y con un rápido retorno, según lo que asegura dicha empresa.

A la hora de comenzar un negocio, los responsables deben tener en cuenta principalmente la demanda del producto a comercializar. En ese sentido, ser un franquiciado de LLOOLY puede ser una excelente opción que garantice rentabilidad porque comercializa productos que se venden bien durante todo el año. De hecho, en España, el Bubble Waffle se ha convertido en uno de los postres favoritos de muchas personas de todas las edades, quienes lo demandan a cualquier hora del día. No obstante, durante el invierno suele ser muy solicitado, ya que, aunque puede contener helado, el waffle se sirve caliente, ideal para cuando hace mucho frío.

Modelo de negocio adaptado a diferentes gustos y necesidades 

Otro de los datos, que seguramente los interesados en ser franquiciados de LLOOLY desearán conocer, es que el tipo de negocio es a juicio personal, es decir, se puede elegir entre una isla o kiosco, take away, store o food track.

Además, cada futuro emprendedor decide en qué lugar quiere vender los Bubble Waffles o los Ice Cream Roll, ya sea en un centro comercial, en una plaza, parques de atracciones, aeropuertos, cines, hoteles o en cualquier otro punto.

Por otro lado, quienes decidan franquiciarse con la consolidada marca se encontrarán libres de cánones y royalties. Además, gozarán de una supervisión integral de apertura, asistencia, formación y apoyo permanente.  

Para mayor información, se debe ingresar en la página web de la empresa, donde explican en profundidad cómo ser franquiciado de LLOOLY y cómo es la preparación de su producto estrella, el Bubble Waffle.


Comentarios