miércoles 29/9/21

Propiedades medicinales del cannabis

 

Si bien el uso de cannabis de forma recreativa podría ser discutible (aunque cada quien tiene derecho a hacer lo que le plazca, siempre que no intervenga con la libertad ajena) cuando hablamos de las propiedades medicinales de la marihuana, éstas son innegables.

De hecho, gracias a los múltiples beneficios que el consumo de cannabis provee en el campo medicinal, fue que la planta comenzó a obtener la aprobación para su uso legal en una gran cantidad de países a lo largo de todo el planeta.

Sin embargo, cuando hablamos de los grandes y mágicos beneficios de esta planta sagrada, ¿sabemos exactamente de qué beneficios estamos hablando? Puede que hayas oído hablar del típico uso del cannabis para aliviar el dolor o la inflamación, para ayudar al insomnio, u otros, pero eso no es todo. Indaguemos en el mundo de la marihuana y sus propiedades medicinales.

Alivia el dolor crónico y la inflamación

Como he mencionado antes, uno de los usos más comunes del cannabis en el campo medicinal es para aliviar el dolor y la inflamación. La gran cantidad de cannabinoides presentes en la planta son los responsables de esta propiedad, interactuando con los receptores en nuestro cuerpo para ayudar a aliviar estos síntomas.

Antidepresivo y ansiolítico

Otra gran propiedad del cannabis es la de calmar la ansiedad y aliviar el estrés, así como mejorar el estado de humor en aquellas personas con depresión o ansiedad severas. Esto se atribuye principalmente al cannabinoide THC que actúa principalmente de forma psicoactiva.

Insomnio

El uso del cannabis medicinal para tratar el insomnio es uno de los más popularizados que se hace de la planta. El componente principalmente responsable de proveer efectos sedativos es el THC, aunque el CBD también puede provocar sensaciones de relajación profundas, tanto corporal como mentalmente.

Previene algunos tipos de cáncer

Una de las razones por las que el uso de cannabis medicinal comenzó a expandirse es debido a la gran cantidad de estudios e investigaciones que demuestran su efectividad tanto para aliviar los síntomas producidos por la quimioterapia y para alentar la expansión de la enfermedad, como también para prevenir el desarrollo de la misma.

Antiespasmódico y antiepiléptico

Otra razón por la que el uso de la marihuana para fines medicinales se popularizó a gran escala fue por su efectividad para tratar enfermedades musculares, tales como la esclerosis múltiple, como también para disminuir las convulsiones y los tremores en pacientes con epilepsia o Parkinson.

Ayuda a superar adicciones

Existe un término llamado “cali-sober” que viene de California-sobrio, usado específicamente para referirse a aquellas personas que han optado por abstenerse de otras sustancias, como el alcohol y otras drogas, pero que sí consumen marihuana.

El uso del cannabis no se acerca al daño que producen estas sustancias, y además, este no genera la adicción que las mismas producen. Es por eso que muchas personas en el proceso de rehabilitación a otras drogas optan por la maría para ayudarlos a tolerar tal arduo trabajo.

Estimula el apetito

Tal vez estés familiarizado con el término ‘munchies’ que en inglés hace referencia al hambre comúnmente producida tras el consumo de marihuana. Este mismo efecto puede ser de gran ayuda para todos aquellos que necesitan estimular su apetito, ya sea debido a los efectos producidos por los tratamientos para cáncer o SIDA, como también para quienes sufren desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa.

Estas son tan solo la punta del iceberg respecto a la cantidad de beneficios y propiedades que la marihuana nos provee. Además, existe una gran variedad de productos y diferentes formas de consumo, desde formas orales, como comestibles, pastillas o aceite, con vaporizadores o fumando, hasta en cremas y lociones tópicas. Los productos de CBD son una excelente alternativa natural que pueden ser implementados incluso para tratar a niños pequeños sin invadir su sistema de forma tal como lo hacen los medicamentos farmacéuticos tradicionales y sin generar dependencia.

Aquellos que prefieran optar por cannabis puramente medicinal, absteniéndose de los efectos psicoactivos usualmente relacionados al cannabis, sugiero que se inclinen por productos con un contenido de 100% CBD. Una buena forma de asegurarse de esto es cultivando las semillas autoflorecientes de cannabis (en inglés: autoflowering cannabis seeds) con genéticas puras de CBD. Estas semillas no tardan demasiado en crecer y tienen un rendimiento alto respecto al tamaño y la cantidad de cogollos.

Algunas empresas, tales como el banco de semillas Fast Buds, están dedicadas al desarrollo y venta de semillas de diferentes genéticas, cada una con características únicas, adecuadas para los distintos usos que se hacen de la planta. Sin embargo, antes de germinar semillas de cannabis, chequea el marco legal dentro de tu país, ya que estas semillas son esencialmente comercializadas como productos coleccionables debido a la autenticidad de su composición.

Comentarios