miércoles 27/1/21

Cuidados para prevenir el desarrollo de enfermedades periimplantarias

Una de las principales preocupaciones de las personas que se someten a un tratamiento de implantes dentales es la posibilidad de que aparezcan enfermedades periimplantarias a largo plazo. ¿Perderé el implante dental? ¿Tendré que volver a someterme a una intervención para colocar nuevos implantes? ¿Cómo puedo evitar padecer estas enfermedades? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes respecto a este tema

Se estima que entre un 10 y un 30 % de los implantes sufrirán alguna enfermedad peri-implantaria al cabo de 7 años. Sin embargo, debes tener en cuenta que si se realiza un diagnóstico precoz, es posible llevar a cabo tratamientos que, de la mano de un buen profesional con experiencia en implantología, solucionarán cualquier contratiempo antes de que las consecuencias sean irreversibles.

¿Cuáles son las enfermedades periimplantarias?

Pero ¿cuáles son las enfermedades que pueden hacer fracasar el tratamiento de implantes dentales? ¿Cuáles son las causas de su aparición y en qué consisten exactamente?

Por un lado, encontramos la mucositis periimplantaria. Se trata de una enfermedad que afecta directamente a los tejidos blandos que rodean los implantes dentales. Se manifiesta con inflamación, enrojecimiento y sangrado en las encías y aparece, principalmente, por la acumulación de placa bacteriana en esa zona.

Una vez se detectan los síntomas y se diagnostica que se trata de una mucositis periimplantaria, es necesario tratarla inmediatamente —con una limpieza especializada en la clínica dental unida a una mejor higiene domiciliaria por parte del paciente— para evitar que desemboque en una periimplantitis, una enfermedad que ya es más grave. Correctamente tratada la mucositis peri-implantaria es totalmente reversible.

dentista 2

La periimplantitis aparece cuando además de esa inflamación de los tejidos blandos, se pierde, a causa de la infección, parte del hueso sobre el que se sostiene el implante que se ha colocado.

A diferencia de la mucositis, los daños causados por la periimplantitis son difícilmente reversibles y además esta patología es más difícil de frenar cuanto más ha avanzado. Aunque no siempre conlleva la pérdida del implante, se trata de una patología que sí lo pone en riesgo, por lo que es muy importante detectarla cuanto antes para poder corregir los factores que la favorecen y limitar el daño todo lo posible.

¿Qué cuidados se deben tener para prevenir enfermedades periimplantarias?

Existen varias causas de la aparición de las enfermedades periimplantarias como una deficiente higiene bucal, el tabaco, tener encías de mala calidad, padecer enfermedades como la diabetes (si no está controlada), antecedentes previos de otras enfermedades…

El Dr. Miguel Peñarrocha, asesor científico del Instituto Dental de Implantología de Valencia (www.idim.es), cuenta con más de 30 años dedicados al estudio y tratamiento de implantes dentales y sabe por experiencia que “en ocasiones se tiene la creencia de que como se trata de un diente artificial, el implante no requiere de tantos cuidados, pero la realidad es otra: los implantes dentales necesitan un mayor cuidado y mantenimiento”. 

Como ves, las enfermedades derivadas de los implantes dentales pueden darse por causas muy diversas, pero para prevenir su aparición es necesario que exista compromiso y responsabilidad por parte del paciente.

De esta manera, hay dos figuras que juegan un papel fundamental. Por un lado, el paciente, que debe llevar a cabo una limpieza adecuada, estar atento a posibles síntomas (molestias, enrojecimiento de encías, sangrado, etc.), acudir a las visitas de control y seguir las indicaciones de su dentista. Por otro lado, el profesional que realiza el tratamiento, ya que es quien debe evaluar a fondo a cada paciente, teniendo en cuenta su salud general para estar preparado y poder prevenir futuros problemas.

Un diagnóstico temprano nos permite corregir cuanto antes aquello que está favoreciendo las enfermedades periimplantarias. Esa es la clave para evitar que enfermedades como la periimplantitis causen daños irreversibles en la boca de los pacientes”, aclara el Dr. Peñarrocha.

Comentarios