sábado 12/6/21

La policía controla con cortes puntuales las aglomeraciones en el centro de Madrid

La Policía Municipal ha realizado este sábado por la tarde cortes puntuales en las calles de acceso al centro de Madrid para evitar aglomeraciones de visitantes y garantizar que se cumple la distancia de seguridad, cierres que se van abriendo a medida que la zona de Sol va quedando de nuevo vacía

La Policía Municipal ha realizado este sábado por la tarde cortes puntuales en las calles de acceso al centro de Madrid para evitar aglomeraciones de visitantes y garantizar que se cumple la distancia de seguridad, cierres que se van abriendo a medida que la zona de Sol va quedando de nuevo vacía.

En el puente se espera una gran afluencia

José Luis Morcillo Pérez, comisario principal de la Policía Municipal, ha explicado a Efe que este sábado es el día del puente en el que se espera una mayor afluencia de personas a la Puerta del Sol y calles aledañas (Mayor, Arenal, Carretas, Preciados, El Carmen o Montera), y para evitar aglomeraciones unos 200 agentes se encuentran desplegados en la zona. Las medidas para controlar el aforo, según la fuente, están cumpliendo su objetivo y cuando, por ejemplo, la Puerta del Sol se nota algo más llena, se para a la gente en las vallas y se les hace esperar hasta que la céntrica plaza va quedando vacía de nuevo.

De esta forma, ha asegurado Morcillo, se está consiguiendo controlar la afluencia, aunque los vehículos policiales tienen activada la megafonía para recordar a la gente que han de separarse. "Nos interesan dos cosas: la seguridad del personal y que se mantenga la distancia de seguridad", ha afirmado. Según ha podido comprobar Efe, alrededor de las siete de la tarde muchas personas esperaban detrás de las vallas, esperas que, según han explicado varios de ellos, rondaban los diez o quince minutos.

Las fiestas llaman a la calle

Morcillo ha recordado que la zona del centro en la que se encuentran los puntos más atractivos de la Navidad (tiendas, belenes, mercadillos, etc.) ocupa un área equivalente a 14 hectáreas, donde "cabe mucha gente", pero en realidad no es el aforo el que preocupa a la Policía: "Lo que nos preocupa es que la gente no se junte en exceso".

Además, los agentes se encargan de facilitar al máximo el transporte público, que en ningún momento se ve interrumpido. Unos 200 efectivos policiales, sumando los agentes de tráfico y de otros equipos especiales de la Policía Municipal, componen el operativo para garantizar que durante este puente no se producen aglomeraciones, aunque el comisario principal ha garantizado que, de ser necesario, se aumentarían los efectivos.

Comentarios