Sábado 22.09.2018
Reunión el fin de semana

Podemos duda sobre sus alianzas municipales

Los resultados en Cataluña, la erosión del partido, las dudas de los aliados y las maniobras de Echenique para desmontar las estructuras locales. Podemos pone las alianza municipales en peligro

Podemos.
Podemos.

Casi todas las alianzas de Podemos están en revisión. Solo Alberto Gazón había verbalizado las dudas, aunque tampoco Colau en Barcelona o Beiras en Galicia ocultan sus recelos. Compromís va a su aire.

El desgaste interno, los enfrentamientos personales y, sobre todo, los mensajes que mandan los líderes hacen crecer el interrogante sobre las elecciones locales. El fondo del asunto; Cataluña y los sondeos.

Pablo Iglesias, prácticamente desaparecido desde las catalanas, ha convocadp para este sábado, 13 de enero, el Consejo Ciudadano estatal, en el que se analizará la debacle de los resultados en Cataluña, pero también la estrategia que a partir de ahora seguirá el partido morado en lo que a las alianzas con otras fuerzas se refiere.

Sin autocrítica

Respecto al balance, no parece que haya que esperar autocrítica. Podemos, a través de Echenique, ha atribuido su perdida de apoyos en las elecciones catalanas a factores externos, como la polarización en dos bloques, las mentiras de otros partidos o la dificultad de superar la "barrera" mediática que ha impedido que cale su mensaje.

Otro elemento que les ha perjudicado, según el número tres de Podemos, han sido "las declaraciones del resto de agentes políticos", y ha acusado expresamente a Ciudadanos y a su líder en Cataluña, Inés Arrimadas, de mentir por acusarles de estar con los independentistas.

Podemos no considera necesario modificar sus estrategias políticas, y tanto Echenique como la coportavoz Noelia Vera han defendido la coherencia de su partido al defender siempre el referéndum pactado y con garantías, que siguen reivindicando como la solución más "sensata" para desbloquear la situación. Tampoco le da mucha importancia Podemos a las encuestas que anticipan una caída de su apoyo electoral en toda España.

Las alianzas son otra cosa

En primer lugar, la afiliación de Podemos se queja de los mismo que Alberto Garzón, pero al contrario: su falta de visibilidad.

El escaso protagonismo que la formación morada tiene en los grupos donde hay alianzas (sea en los parlamentos o en los Ayuntamientos) está produciendo una notable contestación en una afiliación que, por otra parte, está recelando de la tolerancia nacionalista de su formación política.

Estructura local desmantelada

El reglamento elaborado por la secretaría de Organización de Pablo Echenique endurece los requisitos para que se establezca el partido en municipios, dejando a centenares de localidades sin estructura organizativa y sin respaldo del partido central. 

En 2015 se eligieron 760 secretarios generales y 331 consejos ciudadanos municipales, a día de hoy menos de un centenar de municipios podrían tener estructura de partido, según Echenique. El objetivo no es otro que impedir las coaliciones electorales y tener que reiterar conflictos “a la catalana” en vísperas electorales.

El reglamento, aprobado el 18 de diciembre, fija en 50 el número de militantes registrados. A pesar de ser la cifra baja, la cifra de la centena revela el escaso compromiso orgánico de la afiliación y su carácter de formación de grandes centros urbanos. Además, la dirección estatal puede dar luz verde a municipios que no cumplen las condiciones o frenar a los que sí lo hacen, con lo que no es un planteamiento puramente matemático.

En suma, en la mayor parte de los municipios españoles, las alianzas serán definidas por la dirección del Partido y es en este terreno donde se duda de las confluencias.

Garzón y las Mareas

Los nacionalistas de Beiras han apoyado a la CUP y han criticado en público a Iglesias y su acuerdo con Colau. Por otro lado, Podemos y Anova, prácticamente, han roto en el Parlamento Gallego.

El pasado mes de diciembre, después de que Manuela Carmena cesara a Carlos Sánchez Mato y despidiera al hermano de Alberto Garzón en el Ayuntamiento de Madrid, este inició una reflexión que también se materializará el próximo 13 de Enero, en una reunión de la dirección de su grupo. 

En el análisis de las relaciones con Podemos hay duras críticas a la formación que lidera Pablo Iglesias. No solo no se han cumplido las expectativas electorales sino que las divisiones en la coalición están perjudicando a ambas formaciones de cara al futuro.

Garzón pondrá plazo a las decisiones a adoptar, pensando en las municipales, aunque tratando de que sea Podemos quien, en todo caso, pague los costes de la ruptura.

Desde el partido de Garzón, trata de salvarse a Iglesias, pero se dice que otros dirigentes de Podemos no están por la labor. Según analiza el equipo de Garzón, otros sectores de la formación morada, como los que encabezan Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, o incluso Izquierda Anticapitalista han mostrado rechazo a la propuesta de coalición electoral local, donde Garzón quiere hacer valer su estructura, frente a las carencias de Podemos.

La exigencia de celebrar primarias para elegir las candidaturas es una de las condiciones inexcusables de Garzón que piensa proponer candidatura a la de Errejón en Madrid,

Comentarios