viernes 14/5/21

La asociación de detectives privados: "no somos Villarejo y tampoco espiamos"

El presidente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España, Enrique Hormigo, sostiene que la imagen del detective privado "ha quedado muy dañada" con el caso del excomisario José Manuel Villarejo y reivindica una profesión regulada por ley para llevar a cabo investigaciones legitimadas

detective

"Los detectives privados no somos Villarejo y no somos espías", ha zanjado Hormigo en una entrevista concedida a EFE, en la que ha hablado sobre el intrusismo profesional y la imagen distorsionada que percibe la sociedad sobre la labor que desarrollan los investigadores, unos 1.400 en toda España.

Una profesión para la que se requiere titulación y que es "absolutamente vocacional", destaca, y que, pese a ser "dura", se desarrolla con dedicación y "amor", mientras que se alcanzan "éxitos que compensan con creces toda la dureza que conlleva".

Relata que los detectives, cuya profesión está regulada por el Ministerio del Interior, realizan investigaciones legales, al igual que lo hace la Policía, y reitera: "no somos espías".

Frente a los mitos y creencias que imperan en la sociedad, su ejercicio profesional se dirige mayoritariamente a investigar encargos de sujetos legitimados o empresas con el fin de dilucidar cuestiones económicas, frente a una creencia generalizada de que sus servicios son contratados para "espiar" presuntas infidelidades, que solo suponen, como máximo, el 7 por ciento de su trabajo.

Tampoco investigan asesinatos, ya que es facultad por ley de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y solo pueden hacerlo cuando se archiva una causa por la vía judicial.

Cuenta el presidente de la asociación de detectives, mayoritaria en España, que el mayor problema al que se enfrentan es el "intrusismo laboral", que es "feroz", denuncia, ya que a "cualquier ocurrente" se publicita como un profesional cualificado.

Por este motivo, Hormigo incide en que a la hora de contratar los servicios de un detective, los clientes deben exigir el número de licencia profesional, que figura en la tarjeta profesional expedida por el Ministerio del Interior, para acreditar así que está facultado para llevar a cabo el cometido.

Para Hormigo, "detectar el intrusismo" redunda en beneficio de la sociedad por "el compromiso social" de los detectives. También llevan a cabo labores tan importantes como la localización de personas desaparecidas o la verificación sobre el cumplimiento de las medidas judiciales de alejamiento en los casos de violencia de género.

Para contar todas estas cuestiones a la sociedad, comenta que la asociación que preside ha convocado la segunda edición de un concurso de relatos con la que se pretende narrar los pormenores de la profesión.

La finalidad: destronar ciertos mitos pregonados por el cine y la televisión, e incluso por la propia literatura, que se han apoderado de la imagen del detective, aclara Hormigo.

Comentarios