Miguel de la Balsa
miguelbalsa@gmail.com

 La política laboral no acabará con la pobreza
Los gurús del gobierno lo confirman

La política laboral no acabará con la pobreza

El mercado laboral no es capaz de afrontar la superación de la vulnerablidad. Una tasa de inactividad, paro y pobreza que se estabiliza en el 14% de la población entre 16 y 64 años. Esta vez no son ni los sindicatos ni organizaciones no gubernamentales: ha sido FEDEA, la fundación próxima al Gobierno y al IBEX

La responsabilidad de las corporaciones

Iberdrola: un viaje a la hipocresía corporativa

1400 millones de beneficios y dos millones de cortes de luz en cinco años. 115 millones en bonus para los ejecutivos y convenios laborales por debajo del 1%. Financia la liga femenina pero las teleoperadoras trabajan en deplorables condiciones. No todo es luz, en la primera compañía eléctrica de Europa.

 

Día Mundial

Poca agua, demasiadas trincheras

El regadío, y la fruta; las cuencas y Bruselas; la privatización y la necesidad de caudales ecológicos; la caída del agua embalsada y la pérdida de humedales; la sequía y cepas con riego. Demasiada presión para un bien cada vez más escaso

Registro de Grupos de Interés

Los lobistas que el PP busca se esconden del registro que ya existe

Ni empresas, ni sindicatos, ni ONG´s ni laboratorios de ideas, y menos aún reconocidos lobistas. Todas las entidades pasan del intento de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia(CNMC) de registrar a los lobistas. El PP intenta un registro en el Congreso de los Diputados, más como forma de presión a congresistas  que a los lobistas

Ferrovial estaba en el secreto
La otra parte del tres por ciento

Ferrovial estaba en el secreto

Más de doscientos millones de concesión bajo sospecha. El principal accionista y los tres miembros del Consejo más relevantes bajo la losa de la responsabilidad, una presencia en Cataluña en entredicho: el tres por ciento amenaza a la compañía

La trituradora del Procés
Corrupción en Cataluña

La trituradora del Procés

La trituradora del Procés no estaba ni en las cloacas del Estado ni en la caverna madrileña. Se encontraba, en realidad, en el despacho del tesorero de Convergencia i Unió. El liderazgo de corrupción de Cataluña destroza el proceso independentista