SIN ARTIFICIOS

Las imperfecciones de las celebridades, al descubierto

Algunas de las mujeres más influyentes del mundo han posado este año para el calendario Pirelli al natural, para hacer así gala de una belleza "diferente, más auténtica"

Nicole Kidman. | Calendario Pirelli
Nicole Kidman. | Calendario Pirelli

Los cánones de belleza están cambiando. Eso es una realidad. Pese a que continúa existiendo una mayoría de modelos que se esfuerzan sobremanera para conservar sus esculturales cuerpos, el tema del peso y de la delgadez extrema cada día está más controlado. 

La naturalidad se impone ante los artificios que la sociedad iba mostrando a golpe de campaña publicitaria, gracias, en parte, a muchas celebridades que en sus cuentas de redes sociales han mostrado fotografías de cómo son en realidad. Así nadie puede compararse con algunas imágenes alteradas con 'photoshop', sino que tienen de referencia documentos reales de sus ídolos al natural.

 



Con sus imperfecciones al descubierto, el popular calendario Pirelli demuestra que la mujer no solo es bella cuando es joven, se maquilla, se viste de Alta Costura y le añade unas joyas. Así lo hemos podido comprobar en la edición de diciembre, gracias a celebridades de la talla de Penélope Cruz, Jessica Chastain, Nicole Kidman, Rooney Mara, Helen Mirren, Julianne Moore, Lupita Nyong'o, Charlotte Rampling, Lea Seydoux, Uma Thurman, Alicia Vikander, Kate Winslet, Robin Wright y Zhang Ziyi.

 



"En una época en que a las mujeres se las representa en los medios y en todas partes como embajadoras de la belleza y la perfección, he pensado que era importante recordarle a todo el mundo que existe una belleza diferente, más real y auténtica, no manipulada por la publicidad ni por nada. Una belleza que nos habla de individualidad, del coraje de ser una misma y de sensibilidad", ha dicho sobre este nuevo calendario Peter Lindbergh, uno de los fotógrafos de mayor renombre a nivel internacional que ha inmortalizado a las protagonistas del almanaque que se presentó este lunes en París.

 



La intención que se esconde detrás del título Emotional es "hacer un calendario, no sobre cuerpos perfectos, sino sobre la sensibilidad y la emoción, desnudando el alma de las personas, dejándolas así más desnudas que un desnudo", tal y como ha señalado el autor.