LA DIVERSIÓN ESTÁ ASEGURADA

Del escapismo a los juegos de mesa, lo último en ocio son los bares especializados

En España proliferan los locales que ofrecen a la ciudadanía un tipo de ocio alternativo basado en los juegos tradicionales

Del escapismo a los juegos de mesa, lo último en ocio son los bares especializados.
Del escapismo a los juegos de mesa, lo último en ocio son los bares especializados.
Del escapismo a los juegos de mesa, lo último en ocio son los bares especializados

Hace menos de dos años que las salas de escapismo se convirtieron en un auténtico boom. De hecho, aún a día de hoy son muchas las ciudades, sobre todo las más pequeñas, las que todavía están experimentando la llegada de este tipo de ocio. Lo revolucionario de su esencia fue lo que provocó que el año pasado en Madrid se abriera casi un negocio de estas características al mes. Pero, ¿cuál es esa esencia? Algo tan simple como encerrar a un grupo de personas, hasta siete por grupo, en una sala durante una hora con el objetivo de desentrañar un enigma que les permita salir de esa habitación. La adrenalina y la tensión son los factores que más animan al usuario para decantarse por este tipo de experiencias lúdicas, tanto que muchas de las salas especializadas en nuestro país tienen listas de espera de varios meses.

Pero a la opción perfecta para divertirse entre amigos le ha salido un fuerte competidor, mucho menos innovador y conocido desde décadas. Se trata de los tradicionales juegos de mesa, más concretamente, de los bares que ofrecen este tipo de entretenimiento. La oferta de juegos de este tipo de locales suele ser lo más variada posible para que cada persona encuentre en ella su juego ideal. Desde los más tradicionales como el Monopoly o el Cluedo hasta aquellos que buscan que los participantes se pongan en la piel de grandes conquistadores como el Risk. Incluso los hay para las mentes más analíticas e ingeniosas que al igual que el famoso matemático Gonzalo García-Pelayo en su día, que se valió de las propias imperfecciones del juego para generar una estrategia de victoria, llevan a cabo todo tipo de tácticas con el fin de ganar.

La principal ventaja frente a las salas de escapismo, por ejemplo, es que su precio es mucho más asequible para el bolsillo ya que generalmente lo único que se paga es la consumición. Por otra parte, el número de participantes puede ser mayor lo que permite que grupos numerosos de amigos puedan pasar un buen rato sin la necesidad de dividirse en diferentes equipos como sí ocurre en las salas de escapismo.

Los bares especializados que ofrecen una mayor oferta de juegos de mesa se encuentran en las grandes capitales. Así, en Madrid se ubica el Epic Board Game Cafe, el local que tiene el mayor número de juegos a disposición de sus clientes: cerca de 900 diferentes. En plena Ciudad Universitaria, este local se postula como un lugar sagrado para todos los amantes de los juegos de mesa y para aquellos que llegan a él con el fin de encontrar alguno que les abra las puertas a un mundo nuevo de ocio. Esto es un punto importante ya que no es necesario acudir en grupo para poder jugar. Además, en el caso de hacerlo pero no tener claro el juego en el que competir, el local cuenta con un staff que guía a los usuarios en la búsqueda del juego perfecto y les ayuda en su elección. Otro aspecto de lo más atractivo del Epic Board Game Cafe es que cuenta con dos mesas en las que se guardan las partidas de aquellos que tengan que marcharse antes de terminar el juego.

También en Madrid, y en concreto en la zona de Malasaña, se encuentran dos de los bares más emblemáticos, curiosamente los dos en la misma calle, San Vicente Ferrer. Por una parte está el Café Manuela que, fundado en 1979, fue un lugar de encuentro para todo tipo de artistas, pintores y músicos. En la actualidad se mantiene parte de su esencia histórica ya que en sus paredes se exponen diferentes muestras pictóricas y se realizan talleres de literatura y recitales de poesía. Todo esto unido a sus 30 juegos de mesa hacen de este local un punto de reunión perfecto para todos aquellos que quieran disfrutar de un par de partidas en un ambiente tranquilo y que rezuma cultura por todos sus costados.

Por su parte, el Red Bar se postula más como restaurante que como un bar, a pesar de su nombre. Con todo, tienen un servicio de meriendas hasta las 9 en los que se puede disfrutar entre amigos de los diferentes juegos de mesa con los que cuenta.

En la otra gran ciudad de la península por excelencia, Barcelona, nos encontramos con el Firefly Drinks & Games, uno de los más concurridos y que destaca por un ambiente y una decoración en la que predomina la temática cinéfila. El Len's Comic Café es otra gran opción si además de los juegos de mesa también os gustan los videojuegos y los cómics. En su interior se llevan a cabo diferentes partidas de rol y a veces se organizan torneos que tienen como premio consumiciones en el propio local. Otro que también ofrece la oportunidad de competir contra otros jugadores es el Michael Collins Pub, que cada martes reúne a más de 50 personas entre sus paredes para jugar al Quiz, una versión similar al Trivial en la que las preguntas son sobre cultura general.

Las opciones son muchas y variadas, y van en aumento. En cualquier caso, tanto las salas de escapismo como los juegos de mesa tienen el objetivo de poner nuestra mente a trabajar, ya sea experimentando en nuestras propias carnes un enigma o desde la tranquilidad de las cartas. La diversión está asegurada en ambas experiencias.