COMER Y BEBER

Gurullos con bogavante

Es verano, viaje por el mediterráneo. El Pinche les trae hoy un plato que nace de la suma del Sultanato nazarí y la gastronomía de subsistencia

Gurullos con Bogavante
Gurullos con Bogavante
Gurullos con bogavante

En Roquetas de Mar, y en el resto de Almería, puede Usted probar el mejor guiso con gurullo. Si tiene lo que hay que tener, paciencia, se lo hace Usted en casa. Y se lo hace con bogavante.

Por Roquetas de Mar pasaron fenicios y romanos. De Roma tenemos las salinas y la cultura del pescado. Aquí se llegó a fabricar la famosa “garum”, salsa de pescado afrodisiaca muy apreciada en Roma. De esta cultura de la industria de la sal y el pescado, se aprovecho la cultura árabe nazarí que ocupó la edad media de la zona.

El guiso con gurullo suma la riqueza de la huerta, el producto del mar y la ingeniería de la pasta. En suma, es un plato que junto a la pasta de harina y en combinación con el marisco y un buen sofrito, propone un gustazo. 

Marisco

Nos vendría bien cocer unos mejillones (conserve el agua), jibia (sepia) y el bogavante. Corten la sepia y el bogavante sin castigar a los bichos demasiado.

El Gurullo

Los gurullos son una pasta de harina de trigo de forma parecida a los granos de  arroz que se hacen a mano y se dejan descansar una noche. Naturalmente, puede Usted comprarlos preparados, pero así, entre Usted y yo, cocinar sin manchar la cocina, no es cocinar.

En el caso de los gurullos necesitamos simplemente: agua (250 mililitros), una pizca de sal, unas gotitas de aceite, azafrán, harina de trigo y una cucharada pequeña de sémola de trigo.

Calentamos el agua, le añadimos y el azafrán, mezclamos bien, hasta que el agua amarillee. Hacemos un volcán de harina. En el centro vertemos el agua y un chorro de aceite de oliva, además de una pizca de sal. Cuando vaya adquiriendo consistencia, añadimos la cucharadita de sémola.

Amasamos hasta dejarla al punto de horneo (muy amasada). Ahora cogemos pedacitos pequeños de masa y hacemos unos fideos de unos cuatro milímetros de diámetro. De estos cordones pellizcamos pedacitos del tamaño de un grano de arroz. Los dejamos reposar una noche.

Sofrito

Majamos ajo, pimiento seco y tomate que incorporaremos a nuestro sofrito que contiene jibia (sepia), cebolla y pimiento. Al sofrito se le añade el el agua de mejillones.

Guiso

Cuando ha hervido se ponen los gurullos, el bogavante,la sepia y los mejillones. La guindilla y el pimiento rojo asado concluyen el plato.

Un plato de cuchara que sabe a mar.