ALIANZA CON PODEMOS Y CIUDADANOS

Sánchez no buscará un gobierno alternativo con los independentistas

Sánchez mantendrá esta postura ante el Comité Federal el próximo día 1 de octubre, después de que el Gobierno, el PP, Ciudadanos y también algunos de los barones socialistas hayan alertado contra la posibilidad de que negocie con los independentistas para ser investido

Pedro Sánchez junto al resto de su partido
Pedro Sánchez junto al resto de su partido

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no buscará la formación de un gobierno alternativo a través del pacto con los partidos independentistas, sino que su hoja de ruta para llegar a la Moncloa pasa por intentar entablar una alianza con Podemos y Ciudadanos, han informado a EFE fuentes de Ferraz.

Sánchez mantendrá esta postura ante el Comité Federal el próximo día 1 de octubre, después de que el Gobierno, el PP, Ciudadanos y también algunos de los barones socialistas hayan alertado contra la posibilidad de que negocie con los independentistas para ser investido.

Ferraz recuerda que la resolución que el Comité Federal aprobó el pasado 28 de diciembre impide apoyar la gobernabilidad en los partidos que defienden el derecho a la autodeterminación y subraya que la pretensión de Sánchez es seguir cumpliendo "de forma escrupulosa" con este mandato "colegiado".

"No es su plan pactar con los independentistas. No va a aceptar nunca el derecho a decidir para ser presidente. Lo estableció el Comité Federal y además es una seña de identidad del PSOE", apuntan las fuentes.

Desde el entorno del secretario general, recuerdan que, si Sánchez hubiera querido pactar con formaciones como ERC o la antigua Convergencia, ya sería presidente desde el pasado mes de marzo, pero rechazó esta vía.

El plan de Sánchez para llegar al Gobierno y evitar la reelección de Rajoy es convencer a Podemos y Ciudadanos para hacer posible un gobierno de cambio que estaría respaldado por 188 diputados.

Durante la campaña de las elecciones gallegas y vascas, Sánchez ha reiterado sus llamamientos a estos dos partidos y a sus líderes, Pablo Iglesias y Albert Rivera, para que abandonen sus "vetos cruzados" y hagan posible un gobierno "regeneracionista".

El secretario general del PSOE tiene en mente telefonear en los próximos días a Iglesias y Rivera en el marco de la ronda de diálogo abierta con los partidos, pero las fuentes no han concretado si esos contactos tendrán lugar antes o después del Comité Federal.

Ferraz no ha querido pronunciarse sobre la posibilidad de que Sánchez pueda convocar la próxima semana el congreso del PSOE a comienzos de diciembre, precedido de la consulta de los militantes para elegir al secretario general, que sería el 23 de octubre.

Fuentes del partido consultadas por EFE han señalado que la convocatoria del congreso "es una de las hipótesis" que Sánchez baraja, pero que aún no está confirmada.

Interpretan este paso como una manera de poner de relieve que "el secretario general ha tomado la iniciativa", después la presión que está recibiendo de los barones críticos.

Entre los miembros de la Ejecutiva Federal, la posibilidad de que se pueda convocar el congreso antes, incluso, de unas terceras elecciones, no termina de ser un escenario viable.

"Es un farol. Es más táctica que realidad", reflexiona a EFE uno de los componentes de la dirección para hacer ver que lo que busca Sánchez es frenar la ofensiva de los barones discrepantes.

El responsable económico del PSOE, Jordi Sevilla, ha respaldado que el secretario general pueda plantearse la opción del congreso ante los ataques internos que está recibiendo.

"A ver si lo entiendo: maniobrar para 'cargarse' a Sánchez está bien visto, pero que éste maniobre para evitarlo... ¿Es intolerable?", ha comentado Sevilla en su cuenta de Twitter.

En las últimas horas, el debate entre los críticos y los afines de Sánchez se ha trasladado también a las redes sociales.

Los diputados Eduardo Madina, distanciado de Sánchez desde que perdió las primarias en julio de 2014, y Adriana Lastra, integrante de la Ejecutiva y persona de confianza del secretario general, expusieron a última hora de ayer, jueves, sus discrepancias.

"Y si al final los poderes fácticos acaban con nosotros, en nuestra lápida pondrá muertos por votar no a la derecha #orgullo#no es no", escribía Lastra, en la línea que mantiene la dirección del partido.

El comentario fue replicado por Madina, que a tres días de los comicios gallegos y vascos le recordó que los socialistas hace tiempo que no ganan elecciones y la acusó de proponer la muerte del PSOE: "Honestamente, Adriana, es mucho mejor un PSOE que gane elecciones que proponer una lápida para 137 años de historia".