'LOS PAPELES DE PANAMÁ'

Rato ocultó 3,6 millones en dos 'offshore' panameñas

El exvicepresidente recurrió al bufette Mossack Fonseca para liquidar dos sociedades opacas después de que fueran vaciadas de dinero. Los 'papeles de Panamá' aportan nuevas pistas del uso de paraísos fiscales a la investigación del patrimonio de Rato

Rodrigo Rato. | EP
Rodrigo Rato. | EP
Rato ocultó 3,6 millones en dos 'offshore' panameñas

El uso por parte de Rodrigo Rato del bufete panameño Mossack Fonseca, de donde proceden los documentos denominados como los 'papeles de Panamá', para liquidar dos sociedades opacas donde guardaba 3,6 millones de euros ofrece nuevas pistas a la investigación judicial abierta en Plaza de Castilla sobre el patrimonio presuntamente irregular del exvicepresidente del Gobierno.

Actualmente, Rato está siendo investigado en la Audiencia Nacional por su gestión al frente de Bankia entre 2010 y 2012, desde su salida a bolsa hasta que la entidad financiera fue rescatada por el Estado por el falseamiento de sus cuentas. La Audiencia Nacional tramita dos procesos, el llamado 'caso Bankia' sobre la salida a bolsa y el otro sobre el uso de las tarjetas black opacas al fisco.

Es en el Juzgado de Instrucción número 31 donde se lleva a cabo la investigación por el patrimonio de Rato. El juez titular, Antonio Serrano-Arnal, instruye una causa principal por blanqueo de capitales de la que se han derivado otras dos piezas, apareciendo en todas ellas el recurso de los paraísos fiscales por parte del que fuera 'número dos' del Gobierno de José María Aznar y director gerente del FMI.

Este juez investiga el cobro por parte de Rato de al menos 835.000 euros recibidos por parte de Zenith y Publicis, empresas ambas con las que Bankia habría firmado contratos fraudulentos relacionados con la campaña de publicidad de la salida a bolsa de la entidad bancaria.

La otra causa, declarada secreta, es la que sigue la pista al cobro de otras comisiones ilegales y que ha llevado al juez Serrano-Arnal a tomar declaración en calidad de investigados a representantes de Telefónica y Lazard, empresas ambas en las que había trabajado Rato antes de acceder a la presidencia de Bankia.

Según ha desvelado este domingo 'El Confidencial', el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato recurrió en 2013 al bufete panameño Mossack Fonseca, de donde proceden los documentos denominados como los 'papeles de Panamá', para liquidar las dos sociedades opacas donde guardaba 3,6 millones de euros.

Este diario ha publicado los documentos que demostrarían que el bufete gibraltareño Finsbury Trust & Corporate Services Limited, que gestionaba las sociedades de Rato en el extranjero, contrató a Mossack Fonseca para liquidar Westcastle Corporation y Red Rose Financial Enterprises, después de que fueran vaciadas de dinero.

Detención en abril de 2015

Rato fue detenido y puesto en libertad en abril de 2015 en el transcurso de una investigación del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) por delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares. En declaraciones a Europa Press, aseguró que no tenía constancia de dicha investigación y añadió que ni tenía ni había tenido en el pasado sociedades en paraísos fiscales, citando Gibraltar e Islas Vírgenes.

La investigación del Sepblac apuntaba a la ocultación de al menos 6,5 millones de euros en Kranodara, sociedad controlada por Rato y que aparece como la matriz de los movimientos supuestamente irregulares para que el exvicepresidente mantuviera su patrimonio al margen de la Hacienda española.

El intento de Rato, que pretendía evitar con esta maniobra que sus empresas 'offshore' fueran localizadas, no impidió que el Juzgado número 31 de Plaza Castilla, que instruye el procedimiento contra Rato por blanqueo de capitales, corrupción entre particulares, delito contra la Hacienda Pública y administración desleal, haya investigado a Westcastle Corporation y Red Rose Financial Enterprises, todas ellas supuestas empresas 'pantallas' del director gerente del FMI.

El Banco de España ya alertó al juez Serrano-Arnal de que Rodrigo Rato comenzó a recibir, a partir del año 2012, "importantes transferencias de dinero", que ascienden a al menos siete millones de euros, desde cuentas corrientes situadas en seis paraísos fiscales, según consta en el sumario de la causa a la que tuvo acceso Europa Press.

La denuncia original de la Fiscalía, incorporada al sumario, detallaba que Rato recibió, en concreto, 1.518.017 euros en 2012 y 1.259.305 en 2013, procedentes de "cuentas corrientes en las que tenía poder de disposición" en Suiza, Gibraltar, Luxemburgo, Irlanda, Estados Unidos y Dominica, lo que cifraba la cantidad defraudada a Hacienda en al menos 2,46 millones.