BURBUJA DEL GAS

¿Quiénes son los señores del fracking en España?

Soros es el mayor especulador del mundo, mientras que el fondo Blackrock maneja tres veces más dinero que todo el PIB español

George Soros y BlackRock son dos de los agentes económicos más importantes del mundo. Mientras que la crisis ha mellado en los resultados de las grandes empresas mundiales, ambos han incrementado notablemente sus beneficios. Soros a través de su fondo Quantum Endowment ha logrado su segundo mejor ejercicio con beneficios superiores a los 5.500 millones de dólares (4.000 millones de euros). Mientras, el fondo de inversión que preside el magnate Laurence D. Fink ganó 2.156 millones en 2012 y en 2013 ha ganado 2.458 millones, un 19% más.

BlackRock

Presume de ser el mayor fondo de inversión del mundo. Cuenta con una plantilla con más de 1.500 profesionales que abarcan negocios e inversiones en más de 100 países. La consolidación como el fondo número uno del mundo la dio en 2009 con la compra de la división de activos de Barclays. Maneja un patrimonio de más de 3 billones de euros, es decir, tres veces el PIB de España.

En España BlackRock es uno de los grandes inversores en la Bolsa. No sólo es accionista de los grandes bancos españoles como Santander, BBVA sino que también está presente en otras grandes empresas del Ibex como Telefónica. Se calcula que sus paquetes de acciones en el selectivo español superan los 10.500 millones en valor de mercado, según datos de la CNMV.

Laurence D. Fink, es el presidente y consejero delegado de BlackRock. Se hizo famoso en España cuando hasta el Rey Don Juan Carlos le recibió en 2010. La audiencia se celebró en la Zarzuela, en la sala de Audiencias del Palacio.

El gran magnate de Blackrock, comenzó su carrera en el mundo de la inversión en un pequeño banco de inversión, el First Boston. Durante esa etapa aprendió a acumular grandes cantidades de dinero gracias a sus inversiones. En 1986 comete el único error en su historial que provoca su salida del banco, tras tener cuantiosas perdidas. En 1988 funda BlackRock como paraguas corporativo de BlackStone. En 1994 se rompe la unión y BlackRock comienza a actuar por su cuenta con Fink como capitán del barco.

Desde entonces el fondo de inversión ha escalado numerosas posiciones hasta convertirse en el número uno. En 2008, fue el encargado de limpiar el sistema de activos tóxicos junto con el Gobierno estadounidense. A pesar del buen trabajo realizado por Fink y sus empleados, siempre se hace referencia a que fue elegido a dedo porque mantenía buenas relaciones con altos funcionarios del Gobierno.

Es un fijo en las grandes reuniones económicas mundiales como Davos o en la menos conocida Kappa Beta Phi, el club más secreto de Wall Street que reúne los grandes agentes económicos en el Hotel St. Regis.

George Soros

Soros es una eminencia en Wall Street, del que dicen que es mejor tener como amigo que enemigo. Soros está entre las mayores fortunas mundiales y podría catalogársele como el mayor especulador del mundo.

Nació en Hungría en 1930, allí sobrevivió a la ocupación nazi. Más tarde emigró al Reino Unido y después a EEUU donde creo su propio fondo especulativo: Quantum Fund. En sus primeros 10 años incrementó el valor de su cartera un 4.200%. Aunque si por algo es reconocido George Soros, es por haber tumbado al Banco de Inglaterra un miércoles 16 de septiembre de 1992, conocido cómo miércoles negro. Su ataque especulativo contra la libra esterlina le canjeó unos 1.000 millones de dólares a costa de que el Banco de Inglaterra tuviera que devaluar la moneda.

La operación fue tan sencilla como eficaz, pidió prestadas libras por valor de 10.000 millones las cuales vendió posteriormente, lo que provocó que el precio cayera y que el Banco de Inglaterra tuviera que devaluar la libra. Después sólo tuvo que recomprar esas libras que había pedido prestado, a un precio menor, obteniendo un gran beneficio. También se culpa al magnate de haber provocado la crisis financiera asiática en 1997. Incluso se le relaciona con distintos escándalos especulativos en diferentes países de Latinoamérica.

Soros siempre ha tenido especial habilidad para adelantarse al mercado. Predijo la crisis económica de 2008 en Estados Unidos mucho antes de que ocurriera, en su libro “La crisis del capitalismo global” en 1999. Soros siempre se ha mostrado muy crítico con el capitalismo, a pesar de haber amasado una de las mayores fortunas mundiales gracias a él.

Soros siempre ha defendido una doble moral, como actor del mercado no ha tenido ningún reparo en especular hasta conseguir grandes beneficios mientras que en su faceta de ciudadano siempre ha abogado por los valores sociales como la paz, la justicia o la libertad. También es conocido por ayudar a distintos movimientos sociales, incluso se le ha relacionado con la filosofía de Karl Popper. Respaldó el movimiento sindical polaco y ayudó a Checoslovaquia a acabar con el fin del dominio político de la URSS.

Soros no es un inversor que se prodigue en países como España aunque se ha mostrado más activo últimamente. Su primer movimiento ha sido entrar en el accionariado de la constructora FCC. Ordenó la compra de 3% en una operación valorada en 55 millones de euros. En su cartera también destacan acciones de empresas como Apple, Google, Motorola, Linkdin, Facebook y sobre todo Microsoft. De vuelta a España, su última inversión ha sido comprar acciones de Bankia.

¿Cómo funcionan los Fondos de Inversión?

Se nutre con las aportaciones de cientos de ahorradores, que prefieren invertir su dinero en ellos que tenerlos en el banco, dónde por lo general obtienen mayor rendimiento. Existen varios elementos en un fondo. En primer lugar los partícipes o inversores, que son aquellos que depositan dinero en el fondo. Después encontramos a la sociedad gestora que es quién administra todo el patrimonio, su función es decidir dónde y cuánto capital se invierte. Está sociedad no es la propietaria del fondo, los propietarios son los depositantes. Por último, encontramos a la sociedad depositaria que se encarga de custodiar el patrimonio y debe asumir un cierto control sobre la sociedad gestora.

El dinero que aportan los inversores constituye en un principio el patrimonio con el que después la sociedad gestora invertirá. La suma de todas las inversiones constituye la cartera. El patrimonio varía en función de lo que varíe el precio de la cartera de activos del fondo.

Invertir en este tipo de fondos tiene una ventaja fiscal importante. Sus propietarios no deben pagar impuestos si el patrimonio se incrementa, sólo se deben pagar impuestos en el caso de que se decida reembolsar parte o la totalidad de la inversión. Además, tampoco se paga por trasladar una inversión de un fondo a otro.