TENSIONES INTERNAS EN EL PSOE

García-Page acusa a Sánchez de criminalizar a los barones

El presidente de Castilla-La Mancha, uno de los barones críticos con Sánchez, cree que "lo mejor es que hablen los militantes" y rechaza "los juegos de confesionario", en referencia a las reuniones que mantiene el líder socialista antes del Comité Federal

Emiliano García-Page en una imagen de archivo.
Emiliano García-Page en una imagen de archivo.

Tras conocerse que Pedro Sánchez pedirá el apoyo del Comité Federal para formar un gobierno "alternativo", los 'barones' críticos siguen revolviéndose. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha vuelto a salir a la palestra y ha acusado al secretario general del PSOE, Sánchez de criminalizar a los dirigentes territoriales de su partido y ha asegurado que no va a volver a acudir a una ronda de contactos como las que ha organizado en los últimos meses con los 'barones', como un "juego de confesionario".

Según el presidente castellano-manchego, "es mejor que hablen ya los militantes" del partido. En una entrevista en 'El Huffington Post', el también líder del PSOE en Castilla- La Mancha castellano-manchegos ha reconocido que no habla con Sánchez desde la conversación que tuvieron después de las elecciones del 26 de junio, en ese "juego de confesionario" con los 'barones', que, ha dicho, "no se va a volver a repetir" por su parte, porque le "parece absurdo".

"No tiene sentido que llame a los dirigentes territoriales y luego nos criminalice. Es mejor que hablen ya los militantes, y así no nos hacemos daño unos a otros", ha afirmado García-Page, que, eso sí, ha explicado que está "dispuesto a hablar con Pedro Sánchez de manera leal y discreta" todas las veces que se lo pida, aunque lleven "meses sin hacerlo".

García-Page reconoce que desconoce los planes de Pedro Sánchez para evitar unas terceras elecciones y defiende que el PSOE "no puede gobernar a cualquier precio ni dar la impresión de que entrar en La Moncloa" es su "único objetivo". "No tiene sentido vender nuestros principios o traicionar nuestro código ideológico", indica.