Miércoles 21.11.2018
Los agujeros del atentado del 17-A en Barcelona/12

Los bomberos hallan explosivos el 16-A en Alcanar sin saberlo porque no hay tedax

Los bomberos apartaron en la noche del 16 al 17 de agosto de 2017 precursores de explosivos de Alcanar. No sabían que lo eran. Ningún tedax estuvo allí para avisar de su hallazgo. Lo supieron el 18-A, al día siguiente del atentado

Peróxido hallado en Alcanar
Peróxido hallado en Alcanar

La cronología de los tedax que a continuación se reproduce textualmente arroja varias conclusiones: 

1. En la noche del 16-A al 17-A de agosto los bomberos retiraron del chalé de Alcanar tras la explosión "precursores de explosivos".  No lo sabían. Porque la inspección de los tedax debía comenzar en la mañana del 17-A y tampoco los hallaron. Sólo el 18 se enteraron los tedax que los bomberos, cuyo objetivo es apagar fuegos no encontrar explosivos, habían apartado garrafas en el chalé yihadista de sustancias imprescindibles para fabricar bombas.

El 16-A los tedax no hubieran necesitado ni desescombrar para hallar explosivos: los bomberos los habían dejado en un almacén del chalé. Estaban a la vista. Bastaba con haber acudido esa noche y ver lo que habían retirado los bomberos.

2. Hasta la tarde del 17-A y tras la segunda explosión del chalé de Alcanar y el atentado de Las Ramblas no se personó en el polvorín yihadista el jefe máximo de los tedax de los Mossos.

3. Los tedax, tras la segunda explosión de Alcanar que produjo heridas a 14 personas -incluido el conductor de una excavadora-, deciden el 18-A que el desescombro debe ser crítico, es decir, con el temor de que se produzca cualquier estallido y, por ello, debe realizarse manualmente. Todo lo contrario del día anterior en el que expusieron la vida del conductor de la excavadora hasta que, acaso, propició con su trabajo la segunda explosión.

4.  El día 17-A acuden dos tedax a Alcanar que no hallan nada más allá de disolventes que creen compatibles con el uso de fabricación de drogas. Su jefe, cuando llega a última hora de la jornada, tampoco aporta más. Aplaza todo, una vez más, para el día siguiente.

5. El 18-A los mossos echan la casa por la ventana: acuden a Alcanar siete tedax, y no dos como la víspera. Y ese día, por fin, se reúnen sobre las ruinas del polvorín yihadista con sus colegas de Información (antiterroristas). Los Mossos ya creen por fin, dos explosiones y dos atentados después, que aquella finca puede estar vinculada con el yihadismo.

El informe interno de los Tedax relata así su cadena de despropósitos sobre Alcanar:

"El día 16/08/2017 sobre las 23:16 horas se produjo una fuerte explosión en un domicilio de la calle Montecarlo F, N°9 Alcanar (Tarragona). Dicho domicilio era propiedad de una entidad bancaria aunque actualmente se encontraba en situación de ocupación ilegal.

Una dotación de Bomberos se desplazó al lugar de los hechos a las 23:39 horas y llevo a cabo las tareas propias de su especialidad.

El jueves 17.08.2017 sobre las 08:05 de la mañana dos miembros del Área TEDAX- NREIQ de la Unidad de Salou (Tarragona) con números cautelares 601 y 604 fueron comisionados al domicilio de la población de Alcanar para inspeccionar la zona.

Al llegar al lugar de los hechos a las 09:40 horas tras entrevistarse con el jefe del dispositivo y con las unidades de los distintos servicios desplazados allí, empezaron las tareas de inspección.

La primera hipótesis que se barajaba de mano de los intervinientes inicia (Bomberos y Policía Científica) en el lugar, hasta ese momento, era que se podría haber generado una explosión con motivo de una atmósfera explosiva que se habría iniciado con una chispa del compresor de un frigorífico.

En esta línea Policía Científica les mostró un frigorífico afectado por explosión que se encontró entre los cascotes resultantes de la explosión, que además se encontraba en una zona que tenía posibilidades de ser el foco de la explosión. En el lado inferior derecho de ese frigorífico, donde se encontraba su compresor, se apreciaban daños por efecto de una onda de sobrepresión, hecho que podría ser compatible con las explosiones de gas producidas cuando se genera una chispa eléctrica al ponerse en funcionamiento el compresor.

Esto daba consistencia a las primeras afirmaciones hechas por Bomberos y Policía científica sobre una explosión de gas.

Además, este hecho sería compatible con las declaraciones del ocupante del inmueble que fue trasladado a un centro hospitalario debido a las lesiones que presentaba al resultar afectado por la explosión.

Parece ser que el herido declaró, en primera instancia, que para ganarse un dinero lo que hacían era traspasar la carga de gas de las bombonas de gas butano españolas a las botellas de gas butano francesas y que se las vendían a los turistas franceses de los campings de la zona, ya que ambas botellas tienen un sistema de válvulas diferente.

Asimismo, Bomberos informa que en las primeras tareas que llevaron a cabo, se encontraron más de 20 botellas de gas butano en el domicilio.

No obstante, al no poderse descartar otras hipótesis en ese momento, se decidió continuar con las labores de desescombro y búsqueda hasta se pudiese concretar de forma indubitada cuál había sido la causa de explosión.

Durante la inspección dos miembros del Área TEDAX-NRBQ de la unidad de Salou (Tarragona), encontraron dos latas en las que se consigue leer "disolvente" y contrastado este hecho con los miembros de investigación desplazados al lugar de los hechos, éstos comentaron que estos productos eran compatibles con una línea de investigación que barajaban, en la que se indicaba la posibilidad de que en el domicilio siniestrado podría haber además un laboratorio de drogas.

Con estos datos y una primera búsqueda conjunta, los dos miembros del Área TEDAX-NRBQ de la unidad de Salou (Tarragona) que trabajaron en el lugar de los hechos el día 17.08.17, no encontraron otros indicios que hicieran pensar que la explosión la podría haber producido alguna sustancia explosiva.

Posteriormente, sobre las 16:53 horas se produjo una segunda explosión durante las tareas de desescombro. A partir de ese momento se pararon las tareas que se estaban llevando a cabo y se prestó auxilio a los 14 heridos menos graves, entre ellos el conductor de la excavadora, más otro herido de carácter grave.

La mayoría de los heridos de carácter menos grave fueron atendidos por una ambulancia del SEM con núm. 4790 que se encontraba en el lugar de los hechos y otros fueron trasladados a un centro hospitalario para ser atendidos, así como el herido grave fue trasladado en helicóptero.

A raíz de la segunda explosión los dos miembros del Área TEDAX de la unidad de Salou, que estaban heridos por un traumatismo auditivo, comunicaron al sargento jefe del dispositivo que había que parar el desescombro de inmediato para poder garantizar la seguridad de los equipos actuantes y que había que acordonar y no permitir la entrada a nadie.

Después de este hecho se personó en el lugar de los hechos el jefe del Área TEDAX-NRBQ y corroboró la decisión de parar las actuaciones y activó el Equipo de Grandes Recogidas que empezaría al día siguiente hasta el final de las actuaciones.

Cabe tener en cuenta además que durante la tarde se tuvo conocimiento del atentado en Barcelona llevado a cabo mediante atropello. Posteriormente, esa noche se conocen los hechos ocurridos en Cambrils (Tarragona) relacionados con el atentado en Barcelona.

El viernes 18.08.2017 se desplazó al lugar del incidente un equipo de 7 TEDAX, entre los que se encuentran los que suscriben este informe.

Este equipo, liderado por los TEDAX abajo firmantes, inician en el lugar de los hechos una operación de puesta en seguridad que va a comportar el desescombro crítico (desescombro con precauciones por temer explosivos) de la zona (sistema que aconseja la retirada manual de todo el material, exceptuando puntualmente el uso de plumas para grandes piezas y el de retroexcavadora en partes concretas).

Esta operación significa abrir una nueva línea de investigación ya que la explosión del día anterior parecía ser incompatible con la teoría inicial de la explosión de gas.

Hay que tener en cuenta además que en el momento de empezar los trabajos en el domicilio de Alcanar el día 18, se tiene ya conocimiento del atentado en la ciudad de Barcelona (Barcelona) mediante el atropello, y del atentado en Cambrils (Tarragona) donde los atacantes usaron vehículos y llevaban cinturones bomba (PB1ED), los que hasta ese momento no estaban relacionados de forma oficial clara con la explosión en la casa.

Con esta información y el gran movimiento que se produjo en los cascotes inicialmente encontrados, que causó la segunda explosión, se observan de manera distinta las nuevas evidencias que hasta ese momento se encontraban sepultadas en las capas inferiores.

Sobre las 9 de la mañana se produce el traspaso de información en el lugar entre el equipo TEDAX de grandes recogidas y el resto de efectivos de Información y Policía Científica desplazados al lugar, se produce una entrevista entre el jefe de la Unidad Territorial de Información de Terres de l'Ebre y éste, entre otros datos, pone en conocimiento del TEDAX que la noche del día 16 al 17 de Agosto, Bomberos retiró algunas garrafas, de las que desconoce el contenido, y que se encuentran depositadas en el patio trasero de la casa colindante; además informa que el herido en la primera explosión, ocupante de la casa, que en ese momento se encuentra hospitalizado ha manifestado que llenaban sacos con pólvora.

Ante esa información se solicita que el herido informe del color de esa pólvora, respuesta que llega en los siguientes minutos por vía telefónica a través del Jefe de la UT1 Terres de I'Ebre, informando a los efectivos TEDAX, que el herido manifiesta que es de color blanco.

Con estas nuevas informaciones se inicia el desescombro crítico del edificio y empiezan a localizarse algunas evidencias que hicieron pensar que la fuerte explosión producida el día anterior podría haber estado causada por la detonación de una substancia explosiva.

A partir de las nuevas informaciones y la observación directa del estado del edificio colapsado, se organizó el equipo de trabajo para garantizar la recuperación de evidencias y líneas de información procurando garantizar la seguridad de los actuantes.

Se accede además al patio trasero de la vivienda colindante donde se habían depositado las garrafas apartadas la noche del día 16 al 17, y se puede comprobar que se trata de contenedores vacíos de productos químicos de substancias que son precursoras de explosivos de fabricación casera, utilizados habitualmente por el terrorismo de tipo yihadista.

Algunas de estas garrafas mantienen la etiqueta o parte de ella mostrando la leyenda del contenido original, siendo éstos Acetona pura y Peróxido de Hidrógeno de 110 Volúmenes.

Esas garrafas son garrafas de diferentes características, unas de 5 litros, la mayoría 20 litros de capacidad y de 25 litros de capacidad.

Dos de las garrafas encontradas contienen una parte de líquido en su interior, que mediante análisis químico realizado en la DPC con número de dictamen UCLQ- 00084/2017-L02 se certifica que contienen Ácido Sulfúrico y Ácido Nítrico. El resto de garrafas están completamente vacías.

Durante la jornada de trabajo se encuentra diverso material necesario para procesar explosivo como filtros de cafetera, bolsas de hielo, así como bolsas de plástico para hacer cubitos y bolsas vacías de bicarbonato sódico que puede ser utilizado para neutralizar el ácido del TATP que se utiliza durante el proceso de fabricación del mismo.

También se encontró material electrónico susceptible de ser utilizado para la fabricación de artefactos explosivos, como pulsadores unidos a cables, pilas de 9V, etc.

Dada la magnitud en días de trabajo que ha comportado el garantizar la seguridad de la zona y la simultánea recogida de evidencias se redacta el presente informe describiendo día por día el material recogido, haciendo especial mención a las evidencias o neutralizaciones más características de cada uno de los días.

Además anexado al presente informe se encuentran todas y cada una de las actas de recogida (A10), actas de destrucción de material explosivo (A24), y cualquier otra documentación que se haya generado en éste caso.

A la jornada del día 18 de Agosto de 2017 se destinaron a las tareas de desescombro, puesta en seguridad y recogida de evidencias un grupo de siete efectivos TEDAX, bajo la supervisión de los TEDAX con números cautelar 106 y 119.

Tal y como queda reflejado en el acta de recogida (A10 del día 18/08/2017) con núm. 681/17-TX, se recogen las bolsas con número de evidencias desde el número 1 al 18, junto la evidencia A, B y C, además de las que se libran a Policía Científica desplazada al lugar para que valoren si tienen interés científico, de información o para investigación.

Este día se recogieron tres (2) pilas de 9v de la marca Energizer, una gran cantidad de filtros de cafetera, siete pulsadores negros con sus cables más otro de color verde sin cable. Bolsas vacías de hielo, bolsas para hacer cubitos de hielo y contenedores vacíos de bicarbonato sódico.

A su vez se retiraron seis garrafas vacías con etiqueta identificativa de peróxido de hidrógeno (lo que supone una cantidad de 1501) y dos garrafas más de características similares a las anteriores pero sin inscripción (supone una cantidad 401)

También se encontraron dos garrafas que contenían una pequeña cantidad de líquido (evidencias 12a y 12f) que según el dictamen del laboratorio Químico UCLQ- 00084/2017-L02 resultan ser ácido sulfúrico y ácido nítrico.

Además se inicia la retirada de las que finalmente fueron ciento cuatro (104) bombonas de GLP de las que 97 están llenas, estimando este dato por el peso y 7 vacías.

A todas estas bombonas se les hace una inspección visual individual y ninguna de ellas presenta ninguna marca ni manipulación visible. Se hacen gestiones a través del instructor de las diligencias para que en cuanto se termine su recogida se las lleven de la zona y queden en custodia.

Estas bombonas fueron retiradas de la zona O y siempre se mantuvieron en zona de custodia policial hasta que se realizó su retirada hacia la factoría REPSOL de Tarragona.

En fecha 17/10/2017 se recibe confirmación mediante email, anexado a este informe; donde nos confirman que en los análisis aleatorios que se han hecho en las bombonas en custodia no aparece ningún gas que no corresponda a la mezcla, que informaran más específicamente al Juez Instructor de la causa.

También aparecieron 64 petardos pirotécnicos industriales tipo trueno de la marca Valencianets".