ENCUENTRO DEL SECTOR 'ANTIMARIANISTA'

Aznar y FAES abrazan a los expulsados del paraíso de Rajoy

Abascal, Álvarez de Toledo, Gallardón y Aguirre coinciden en el primer acto público organizado por FAES tras su divorcio con el PP

El expresidente del Gobierno José María Aznar. Imagen de archivo.
El expresidente del Gobierno José María Aznar. Imagen de archivo.
Aznar y FAES abrazan a los expulsados del paraíso de Rajoy

Aznar y la fundación FAES que preside, ya desvinculada del PP, han encontrado una nueva misión además de dar “la batalla de las ideas”: abrazar a los expulsados del paraíso de Rajoy. El nuevo Patronato de la fundación no sólo acoge a todos sus exministros que huyeron despavoridos del marianismo (Ángel Acebes, Josep Piqué y Jaime Mayor Oreja), sino que sus actos vuelven a congregar a destacadas y polémicas figuras que en los últimos años han abandonado el barco. Eso sí, obligados por las circunstancias: el líder les castigó en una esquina por pensar diferente.

Este jueves ha tenido lugar el primer acto de FAES tras su divorcio con el Partido Popular, y entre los asistentes se han podido ver caras conocidas del antimarianismo: Santiago Abascal, Cayetana Álvarez de Toledo y Esperanza Aguirre, que ha acudido junto a su ‘número dos’, Íñigo Henríquez de Luna, que tampoco es cercano a los postulados de Rajoy. Los tres son exponentes destacados del sector crítico que lleva años criticando la gestión de Mariano Rajoy en el Gobierno y en el PP.

Abascal, de hecho, abandonó la formación. Álvarez de Toledo, Aguirre, y Aznar, por su parte, han renunciado a cualquier responsabilidad, pero siguen militando en el PP. Aún no han renunciado del todo a la formación que por el momento aglutina todo el centro-derecha del espectro electoral. De hecho, el expresidente de honor del PP ha desmentido que entre sus planes se encuentre la fundación de un nuevo partido político, como sí hizo, por ejemplo, Santiago Abascal cuando abandonó el PP en 2013 por considerar que Rajoy estaba “traicionando sus ideas”.

El ascenso y la caída de Vox

El exdirigente del PP vasco se unió a Alejo Vidal-Quadras y a José Antonio Ortega Lara para constituir una nueva formación a la derecha del PP (Vox), que fuera capaz de aglutinar al numeroso sector crítico que no acaba de comulgar con las ideas más moderadas y centristas de Rajoy. Un intento arriesgado que nunca fraguó. Vox sobrevive a duras penas; y en tres años de historia no ha logrado representación institucional. Hoy está prácticamente descompuesto, pero su líder no pierde la oportunidad de intentar pescar en río revuelto.

"Esta decisión la tomarán muchos en el futuro próximo, motivados a partes iguales por tus decisiones e indecisiones como líder del partido", advirtió Abascal a Rajoy en la carta que le envió para explicarle los motivos de su marcha. En su cabeza, entonces, estaban pesos pesados del sector más conservador del PP como José María Aznar, Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre. Ninguno ha abandonado aún el partido, pero desde aquella advertencia han ocurrido muchas cosas.

Hoy, tres años después, Aguirre ya no es presidenta del PP de Madrid después de su renuncia por los numerosos casos de corrupción que surgieron a su alrededor. Sigue siendo portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, pero sabe que tiene fecha de caducidad (mayo de 2019), puesto que no volverá a repetir como candidata municipal en el nuevo PP de Rajoy que surgirá del próximo congreso nacional de febrero. Mayor Oreja renunció a ir a la Convención Nacional que el PP celebró en Valladolid en 2014 porque sabía que ya no iba a ser cabeza de lista del PP para las elecciones europeas. Y Aznar también ha renunciado ya a su puesto en la cúpula ‘popular’.

Los antimarianistas, bajo el paraguas de FAES

Todos son víctimas de los que otros antimarianistas ya sufrieron en sus propias carnes: el ninguneo sistemático del líder supremo hasta forzar su propia renuncia por dignidad. La última en anunciar un paso atrás porque sabía que no iba a poder darlo hacia adelante es una de las colaboradoras más estrechas de Aznar: Cayetana Álvarez de Toledo. La que se declarara amiga personal de la reina de Holanda dedicó una tribuna en el diario El Mundo a Mariano Rajoy en la que le anunciaba que no formaría parte de su candidatura en 2015. Aunque lo cierto es que ella sabía mejor que nadie que el gallego no tenía ninguna intención de contar con ella, y menos aún después de que meses atrás pidiera un “nuevo liderazgo” para el Partido Popular.

Todos ellos comparten un denominador común: más allá de su animadversión a Rajoy, pivotan bajo el mismo paraguas ideológico que por el momento sujeta la fundación FAES, hoy ya desvinculada por completo del PP de Mariano Rajoy. Y que Aznar ha vuelto a dejar claro que no abandonará su esencia: “dar la batalla de las ideas”. ETA y sus víctimas, el aborto, la subida de impuestos o la gestión del secesionismo catalán son algunas de las espinas en el camino de Rajoy que FAES ha utilizado siempre que ha podido para afear su gestión al frente del Gobierno.

De hecho, este jueves, otro de los esquinados por Rajoy, Alberto Ruiz Gallardón, que dejó el Ministerio de Justicia después de que le abandonara a su suerte con una polémica reforma de la ley del aborto, ha verbalizado públicamente una crítica muy generalizada entre el sector crítico 'popular': "el centro-derecha español ha estado muchos años escondiendo su ideología e incluso avergonzándose de proclamar lo que de verdad pensaba" para aumentar "su base electoral".