DESEMPLEO JUVENIL

La Garantía Juvenil, una iniciativa contra el problema de la empleabilidad antes de los 30

Según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), el número de desempleados menores de 25 años alcanza los 592.000 jóvenes, y es alarmante la cantidad de ellos que cosechan una nula experiencia laboral o que llevan más de doce meses sin conseguir un puesto de trabajo, más allá del 41% de desempleo existente en esta franja de edad 

Varias personas hacen cola frente a una oficina de empleo en Madrid.
Varias personas hacen cola frente a una oficina de empleo en Madrid.
La Garantía Juvenil, una iniciativa contra el problema de la empleabilidad antes de los 30

Ante esta problemática, entre los programas estatales que pretenden revertir la situación, destaca el Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Se trata de una iniciativa europea que pretende facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo. . Dentro de las diferentes acciones que se incluyen en Garantía Juvenil el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE) se antoja uno de los más efectivos, por haber encontrado ya puesto de trabajo para más de 1.600 jóvenes y ofrecido formación a más de 58.000 usuarios desde enero de 2016.

Aquellos interesados en participar en cualquiera de estos programas deberán realizar la inscripción en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil a través de las Cámaras de Comercio, o bien a través de la web de Garantía Juvenil. Los principales requisitos para ello son tener entre 16 y 30 años de edad, y no haber trabajado ni recibido acciones educativas ni formativas durante el día anterior a la inscripción. A partir de ese momento, el usuario puede disfrutar de todas las oportunidades que ofrece la Garantía Juvenil.

En primer lugar, el sistema alberga iniciativas vinculadas a la intermediación; esto es, actuaciones para difundir información de utilidad entre los jóvenes, o para guiar a los mismos en su búsqueda de empleo. Entre ellas destacamos: la creación de un portal único de empleo y autoempleo, y diversos programas de movilidad (como el que será lanzado por el PICE).

En segundo lugar, para mejorar la empleabilidad la Garantía Juvenil apuesta tanto por la formación como por las prácticas no laborables en empresas, así como por promover la actividad de las Escuela Taller y Casas de Oficios. Asimismo, existen una serie de medidas para favorecer la contratación, como subvenciones para empresas que contraten a menores de 30 años, a menores de 25 que ni estudian ni trabajan, o a jóvenes con discapacidad o en riesgo de exclusión social. Por último, con el objetivo de favorecer el emprendimiento, la Garantía Juvenil propone una serie de acciones; entre otras: la tarifa plana para autónomos, las ayudas al autoempleo, o el asesoramiento necesario para gestionar un negocio propio.