Pilar Rubio denuncia ante la Policía la difusión de una foto en la que practicaba sexo oral

Podría tratarse de una venganza de un exnovio

Pilar Rubio denuncia ante la Policía la difusión de una foto en la que practicaba sexo oral
Pilar Rubio denuncia ante la Policía la difusión de una foto en la que practicaba sexo oral

No quiso perder ni un minuto y de madrugada se personó en una comisaría de Policía para presentar la pertinente demanda. Pilar Rubio decidió así poner en manos de las fuerzas del orden un supuesto caso de ciberacoso por una fotografía que empezó a circular por las redes sociales en la tarde del jueves en la que aparecía practicando sexo oral.

Su rápida y creciente difusión fue la que llevó a la presentadora y actriz a tomar esta decisión de manera apresurada contra este fotomontaje. Con posterioridad, dejó claro en su Twitter que "toda foto falsa, tuits falsificados, amenazas, montajes y demás, a partir de ahora, terminan en manos de la policía",  acompañando su mensaje con una foto en la que se la ve con una denuncia en la mano bajo el cartel de una comisaría.

De inmediato, su pareja, el futbolista del Real Madrid Sergio Ramos, retuiteó el mismo intentando mostrar así apoyó a su novia a través de la red social, aunque no hizo ningún comentario al respecto.

La foto en cuestión podría tratarse de una supuesta "venganza de un exnovio" según se explica en una denuncia de la que se hizo cargo la sección informática de la Policía.

Esta no es la primera ni será la última demanda de un profesional de la TV contra las redes sociales. Hace apenas unos días, la Justicia dio la razón a la periodista Sara Solomando al condenar al titular de un perfil de Twitter por una falta continuada de injurias. El juez reconoció que la periodista tiene un perfil público por su trabajo en televisión pero que eso no justifica que se le dirijan expresiones hirientes y pone en valor además el efecto multiplicador de Twitter, los mensajes de que se 'retuitean' y aumenta su difusión para erosionar su honor.

El magistrado asegura que "los comentarios vertidos en la red social Twitter que se han transcrito en los hechos probados lesionan objetivamente la honra, el crédito o el aprecio" de la periodista Sara Alcázar Solomando. Además, añade que "son expresiones objetivamente aptas para menoscabar tanto la fama como la autoestima y superan el alcance tolerable que puede tener la ironía para llegar a herir o vejar a la denunciante". La condena impuesa ha sido la de veinte días de multa con una cuota diaria de seis euros y a indemnizar con 450 euros a la citada periodista.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >