Ana Pastor "reniega" de su marido

Estrena este domingo "El Objetivo", en La Sexta, niega ser un "símbolo" del periodismo y dice que en España "hay despidos, pero no malos periodistas"

Ana Pastor "reniega" de su marido
Ana Pastor "reniega" de su marido

Sencilla, a la par que elegante, sincera, como siempre, y sobre todo agradecida, tanto con los que le dieron de comer antes como con los que lo harán ahora. Ana Pastor presentó "El Objetivo", el programa que estrena este domingo en La Sexta, como si una diosa de Hollywood se tratara, con más medios que los que cualquier otro espacio informativo haya tenido hasta la fecha.

La periodista confesó que si su regreso a una televisión nacional se había hecho esperar más de la cuenta (el pasado 4 de agosto se hizo público su cese como directora de "Los desayunos de TVE"), había sido por culpa de su actual pareja, Antonio García Ferreras (director de La Sexta). "Él ha sido el que ha retrasado la decisión, su cargo ha sido lo que me ha provocado dudas", matizó.

Por ese motivo, la única condición que puso para hacerse cargo de este espacio fue "que Antonio no fuera mi jefe, que no tuviera que depender profesionalmente de él". Así las cosas, precisó que "vamos a estar incluso en redacciones distintas y no voy a depender en ningún aspecto de él, porque de lo contrario no hubiera estado ahora aquí".

Sin ideología

Otra de las peticiones que hizo a la cadena fue que el nuevo programa no tuviera ideología: "Queremos ser una pequeña isla sin sesgo, y si alguna vez lo tenemos es que nos habremos equivocado". Pese a reconocer que "puede ser una cosa utópica", Ana Pastor desveló que para lograr ese objetivo se había reunido de un grupo de redactores que con anterioridad habían trabajado en medios tan diversos como Intereconomía, Telecinco, TVE o Telemadrid a los que sólo que les ha pedido "que se dejen la ideología en casa".

Aunque afirmó que "yo no soy ningún símbolo del periodismo", lo cierto es que ella hizo toda una proclama de la profesión, subrayando que "en España puede haber despidos en los medios, pero lo que no hay son malos periodistas". Respecto a ella misma, adelantó que "yo voy a ser siempre la misma periodista y la misma mujer en una cadena o en otra, y mi forma de preguntar, por mucho que no sepa si es la idónea, siempre será la misma".

Para ella, la clave es "tener jefes que se lo crean", categoría en la que recordó al que tuvo en TVE: "El periodismo no sólo se ha portado bien conmigo sino también con Fran Llorente, valorando lo que hizo en esa casa". La ex conductora de "Los desayunos" destacó que "conmigo salieron 30 o 40 personas de la pública, pero en ella hay muy buenos periodistas y yo sigo creyendo en la televisión pública".

Modelo "fact check"

Eso sí, la nueva apuesta informativa de La Sexta poco tendrá que ver con "Los desayunos" que presentaba en TVE, toda vez que, al menos de momento, ("si Angela Merkel me llama yo iré a entrevistarla") no hará entrevistas y, como ella insistió, ni dará opinión. "Vamos a hacer periodismo de datos, basado en el modelo anglosajón del 'fact check', intentar determinar quién dice la verdad y quién la mentira". 

El objetivo, según ella, es "explicar a la gente lo que ocurre y que sea el espectador quien saque conclusiones", con la premisa básica del rigor, "si nos equivocamos en un dato no seremos rigurosos y por tanto habremos fallado". Para ello no se van a casar con nadie, "vamos a elegir las cosas que son noticia, sin intentar compensar si los temas atañen más a un partido o a otro".

El programa, que tendrá una duración de una hora, seguirá la estela de medios internacionales como "The Washington Post", "Der Spiegel", CNN o Channel 4, que llevan años recurriendo a los datos para confirmar la veracidad de las declaraciones de los políticos, ya que, según la periodista, "un político a veces no quiere decir una mentira, pero surge la duda de si han caído en ella por no prepararse las cosas antes de decirlas".