CUESTIÓN DE SALUD

La felicidad, camino y destino

La felicidad se puede definir o contemplar desde dos puntos de vista algo diferenciados. El primero, el considerado como algo puntual, una emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta u objetivo deseado

Salud y bienestar. | ED
Salud y bienestar. | ED
La felicidad, camino y destino

Por otro lado, la felicidad suele ir aparejada a una condición interna o subjetiva de satisfacción y alegría, una ausencia de conflictos, dolencias, temores... Elementos que sí pueden dilatarse en el tiempo.

En este sentido, alcanzar un estado de felicidad permanente debe incluir un equilibrio entre la salud del organismo, la salud mental y la salud social. Si conseguimos que estos tres estados se mantengan con un alto nivel de cuidados y atenciones, conseguiremos que nuestra vida se mantenga también en un elevado tono de bienestar y comodidad que nos proporcione ese estado de felicidad que ansiamos y buscamos todo el tiempo que dura nuestra existencia en la tierra.

El cuidado de nuestro cuerpo 

Nadie duda que un cuerpo ágil, ligero, que no sufra de dolores, fatigas ni desequilibrios aporta una mayor calidad de vida que otro que nos ofrezca una rutina de quejas y sufrimientos. Así como tampoco nadie duda que la diferencia entre uno y otro es que reciban buenos cuidados y se les escuche cuando hablan.

Por ejemplo, el dolor estomacal es claro síntoma de una úlcera de estómago. Si sabemos recibir esa información y actuamos rápidamente con algún remedio facultativo, el cuerpo nos lo agradecerá. Valga este ejemplo para describir la importancia de saber escuchar a nuestro organismo. Conocer los síntomas de una úlcera gástrica nos ayuda a reconocer el mal funcionamiento de una parte importante de nuestro cuerpo y nos alerta para encontrar los mecanismos con los que atajar eficazmente el problema.

Prevenir el problema, mantener el cuerpo sano y bien tratado, es vital para que la parte que corresponde a nuestro organismo en darnos felicidad esté completa. Y eso tiene un par de caminos imprescindibles que hay que recorrer; uno es una alimentación sana, natural y equilibrada, el otro es practicar algo de deporte. Aunque actividades como escuchar música, bailar, leer, caminar, practicar yoga, ver atardeceres, quedar con los amigos también repercuten en la mejora de nuestro estado físico. 

En todos estos casos, el cuerpo aumenta la producción de endorfinas en la sangre.  Estas hormonas de la felicidad se almacenan principalmente en el hipotálamo y tiene funciones esenciales para la salud. Entre otras acciones promueven la calma, contribuyen a crear un estado de bienestar, mejoran el humor, reducen el dolor, retrasan el proceso de envejecimiento, potencian las funciones del sistema inmunitario, reducen la presión sanguínea, contrarrestan los niveles elevados de adrenalina, asociados a la ansiedad, y demuestran a la mente que la reducción de los síntomas es posible y la recuperación también.

La psicología en la felicidad

Durante muchos años, se pensó que el cuerpo y la mente estaban separados, sin que uno tuviese influencia sobre el otro. No obstante, gracias a muchas investigaciones y pruebas científicas, se pudo determinar que entre ambos hay un lazo más fuerte de lo que se pensaba, siendo esta la razón por la cual los problemas emocionales repercuten sobre el cuerpo en forma de dolores o molestias físicas, y viceversa.

Según la psicología, la felicidad se puede definir como una combinación sobre la satisfacción con la vida (familiar, de pareja, trabajo) y el bienestar que se siente en el día a día. Si encuentras alguna deficiencia para conseguir la plena satisfacción con estos aspectos, tan importantes para nuestras vidas, puede que haya llegado el momento de hacer una visita a un psicólogo en Madrid, si es aquí donde tienes tu residencia habitual. 

Si lo que te hace feliz es el deporte, también en esta dirección vas a tener acceso a los mejores psicólogos deportivos ubicados en Madrid y es que, como hemos visto con anterioridad, la práctica de deporte es una carretera directa hasta el equilibrio físico y emocional que proporciona altas dosis de felicidad. 

Ser feliz significa encontrarse en un estado mental de bienestar compuesto de emociones positivas, desde la alegría hasta el placer. El concepto de la felicidad es difuso y su significado puede variar para distintas personas y culturas. Los términos relacionados con ella son bienestar, calidad de vida, satisfacción y plenitud, elementos alcanzables tanto por el deporte como con la ayuda profesional de la psicología moderna.

La felicidad Social

Un tercer apartado, algo más complicado de entender, es la felicidad que proporciona la condición de vivir en grupo. La búsqueda de la felicidad se ha visto siempre como un fenómeno individual, algo que cada persona anhela y persigue, y a lo que puede acceder si piensa o ejecuta acciones determinadas. 

Hoy, con lo que sabemos sobre política, física y espiritualidad, podemos afirmar que la felicidad individual podría depender más de lo imaginado de la felicidad social, pues todos estamos relacionados y nos afectamos mutuamente a cada instante, lo sepamos o no. 

La programación de una televisión modifica los valores del hogar; la decisión de un presidente une o desune a un país, lo que dice en clase un profesor lleva a los alumnos a tomar decisiones en su futuro. Estamos tan cerca que invertimos miles de horas para ganar la aceptación de los demás.

Necesitamos estar atractivos para los demás y para ello buscamos como eliminar las verrugas de manera eficaz, y es que queramos o no el simple hecho de saber cómo quitar las verrugas nos proporcionará la seguridad de ser aceptado en la sociedad y esto nos hará más felices. 

Otro hecho característico que nos proporciona felicidad de vivir en un sistema social es aceptar sus costumbres y tendencias, así, siguiendo el mismo ejemplo, saber cómo eliminar las verrugas naturalmente nos proporciona dos satisfacciones, la de estar más hermosos y la de seguir la tendencia global de acercarse a la naturaleza por un medio u otro.

Si tomamos la felicidad social, como felicidad global, una sociedad utópica desde la cual la felicidad del prójimo dependa tu propia felicidad, nos encontramos frente a ciertas tendencias new age que están formando parte de algunas sociedades actuales con gran acierto y eficacia. La economía del bien común es un claro ejemplo de esta nueva forma de concebir las relaciones humanas y hacerlas felices en conjunto.