domingo 27/9/20

Rajoy está crecido

Quienes desde el palacio de la Moncloa planificaron la doble presencia de Zapatero y Rajoy en el programa de TVE de Tengo una pregunta para usted, quizás buscaban un resultado bien distinto al que han cosechado, porque Rajoy ha salido beneficiado y muy por encima de Zapatero. Y eso que promocionaron primero al presidente del Gobierno para que se luciera en lo que se pretendía como el relanzamiento de su liderazgo, a la vez que se le reservaba a Rajoy un segundo turno complicado, que los estrategas del PSOE -y los ministerios de Interior y Justicia- parecían haber planificado para cazar al líder del PP en medio de la crisis de los recientes escándalos del caso de Francisco Correa, promocionado por Garzón, del espionaje en la Comunidad de Madrid y de la apertura del juicio sobre el Yakovlev-42.

Pero he aquí que dicho 'caso Correa' se ha desinflado bastante y los otros asuntos se han visto desbordados por cuestiones mucho más graves como: el crecimiento del paro, el escándalo de Kosovo, la intervención de Caja Castilla La Mancha, el deterioro del Gobierno de Zapatero y la derrota del PSOE en Galicia. La que ha situado a Rajoy en una posición de fuerza y dejado a Zapatero en el peor momento de su presidencia.

Y Rajoy lo sabe y se le nota. Ayer, en TVE, el presidente del PP actuó con tono moderado, decidido, con la lección política y técnicamente aprendida, y exhibiendo una confianza y una agilidad que no le vimos otras veces. Y que responde al cambio político y social que se ha producido en España en los últimos meses, como consecuencia de los efectos de la crisis económica que negó Zapatero, del desgaste y la incapacidad política de este Gobierno, y de los apoyos electorales recibidos por el PP en Galicia y País Vasco. Los que, por otra parte, refuerzan el liderazgo de Rajoy frente a las intrigas de algunos de sus compañeros, y especialmente de Esperanza Aguirre, y de su clan mediático, al que acaba de regalar frecuencias de radio en Madrid con el mismo descaro que ya les regaló frecuencias de televisión digital.

Oyendo a Rajoy, daba la impresión de que su mala estrella como líder del PP y como político perdedor de elecciones ha cambiado, pero eso está aún por comprobar en las elecciones europeas del próximo 7 de junio. Como está por ver si declina la imagen y liderazgo de Zapatero, quien, con sus últimos errores y problemas de Kosovo y de Caja Castilla La Mancha, más el paro creciente e imparable, ha emborronado su presencia en las citas internacionales y europeas que se abren esta misma semana en Londres con la presencia de la gran estrella de la política mundial, el presidente Obama. ¿Se ha cambiado o está empezando a cambiar la tendencia electoral a favor de Rajoy y en menoscabo de Zapatero? Esa impresión existe, pero todavía no es una certera realidad, porque queda mucha legislatura por delante, aunque nadie descarta un adelanto electoral.

Sin embargo, Rajoy empieza a ofrecer confianza, al tiempo que Zapatero no para de perder credibilidad, y el presidente lo sabe, de ahí los espectáculos que nos está ofreciendo en estos días, por ejemplo viajando a Chile a toda velocidad para hacerse perdonar el error de Kosovo, antes de ver a Obama. Un asunto pintoresco sobre el que Rajoy no quiso hacer sangre ayer, como tampoco la quiso hacer sobre la crisis de la caja manchega, llegando a la exageración de decir que todos los ahorros de los españoles están al día de hoy garantizados, lo que no es verdad. Lo están sólo hasta los 100.000 euros, por persona y entidad.

Como no estuvo acertado Rajoy ayer al justificar la espantosa pantomima de comisión de investigación de la Comunidad de Madrid montada por su compañera Aguirre sobre el espionaje de dirigentes políticos del PP. Ni a la hora de recortar las responsabilidades políticas del ex ministro Trillo en el caso del Yakolev-42. Pero ya sabemos que los políticos son muy buenos para ver los errores del contrario, y no lo son tanto para reconocer pronto y bien los errores propios, como los aquí citados.

En cuanto al debate económico, que ocupó el centro de las preguntas del programa de TVE, Rajoy se enfrentó una y otra vez a la doble pregunta ¿por qué no apoya más al Gobierno? y ¿por qué critica al Gobierno una vez que la crisis es internacional? Naturalmente, los autores de estas dos cuestiones eran personas afines al PSOE, y las respuestas de Rajoy no les convencieron. Pero el presidente del PP les dijo la verdad sobre los errores del Gobierno de Zapatero y sobre la peculiaridad española de la crisis que nos invade, que está causando estragos en el paro, lo que no ocurre en otros países europeos de nuestro entorno.

Pero siendo cierto lo que dice el líder del PP, también es verdad que muchos ciudadanos no entienden cómo el Gobierno y la oposición aún no se ponen de acuerdo para pactar ante este gran problema nacional. Ésta sí que es una asignatura pendiente del PP, si quiere convencer a una gran mayoría de los ciudadanos de su buena voluntad. Siguiendo el ejemplo que PSOE y PP ya están dando en el País Vasco, para facilitar la necesaria alternancia en el gobierno en esa Comunidad. La solución de este problema y dualidad entre el Gobierno y la oposición no es fácil, pero a Rajoy le debe hacer reflexionar porque, además, puede que su mano tendida le ayude también a alcanzar la alternancia en el Gobierno nacional.

Comentarios