jueves 2/12/21

Condenado a 11 años por matar a golpes a su expareja en 2018 en Navarra

El hombre acusado de matar a golpes a su expareja el 25 de agosto de 2018 en la localidad navarra de Huarte ha aceptado este viernes una condena de 11 años de prisión como autor de un delito de homicidio (10 años) y otro de maltrato habitual (1 año)

abusos malos tratos violacion

Este acuerdo, alcanzado entre el fiscal, la defensa y la acción popular, ejercida por el Gobierno de Navarra, evita la celebración del juicio con jurado que estaba señalado para la próxima semana, han explicado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).

En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Fiscal solicitaba 21 años de prisión —19 por un delito de homicidio y 25 meses más por un delito de maltrato habitual— para el inculpado, A.B., natural de Ucrania, de 44 años.

En la sentencia, que será dictada de conformidad por una magistrada de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, las partes han pactado que al encausado se le estimen dos atenuantes, de embriaguez y de dilaciones indebidas, junto con la agravante ya prevista de parentesco.

El condenado, en prisión provisional desde agosto de 2018, deberá indemnizar con 12.500 euros al padre de la víctima y con 20.000 a cada una de las dos hermanas.

Según el fiscal, la causa médica de la muerte de Nataliya Balyuk se debió al resangrado de tres hematomas que la mujer tenía con anterioridad al 25 de agosto, uno en la zona supraciliar derecha, y dos en la zona frontal derecha.

“Este resangrado de los hematomas previos se produjo por los reiterados y violentos golpes, especialmente en la cabeza, propinados a Natalia por el acusado en el día 25 de agosto”, asegura el fiscal.

En las conclusiones provisionales del escrito de acuerdo se explica que la relación sentimental de 20 años de la pareja finalizó en 2014, cuando la mujer decidió poner fin a la misma "debido a la situación de maltrato" que sufría por parte del hombre, si bien menos de un año después la mujer cayó en una depresión motivada entre otras causas por una enfermedad grave que le fue diagnosticada.

Esto y la escasa red de amistades y conocidos, le llevó a principios de 2015 a necesitar de ayuda de terceros y por ello a retomar su relación con A.B., "quien continuó agrediendo a su mujer a pesar de conocer su enfermedad, de conocer su necesidad de ayuda y apoyo y de conocer la falta de capacidad de reacción de Nataliya ante estas agresiones".

Fue el 25 de agosto de 2018 cuando tras otra discusión de madrugada el acusado agredió de nuevo a la mujer, especialmente en la cabeza, pese a lo cual durante horas y pese a estar ambos en la vivienda y ver que "su deterioro era palmario", el hombre no entró a la estancia en la que ella se encontraba.

Al llegar la madre del hombre a mediodía a la vivienda y comprobar "la gravedad de su estado" pidió a su hijo que avisara a los servicios de urgencias, que la encontraron "abandonada y desatendida, sucia" e inconsciente, en un "lamentable estado físico", tanto por los recientes y especialmente violentos golpes sufridos como por el "abandono general" al que le había sometido el acusado y su deterioro.

El escrito recoge hasta 26 hematomas que ese día presentaba en diferentes partes de su cuerpo la mujer, que falleció dos días más tarde en el hospital por el resangrado de tres hematomas que tenía en la cabeza con anterioridad a los golpes recibidos el 25 de agosto. EFE

 

Comentarios