sábado 19/6/21

Los amigos y hermana de Heidi Paz aseguran que les confesó que tenía miedo del `Rey del cachopo´

Familiares y amigos han declarado hoy que poco antes del crimen la joven hondureña les confesó que tenía miedo de César Román, así como también han negado que hubiera estado relacionada con la prostitución y drogas como afirma el acusado

Heidi Paz

Ha sido durante la quinta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid contra el Rey del cachopo por el asesinato y descuartizamiento de Heidi Paz en agosto de 2018 y para el que la Fiscalía pide 15 años y cinco meses.

La hermana asegura que Román era «posesivo» y «controlador»

Karina habló con Heidi la última vez sobre el 1 de agosto y ella le dijo que tenia miedo, tras haberle relatado en las semanas anteriores que había perdido al bebé que esperaba y que había dejado a César. 

Ha contado que Heidi enviaba dinero a Honduras para sus hijos, aunque no en mucha cantidad ni de manera regular, y que tuvo a su primer hijo con 17 años -no con 13 como ha deslizado la defensa de Román-, dio a luz por cesárea dos veces y nunca estuvo metida en drogas ni prostitución.  

Ha afirmado que Heidi seguía en España, aunque económicamente estaba mejor en Honduras, «por las ganas de superarse». A preguntas sobre si Heidi consumía o vendía droga, ha espetado que nunca y ha acusado a César de «denigrar a su hermana y a una mujer» con sus manifestaciones acerca de que ejercía la prostitución y al relacionarla con una organización criminal dedicada a trapichear con drogas.

Los amigos califican de «relación tóxica» la que tenía con Román

Además, en esta quinta sesión han comparecido varios amigos de Heidi, quienes han corroborado al tribunal la relación tóxica que mantenía con César Román al controlar todos sus pasos. 

Uno de los mejores amigos de Heidi, Álvaro F. , ha relatado a preguntas del fiscal Miguel Méndez que la madrugada del 4 al 5 de agosto, recibió llamadas «persistentes» de su amiga que le comentaba que tenía miedo de César. «Me dijo que había tenido una discusión fuerte con César y no quería estar con él, estaba mal y tenía miedo de estar sola, pero no la vi».

Se trata de la madruga tras la que se pierde el rastro de la joven hondureña de 25 años, cuyo cadáver apareció el 13 de agosto en una nave del distrito madrileño de Usera que tenía alquilada el Rey del Cachopo.

Este testigo ha sostenido que Heidi no estaba metida en drogas, ni prostitución, y ha detallado que antes de contarle que le iba tan mal con César, unas dos semanas antes ella le había dicho que se iba a casar con él. 

También han testificado el dueño del piso en el que vivió César Román en Zaragoza desde mediados de agosto hasta su detención el 16 de noviembre, que ha relatado que él dijo que se llamaba Julio César Jurado aunque no le dio el DNI porque «estaba en trámite», y que poco antes de que le detuvieran le había pedido que se fuera porque había discutido y faltado al respeto a otra inquilina. 

Por su parte, un exnovio de Heidi entre 2014 y 2017, Marcelo, ha relatado que aunque dejaron de salir seguían viéndose esporádicamente y que el único día que vio a César Román discutió con él «porque era un baboso». 

También ha confirmado que Heidi tenía una marca de cesárea y ha asegurado que nunca supo que ella y el acusado fueran novios.

 

Comentarios