sábado 21.09.2019
Salud

Fascitis plantar: en qué consiste, cómo prevenirla y cuál es su tratamiento

La fascitis plantar es una enfermedad que afecta a muchas personas actualmente, sobre todo a deportistas y personas mayores

Fascitis plantar: en qué consiste, cómo prevenirla y cuál es su tratamiento

En la mayoría de estos casos, la fascitis se traduce en un dolor bastante agudo en el talón, producido por pequeños desgarros en el ligamento. Lo más normal es que esta dolencia aparezca cuando forzamos nuestros pies haciendo mucho ejercicio o pasando largos períodos en reposo.

Como sabemos que esta es una dolencia bastante común pero que, aún así, existen muchas dudas respecto a ella, hoy hemos querido preparar este post donde queremos explicaros Qué es la fascitis plantar, así como cuáles son sus síntomas y sus remedios. También queremos hablaros sobre cómo prevenir la fascitis plantar, para que podáis evitar pasar por el mal trago que es esta dolencia.

Aclarar todas las dudas que existan sobre el tema es algo muy importante para poder prevenir y, sobre todo, mejorar el tratamiento en caso de que ya padezcamos fascitis plantar. Si quieres saberlo todo y más sobre esta enfermedad, quédate con nosotros y entérate de la información más interesante. 

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una dolencia derivada de un tejido elástico que se encuentra en la parte inferior de nuestro pie, llamado fascia plantar. Cuando sufrimos esta enfermedad, este tejido elástico que va desde nuestro talón hasta la zona de nuestros dedos se inflama o se desgarra y produce dolor e hinchazón en la planta del pie.

Este tejido grueso es el encargado de amortiguar el peso de nuestro cuerpo sobre el pie cuando caminamos, manteniendo el arco de la planta en correcta posición y absorbiendo los impactos que se producen.

Causas de la aparición de la fascitis plantar

La fascitis plantar puede aparecer debido a distintas causas. Lo más común es que se deba a un ejercicio regular que afecta directamente a nuestros pies. Por ejemplo, correr siempre por superficies irregulares o, simplemente, por empezar a practicar deporte de forma drástica.

La aparición de la fascitis plantar también puede deberse a una mala y continuada posición del pie al caminar o al correr, al uso de zapatos de mala calidad que no sujeten nuestros músculos, tendones y fibras como deberían o a que tengamos una curvatura excesiva en nuestra forma de caminar. Cuando la causa de la aparición es la falta de ejercicio y el sedentarismo en general, la fascitis plantar también puede deberse a una falta de masa muscular.

¿A quién puede afectar esta dolencia?

La fascitis plantar puede afectar a personas de todas las edades y con diferentes condiciones físicas. Los pacientes más comunes suelen ser, bien personas jóvenes y deportivas o bien personas sedentarias de más de 45 años.

Del mismo modo, también se puede dar en personas que estén mucho tiempo de pie, con sobrepeso o que no ejerciten para nada sus músculos. Entre los deportistas, la fascitis plantar suele aparecer en corredores de fondo, atletas o jugadores de baloncesto. Estos deportes, obligan a quienes los practican a hacer largas carreras sobre superficies irregulares, que acaban dañando el tejido de la planta de sus pies.

Los síntomas de la fascitis plantar

El síntoma más común y emblemático de la fascitis plantar es el dolor en la parte interna del talón, donde comienza el tejido de la fascia plantar. Este dolor aparece, a menudo, cuando estamos en total reposo; por ejemplo, cuando nos levantamos por las mañanas o si hemos pasado toda una tarde en el sofá.

En muchos casos, además de dolor, también aparece una pequeña hinchazón en el área y se puede registrar enrojecimiento y, en general, una sensibilidad mayor en todo el área. En el caso de las personas deportistas que sufren esta dolencia, también pueden presentarse los síntomas cuando llegue el reposo después del entrenamiento.

Consejos para prevenir esta afección

La fascitis plantar depende de muchas más cosas que de las múltiples actividades que podamos desarrollar en un día. Por este motivo, podemos poner un remedio preventivo para intentar evitar que esta dolencia se instale en nuestros pies.

En el caso de los deportistas, sobre todo de aquellos que vayan a trabajar corriendo largas distancias, es muy importante acudir a un podólogo para que analice nuestra pisada. De esta forma, según cómo sea nuestro pie y nuestra pisada, debemos atender a unos u otros trucos para aprender a caminar mejor.

Además, en el caso de cualquier persona, una buena prevención siempre puede ser utilizar un buen calzado que nos recoja bien el pie y amortigüe, lo máximo posible, todas nuestras pisadas.

Tratamiento y consejos de mantenimiento

Actualmente, los fisioterapeutas cuentan con las últimas novedades en tratamientos para tratar afecciones como la fascitis plantar. Además de darse diferentes tipos de masajes y utilizar máquinas con la más avanzada tecnología, también se suele combinar el tratamiento con antiinflamatorios que ayudan a prevenir que la aparición de hinchazones en el área.

Para mantener a raya esta dolencia lo mejor es que mejoremos nuestra musculatura, aprendamos a pisar de manera correcta y utilicemos un calzado adecuado y de buena calidad.

Comentarios