Jueves 16.08.2018
Salud

Alzheimer y Demencia senil: ¿son lo mismo?

Muchas personas todavía creen que alzheimer y demencia son la misma enfermedad pero, en realidad, existen diferencias entre ellas

El alzheimer es una enfermedad que afecta a millones de personas. Según los datos, debido a que la gente cada vez vive más años, puede ir aumentando las cifras de afectados.

Aunque es una enfermedad con la que muchos viven hoy en día todavía se suele caer en el error de equipararla con la demencia senil. Muchos hablan de ambas enfermedades como si fueran la misma pero, en realidad, se habla de dos enfermedades distintas.

Existen similitudes y diferencias que ayudan a poder descubrir si una persona padece alzheimer o demencia. Pero lo que debe quedar claro es que no son la misma enfermedad. Aunque lo que sí es cierto es que la enfermedad de alzheimer puede degenerar en demencia. Por lo tanto, queda claro que decir que alzheimer y demencia senil son lo mismo no es correcto.

Qué saber sobre el alzheimer

El alzheimer es una enfermedad bastante dura tanto para la persona que la padece como para los familiares cuidadores.

Es un tipo de demencia que provoca que las células del sistema nervioso se vayan degenerando. Hasta ahora no existe tratamiento para acabar con esta enfermedad y el deterioro del enfermo hace que éste pierda las facultades para recordar cosas y en fases más avanzadas irá perdiendo la capacidad de poder mantenerse de manera independiente.

Los síntomas del alzheimer pueden aparecer debido a factores ambientales y también por genética aunque todavía se necesita de muchos estudios para poder entender bien la enfermedad. Lo que sí se conoce es que la degeneración neuronal es progresiva y no se detiene.

Se entiende que esta enfermedad suele aparecer en personas ya mayores, ancianas, y por eso se suele hablar de ella como una enfermedad propia del envejecimiento. Aunque esto no tiene porqué ser cierto. Una persona anciana no tiene porqué padecer alzheimer en ningún momento.

Los síntomas van apareciendo poco a poco en un transcurso de varios años, de hecho, la aparición de síntomas relacionados pueden aparecer hasta quince años antes de diagnosticarse la enfermedad. Debido a los daños que puede provocar esta enfermedad, con el paso del tiempo, puede llevar a que el afectado desarrolle demencia senil.

Datos importantes sobre la demencia senil

Al igual que pasa con el alzheimer, una persona por el simple hecho de hacerse mayor no tiene porque padecer esta enfermedad. Hay muchas personas con mucha edad y que están en pleno control de sus facultades perceptivas sin ninguna aparición de síntomas que puedan hacer creer que puedan padecer demencia senil. Ser anciano no tiene porque implicar ser una persona enferma.

Lo que es verdad es que la edad avanzada sí puede ser un factor de riesgo a la hora de padecer esta enfermedad. Pero la causa no es que una persona sea anciana sino que el cerebro tenga una degeneración.

La persona que la padece no puede vivir de manera independiente, pueden existir problemas de comunicación, no retener información, pérdida de la orientación y cambios en su personalidad que hace más complicadas las relaciones sociales, también pueden existir problemas de sueño que lleven a la aparición de alucinaciones. Todo esto puede degenerar en un cuadro de depresión.

El cuidador debe cuidarse

Muchas veces se habla de los cuidados que las personas con estas enfermedades deben llevar para poder tener cierta calidad de vida. Pero en ésto tiene mucho que ver que la persona responsable de cuidarla también tenga ciertos hábitos de cuidados hacia ellos mismos.

Estas enfermedades son muy duras. Los enfermos pueden desarrollar ciertas actitudes agresivas que pueden llevar a una pérdida de nervios al cuidador. Es importante aprender a ser pacientes y entender que es cosa de la enfermedad. Pero el cuidador debe entender la importancia de cuidarse a sí mismo. Pedir ayuda es importante para poder mantenerse en una situación que se puede volver más complicada con el paso del tiempo.

Comentarios