miércoles 21/10/20

Zapatero es recibido en el desfile militar al grito de "fuera, fuera"

Los asistentes al acto en el día de la Fiesta Nacional no pararon de abuchear al presidente del Gobierno ni siquiera durante el homenje a los caídos

Zapatero es recibido en el desfile militar al grito de "fuera, fuera"

El desfile presidido por el Rey con motivo de la Fiesta Nacional estuvo por los gritos y silbidos contra el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, un gesto que el Ejecutivo enmarca en el "rito" de este tipo de actos.

Don Juan Carlos, doña Sofía, los Príncipes, la infanta Elena y los duques de Palma asistieron desde la tribuna principal, situada en la madrileña plaza de Lima, al paso de los más de 3.000 militares pertenecientes a las diversas unidades participantes en el desfile.

Zapatero llegó a la zona unos diez minutos antes del inicio de los actos, y tras departir con diversas autoridades, entre ellas la presidenta de la Comunidad madrileña, Esperanza Aguirre, y el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, ha recibido a los Reyes al pie del coche en el que se desplazaban.

Al percatarse de su presencia, parte del público le abucheó y profirió gritos de "¡fuera, fuera!" y "Zapatero dimisión", unas voces que se han sucedido posteriormente y que han aprovechado momentos de silencio como la ofrenda a los caídos por España para dejarse oír con nitidez.

Fuentes del Gobierno se remitieron a las palabras que el año pasado se le pudieron escuchar al propio presidente, también en el desfile del 12 de octubre, cuando comentó al alcalde madrileño que los abucheos y silbidos de que es objeto en estos actos "ya forman parte del rito".

Asistentes y ausencias

Miles de madrileños, con banderas nacionales usadas para celebrar el campeonato del mundo de fútbol, siguieron el desfile, que este año fue más sobrio y austero, con menos participantes, ya que marcharon más de 3.000 militares frente a los 4.207 que lo hicieron en 2009, y algo más corto de duración.

Además de las máximas autoridades del Estado, entre ellas los presidentes del Congreso y Senado, y miembros del Gobierno, asisitieron la cúpula militar al completo, encabezada por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general José Julio Rodríguez, y líderes de los partidos políticos, entre ellos Mariano Rajoy.

Sin embargo, faltaron los presidentes de Murcia, Ramón Luis Valcárcel; Andalucía, José Antonio Griñán; Baleares, Francesc Antich, del País Vasco, Patxi López; Canarias, Paulino Rivero, y de Valencia, Francisco Camps, cuyas comunidades estaban representadas por consejeros.

A las 10:30 horas, con la llegada de los Reyes, comenzaba el desfile. Dos paracaidistas llegaban desde el cielo con la bandera española. A continuación se sucedió el acto de homenaje a los caídos.

Ofrenda a los caídos

El Rey, el presidente del Gobierno y los presidentes del Congreso y Senado realizaron la ofrenda floral del homenaje a los caídos en presencia de medio centenar de familiares de los militares y guardias civiles fallecidos en acto de servicio en el último año.

Don Juan Carlos tuvo el detalle de saludar personalmente a cada uno de los familiares.

Desfiló por primera vez el blindado RG-31, desplegado en Afganistán en sustitución de los veteranos BMR, y sobrevolaron el cielo las más modernas aeronaves, como el avión de combate Eurofighter o el helicóptero Tigre.

Se exhibieron vehículos pesados de la Agrupación Acorazada-Mecanizada, compuesta por distintas unidades de la Brigada de Caballería "Castillejos" II, del Tercio de Armada de Infantería de Marina, del Regimiento de Infantería Acorazado "Alcázar de Toledo" 61 y del Regimiento de Infantería Mecanizada "Asturias" 31.

Cuerpos desplegados

Como en otros años, los más aplaudidos fueron los legionarios, que marcharon con su peculiar paso rápido y con su cabra como mascota.

La Guardia Civil y los Regulares, con su tradicional paso lento, también han estado entre los más reconocidos, mientras por los cielos sobrevolaban unas 50 aeronaves, entre ellas cazas de combate "F-18", "Mirage F-1", "F-5"; "Hércules", "C-295"; y de reabastecimiento en vuelo "Boeing 707": y helicópteros "Cougar", "Chinook" y "Tigre".

Tras el desfile, los Reyes ofrecen la tradicional recepción en el Palacio Real a representantes de diversos ámbitos sociales.