martes 26/1/21

El PP pide a Zapatero convocar elecciones "si le queda un ápice de dignidad"

Zapatero y Pío García Escudero se enzarzan en un duro enfrentamiento que acabó con los abucheos de los senadores del PP contra el presidente

El PP pide a Zapatero convocar elecciones "si le queda un ápice de dignidad"
El PP pide a Zapatero convocar elecciones "si le queda un ápice de dignidad"

El portavoz del PP en el Senado, Pío García Escudero, ha exigido este martes al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que, "si le queda un ápice de dignidad política", convoque cuanto antes elecciones generales para que los españoles puedan decidir sobre su futuro.

En la sesión de control del Senado, Zapatero y Pío García Escudero, que de nuevo debatían sobre la crisis económica, se enzarzaron en un duro enfrentamiento que acabó con los abucheos de los senadores del PP contra el presidente, al que pedían su dimisión, y con la réplica de la bancada socialista.

Ante las críticas de García Escudero, Zapatero lamentó que una vez más el PP se haya dedicado al "no", al "nunca" y al "jamás", además de señalar que a los populares ni les importa la crisis ni el desempleo, y sólo piensan en las próximas elecciones que, advirtió, volverán a perder como en las dos anteriores.

El senador popular reprochó a Zapatero la bajada de los salarios públicos o la congelación de las pensiones y le preguntó dónde habían quedado sus principios ideológicos, mientras que el presidente le replicó con que el PP sólo busca el rédito político y es el único partido de Europa que está en contra de acelerar la reducción del déficit público.

"El gran protector de los derechos sociales"

El cara a cara en el Senado entre el presidente y el portavoz del PP comenzó tranquilo, y García Escudero se limitó a instar a Zapatero a que explicase en qué se basa el Gobierno para decir que los recortes que ha aprobado van a garantizar un crecimiento más sólido.

Zapatero señaló que así lo creen no sólo su Gobierno, sino también los organismos internacionales: que es "imprescindible" acelerar la reducción del déficit para que a medio plazo el crecimiento económico sea "más sólido y sostenible". Recordó además que a ello se han comprometido el resto de países europeos, en su mayoría afectados, como España, por déficit excesivos.

En su réplica a esta escueta respuesta, García Escudero se preguntó "dónde" está el "gran protector de los derechos sociales" o el "gran benefactor de los pensionistas", y "quién es este Zapatero de ahora, que con la furia del converso" aprueba un "decretazo" con el "mayor recorte de derechos sociales de la democracia".

"Aquí tiene que haber un impostor político, el de antes o el de ahora", dijo el senador popular, para quien el Zapatero impostor es el de ahora, que "con cara de funeral pide sacrificios pero no disculpas".

García Escudero dijo que el presidente del Gobierno, al que también comparó con un "boxeador grogui que da puñetazos al aire", es el "único responsable" de que España sea un país "vergonzosamente tutelado" y sometido a la vigilancia del exterior, acuciado por un fuerte déficit público y con problemas para colocar su deuda.

También apuntó que el "decretazo" aprobado por el Gobierno es "la consecuencia" de las continuas "contradicciones, rectificaciones y ocurrencias" de Zapatero, entre las que citó la corrección del decreto hecha hoy que permite a los ayuntamientos endeudarse hasta finales de este año.

"No, nunca, jamás"

Ante tanta ofensiva, el jefe del Ejecutivo reprochó al senador dar un nuevo ejemplo de la política del PP, la del "no, nunca, jamás" a "nada de lo que pueda ser positivo, responsable y constructivo para el país".

Zapatero agradeció la "sinceridad" mostrada por García Escudero al pedir el adelanto electoral, que demuestra que lo único que les importa a los populares son los comicios, aunque le advirtió de que eso no les va a llevar a la victoria en las urnas.

"Perdieron las (elecciones) del 2004, perdieron las del 2008 y perderán las próximas", dijo el presidente, quien también aseguró que tanto su gobierno como su partido pueden hablar con "toda legitimidad de política social".

Subrayó así que el Gobierno socialista ha aumentado el gasto social en un 50% en seis años, y el recorte aprobado ahora supone sólo un 1,5% de dicho gasto social, además de subrayar que han subido las pensiones y el salario mínimo, que no ganaron poder adquisitivo con los populares.