domingo 5/12/21

Obama propone al G-8 utilizar su reforma financiera como modelo para el mundo

"Necesitamos actuar de manera concertada por una simple razón: esta crisis ha demostrado, y los acontecimientos continúan afirmando, que nuestras economías nacionales están ligadas de modo inextricable"

Obama propone al G-8 utilizar su reforma financiera como modelo para el mundo

El presidente de Estados Unidos Barack Obama, comenzó este viernes su participación en la Cumbre del G-8, que se reúne en Muskoka (Canadá), reforzado por el acuerdo logrado en el Congreso para sacar adelante la mayor reforma del sistema financiero desde la Gran Depresión. Obama, que llegó a Canadá poco antes de las 15.00 horas GMT, se dirigió de inmediato a Muskoka, a doscientos kilómetros de Toronto, donde a las 11.45 (15.45 GMT) quedó inaugurada la cumbre.

Antes de partir, el presidente estadounidense había expresado su satisfacción por el acuerdo de principio alcanzado en el Congreso, que deberá ser aprobado ahora por ambas cámaras.
Se trata de la "mayor reforma financiera en nuestro país desde la Gran Depresión", necesaria por cuanto "el crecimiento económico y la prosperidad dependen de que contemos con un sector financiero firme y robusto", aseguró.

El logro de la reforma financiera supone un importante espaldarazo para el presidente estadounidense en las cumbres del G-8 y el G-20, al poder indicar que adopta medidas tangibles. Le deja también en mucha mejor posición que en las anteriores cumbres de las principales economías, cuando EEUU acudía como el principal responsable de la crisis.

Obama planteará ante los demás gobernantes la necesidad de adoptar medidas similares para proteger la economía mundial. "Este fin de semana en Toronto espero que podamos usar este logro como base y coordinar nuestros esfuerzos para promover la economía global, para continuar la reforma financiera y para fortalecer la economía global", sostuvo el presidente estadounidense. "Necesitamos actuar de manera concertada por una simple razón: esta crisis ha demostrado, y los acontecimientos continúan afirmando, que nuestras economías nacionales están ligadas de modo inextricable", afirmó Obama.

Las palabras del presidente llegan después de que el fin de semana pasado dirigiera una carta a los participantes en la cumbre del G20 en la que instaba a no retirar aún las medidas de estímulo para evitar que la economía mundial pudiera caer en una segunda recesión.

Frialdad en Europa ante las propuesta de Obama

Esas sugerencias fueron acogidas con frialdad por los países europeos, más partidarios de medidas de contención fiscal para reducir los déficit a raíz de la crisis en Grecia.

"Este fin de semana colaboraré con otros países no sólo para coordinar nuestros esfuerzos de reforma financiera, sino promover el crecimiento económico global", agregó el presidente estadounidense, que recordó que en las últimas dos cumbres las potencias internacionales han logrado progresos para salir de la crisis global y evitar que pueda repetirse.

Tras un almuerzo de trabajo, los líderes del G8 tienen previsto participar en una sesión con gobernantes africanos, que se ampliará después con la presencia de los de Jamaica, Haití y Colombia para tratar sobre lucha contra el narcotráfico.

A continuación, los mandatarios del G8 acudirán a un encuentro con jóvenes y a una cena de trabajo.

Mañana, sábado, regresarán a Toronto para participar en la cumbre del G20, el grupo en el que se integran las principales economías desarrolladas y en desarrollo.

Durante su estancia en Canadá, Obama tiene previsto mantener seis reuniones bilaterales, cinco de ellas con líderes de países asiáticos: Corea, China, Indonesia, India y Japón.

La gran excepción es el británico David Cameron, con el que Obama se verá por primera vez desde que el primer ministro llegó al Gobierno en mayo y con quien hablará de asuntos como el vertido de petróleo en el Golfo de México o la marcha de la guerra en Afganistán.

El calendario original no incluye citas con la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente francés, Nicolas Sarkozy, aunque la Casa Blanca ha indicado que podría haber aún añadidos al programa del presidente.