NUEVA POLÉMICA

El último engaño de doña Letizia también sale a la luz

La reina vuelve a estar de nuevo en entredicho por unas imágenes que muestran su facilidad para tratar de disfrazar la realidad

Las imágenes de la polémica.
Las imágenes de la polémica.
El último engaño de doña Letizia también sale a la luz

Unos siguen manteniendo que 'se va a cargar la monarquía' y otros pidiéndole al rey Felipe VI que se divorcie para que lo primero no se produzca, pero de momento lo único que sigue haciendo doña Letizia es dar a la opinión pública más muestras de lo que es capaz de hacer para demostrar que ella tiene que ser quien diga la última palabra.

El 'show' de la Familia Real se mantiene día sí y día también desde el para ella ya famoso Domingo de Resurrección. Tras el rifirafe a las puertas de la catedral de Palma no le han parado de llover palos a la mujer de Felipe VI y de ahí que decidiera enterrar el hacha de guerra, al menos de cara a la galería.

Por ese motivo aprovechó su reciente visita a su suegro, Don Juan Carlos, al Hospital Sanitas La Moraleja para tratar de demostrar que la armonía reinaba, nunca mejor dicho, en esa familia. Lo malo es que ahora unas imágenes han demostrado que no se trataba más que de un 'engaño', habida cuenta de que ella forzó esa 'paz'. 

A su llegada al centro médico, los Reyes, sus hijas y la Emérita posaron para los reporteros apostados a las puertas del edificio y las niñas se agarraron de las manos de su abuela, momento que aprovechó doña Letizia para, con su bolso, dar varios toques a la princesa Leonor para que se acerca más a Doña Sofía.

Las imágenes han corrido como la pólvora en las redes sociales y ya hay hasta dos versiones sobre el asunto. Una apunta a que la asturiana anima a su hija a acercarse más si cabe a la mujer de Don Juan Carlos: "Letizia da instrucciones con el bolso a Leonor para que se pegue a Sofía porque luego se la lía", decían Wyoming y Dani Mateo en El Intermedio.

Para otros, sin embargo, se trata de un gesto habitual en doña Letizia, que busca la sonrisa cómplice de su hija, quien suele posar con rictus serio ante los medios. La Reina, de esta manera, pretende forzar la risa a su hija para que el posado sea lo más natural posible. El caso es que la Familia Real sigue nutriendo de noticias que no querrían protagonizar.