lunes 16.12.2019
Día mundial contra las minería a cielo abierto

Renace en España el negocio de las minas a cielo abierto

Las ciudades de Ávila, Ciudad Real y Salamanca se han convertido en el principal objetivo de las empresas dedicas a la extracción de minerales como el feldespeato, ideal para la fabricación de vidrio y cerámica. El resurgir de esta actividad ha levantado una gran oposición social en todas las zonas afectadas

La mina de uranio de Salamanca, muy cerca de conseguir los permisos.
La mina de uranio de Salamanca, muy cerca de conseguir los permisos.

En el día mundial contra la minería a cielo abierto, las distintas asociaciones creadas a raíz del resurgir de esta actividad en España han querido mandar un mensaje: "Seguimos en la lucha". La extracción de minerales en canteras al aire libre era un modelo de negocio olvidado, casi obsoleto, pero desde hace año y medio han comenzado a proliferar los proyectos en varias sierras del territorio nacional.  'Stop Uranio' (Salamanca), 'No a la mina en la Sierra de Ávila' y 'Sí a la Tierra Viva' (Ciudad Real) son las tres organizaciones más activas en la lucha contra la minería a cielo abierto en España. De hecho, alguna de ellas ya ha conseguido incluso parar un proyecto gracias al apoyo popular.

El renacimiento de la fiebre minera ha cogido a España con una Ley de Minas del franquismo, que data de 1973, cuando algunos de los minerales que se intentan explorar hoy, como las llamadas tierras raras, apenas se conocían, y aún menos sus impactos. Esa norma aún vigente considera la minería de "interés nacional" de manera que la extracción prevalece sobre la propiedad privada, y el dueño de derechos de explotación puede expropiar ofreciendo terrenos en otras zonas sin necesidad de indemnizar. Esta ley 'franquista' ha supuesto que muchos empresarios comiencen a especular con muchos terrenos, según denuncian varias asociaciones. 

Un negocio de especulación

La primera en denunciar esta práctica fue la la plataforma 'No a la mina de la Sierra de Ávila', que descubrió una serie de irregularidades en los informes mineros de una explotación de feldespato, en plena sierra abulense. En noviembre del año 2016, saltó a la palestra mediática el caso de la empresa Antonio y Javi SL, con sede en Madrid y un capital social de 3.010 euros. Esta compañía intentó vender sus derechos de explotación sobre un terreno situado en la Sierra de Ávila a otra compañía al no poder afrontar el coste de los trabajos de rehabilitación de la zona una vez acabe la actividad minera, según denunciaron varias asociaciones. Estas tareas de saneamiento del terreno tienen un coste cercano a los 30.000 euros. Es decir diez veces más que el capital de la compañía adjudicataria de los derechos de explotación. 

La preocupación por la participación de esta empresa no sólo llegó a la población local, sino que traspasó barreras y alcanzó también a los políticos. “Nos preocupa mucho que un proyecto de mina de feldespato de esta magnitud sea explotado por una empresa sin la suficiente solvencia económica”, señaló el pasado 4 de noviembre de 2016 la procuradora abulense de Ciudadanos en la Cortes de Castilla y León, Belén Rosado. 

Más tarde, el propio portavoz de la empresa Antonio y Javi S.L. que promueve la mina de feldespatos en la Sierra de Ávila y Valle Amblés, Adolfo Sanmartín, reconoció que tras esta compañía, con un capital social de apenas 3.000 euros, había un "grupo inversor importante" con interés de explotar este mineral usado en la industria del vidrio y la cerámica, cuya extracción en Europa se limita a Turquía. Los vecinos de los 20 pueblos del entorno del proyecto 'Leito', destapado en exclusiva por ESTRELLA DIGITAL, lo conocieron a finales de septiembre pasado cuando vieron publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León la apertura del periodo de alegaciones a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

"No queremos que la especulación se asiente en Ávila, ni que hipotequen el futuro de los que aquí vivimos o volvemos en determinadas épocas. No queremos palabras vacías o promesas incumplidas. Queremos proyectos sostenibles que devuelvan a nuestra provincia a todos aquellos que se han ido por falta de oportunidades. Algo que podemos asegurar y aseguramos que este tipo de minería tan agresivo como son las minas de feldespato a cielo abierto no traerían…", afirman en la asociación 'No a la mina en la Sierra de Ávila'. 

Tierras raras en Ciudad Real

En pie de guerra están también los habitantes de cuatro de las cinco comarcas en las que se divide Ciudad Real, donde 'Quantum Minería' plantea diez minas de tierras raras englobadas bajo el proyecto 'Matamulas', de los que ya hay pedido permiso para explotar dos situadas en los municipios de Torrenueva y Torre de Juan Abad, según anunció hace algunos meses la agencia 'EFE'. La UE pretende potenciar la búsqueda de estos minerales estratégicos, muy usados para fabricar ordenadores o móviles, pero sobre todo en la fabricación de armas sofisticadas como misiles o elementos de los cazas y hasta ahora controlados por China, mediante la iniciativa EUrare, cofinanciada por empresas mineras.

Aunque la sombra de la especulación planea sobre todos estos proyectos mineros esparcidos por el territorio nacional, la realidad es que todavía no se ha ejecutado ninguno de ellos. Las resoluciones de la gran mayoría de informes no están previstos a corto plazo, pero de todos modos las asociaciones implicadas en esta lucha ya han advertido que no bajarán la guardia. La que más cerca está de conseguir todos los permisos es un proyecto ubicada en Salamanca, destinado a la extracción de uranio. 

”Estimados señores, tal vez no sepan que en muchos países europeos este tipo de minas están prohibidas por la elevada contaminación que generan. Por ello, las tres plataformas seguiremos luchando para seguir su ejemplo. No queremos sufrir, como ocurre en muchos países subdesarrollados donde las mismas se han impuesto, una explotación sin precedentes. Vamos a seguir defendiendo los valores medioambientales de la provincia porque ellos deben ser nuestro motor económico y la minería a cielo abierto acabaría con ellos", avisan desde la plataforma, 'No a la Sierra de Ávila'.

Comentarios