sábado 19.10.2019
QUEMó VIVA A SU MUJER

Un maltratador golpea al fiscal tras ser declarado culpable

El acusado ha golpeado al fiscal tras conocer el veredicto y su abogado ha anunciado que renunciará a su defensa

El condenado por quemar viva a su mujer en 2006 durante el juicio.
El condenado por quemar viva a su mujer en 2006 durante el juicio.

El hombre acusado de quemar viva con gasolina a su mujer en Calonge (Girona) -en octubre de 2006- ha golpeado este viernes al fiscal al finalizar la lectura del veredicto del jurado popular, que lo ha declarado culpable de asesinato.

Miguel S. se ha levantado de su silla y rápidamente ha empujado la mesa del fiscal, a quien ha dado un puñetazo en la cara antes de que el único mosso d'Esquadra que había en la sala haya intentado reducirlo.

Sin embargo, el agente no ha podido controlar al acusado y ha necesitado la ayuda de un familiar de Miguel S. para detener al hombre tirándolo al suelo, mientras se ha dado la orden de desalojar la sala.

Una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) se ha desplazado a la Audiencia de Girona para atender al fiscal, que ha avanzado que denunciará a Miguel S. por un delito de atentado a la autoridad.

El veredicto del jurado popular ha declarado culpable al acusado -por ocho votos a favor y uno en contra- por un delito de asesinato, y además lo hace responsable por unanimidad de la muerte del feto -la mujer estaba embarazada de tres meses- y del incendio que hubo en el piso.

Segundo juicio

Es la segunda vez que un jurado popular ha juzgado a Miguel S. por estos hechos, porque en 2009 se celebró un primer juicio, aunque entonces el jurado lo declaró inocente por falta de pruebas.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ordenó repetir el juicio al considerar que el tribunal popular -que absolvió al acusado de forma unánime- había realizado una valoración arbitraria.

El fiscal ha mantenido la pena de 20 años de prisión para Miguel S., mientras que el abogado de la defensa, Benet Salellas, ha pedido una condena de 10 años y nueve meses de cárcel, con atenuantes de pena natural y dilación indebida.

No obstante, Salellas ha anunciado que dejará de representar al hombre por "obligación moral" tras la agresión de este viernes al fiscal y el juez ha decretado prisión provisional para Miguel S.

Comentarios