miércoles 8/12/21

Cuatro meses sin Cuéllar y susto para Gurpegui tras un escalofriante choque

"El fútbol no se está portando bien con Gurpegui". Así resumía el jugador del Athletic Fernando Llorente el susto que dio su compañero el domingo por la noche, cuando, al intentar pelear con iván Cuéllar un balón dividido, sufrió un fortísimo golpe en la cabeza que le provocó, además de la pérdida momentánea de consciencia, un traumatismo craneoencefálico y la fractura de la nariz. La imagen de Carlos Gurpegui, mareado y con abundante sangre en la cara, hacía temer lo peor. Pero, al margen del susto, el 'león' ha salido mucho menos perjudicado que Cuéllar, que tiene el tobillo derecho roto y estará cuatro meses de baja.

Cuéllar fue sometido este lunes por la mañana a un estudio radiológico que reveló una "fractura, tipo B, del tobillo derecho", que necesitará cirugía, por lo que tuvo que ser operado por el doctor Antonio Maestro, jefe de los servicios médicos del club, por la tarde en el Hospital de Begoña, donde quedó ingresado.

El portero sportinguista, que regresó de Bilbao con el resto del equipo pero con un vendaje especial que le inmovilizaba la zona afectada, entró en el equipo en sustitución de Sergio Sánchez, quien inició la temporada como titular pero al que la gran cantidad de goles encajados en las cinco primeras jornadas relegó a la suplencia.

Gurpegui ya está en casa

Mejor fortuna parece haber tenido Gurpegui, pese a la espectacularidad de las imágenes. El centrocampista del Athletic sufrió un traumatismo cranoencefálico con pérdida momentánea de conocimiento, que recuperó en el mismo campo, y las pruebas complementarias a las que fue sometido posteriormente en una clínica bilbaína se saldaron con "resultados positivos", salvo la fractura nasal de la que fue operado el domingo por la noche.

El jefe de los servicios médicos del Athletic, Josean Lekue, informó de que, una vez ingresado en la clínica a la que fue evacuado desde San Mamés, Gurpegui fue sometido a un escáner para descartar "cualquier afectación cerebral" como consecuencia del violento choque.

"Después se le redujo la fractura bajo anestesia general. Todo fue con normalidad. Pasó una buena noche y hoy (por el lunes) se le van a realizar otras dos pruebas de imagen", señaló el médico. El resultado de esas pruebas fue positivo y Gurpegui está descansando en su casa desde el lunes por la tarde.

Lekue añadió que esa pérdida de conciencia y los antecedentes de traumatismos previos en una zona "bastante castigada" les obliga a "ser más cautos" a la hora de establecer plazos de recuperación, si bien confía en el jugador de Andosilla pueda "estar disponible a la vuelta de vacaciones".

Este es el segundo contratiempo de similares características que ha sufrido Gurpegui a lo largo de su carrera. El 9 de abril de 2006, en un encuentro frente al Mallorca en San Mamés, el jugador de Andosilla chocó con su compañero Iñaki Lafuente y se produjo una fractura en el maxilar superior izquierdo.

Cuatro meses sin Cuéllar y susto para Gurpegui tras un escalofriante choque