lunes 2/8/21

El desbordamiento de ríos en el norte de Navarra y la Comarca de Pamplona corta hasta 14 carreteras

El nivel de los ríos que atraviesan el norte de Navarra y la Comarca de Pamplona ha comenzado a descender, tras registrar caudales muy importantes en las últimas horas, que han causado cortes de carretera en hasta 14 vías y decenas de intervenciones de bomberos de la Agencia Navarra de Emergencias por inundaciones en sotos y edificios cercanos a los cauces de ríos. Según informó el Gobierno, en la zona norte el descenso de caudales es "notable" y a media mañana de este jueves ha quedado abierta la N-121-A (Pamplona-Francia, por Behobia), que estaba cortada en tres puntos por desbordamientos del río Bidasoa (Igantzi, Lesaka y Vera de Bidasoa). En la NA-30 se ha cortado el acceso al polígono de Landaben, donde el agua alcanzó el metro y medio, y tampoco se permite circular por la N-135 (Pamplona-Francia, por Valcarlos).

En la red secundaria, se han registrado percances en once vías: NA-137, Burgui-Isaba; NA-1720, Aoiz-Burguete; NA-2040, Nagore-Garralda; NA-2330, Urroz-Erro; NA-137, Burgui-Isaba; NA-170 con A-15-Santesteban; NA-1370, Isaba-Francia; NA-2012, Cuatro Bordas-Irati; NA-4410, Bera-Francia (Lizuniaga); NA-6140, Tafalla-Miranda de Arga; NA-7200, Sansol-Cabredo.

En la cuenca del Bidasoa cayeron este miércoles, en prácticamente 24 horas, hasta 120 litros por metro cuadrado, en unos terrenos muy saturados por las lluvias caídas en los últimos días.

Las crecidas de los ríos afectarán en las próximas horas a la Zona Media y Tierra Estella, tras comenzar a bajar los caudales en las cabeceras de los ríos navarros. En el Arga, la avenida está atravesando Etxauri y llegará a Funes en la madrugada de este viernes, para llegar a Castejón al mediodía, según análisis provisionales, que incidan que el Ebro podría alcanzar los 2.000 metros cúbicos por segundo en esta última localidad, en el borde de la cota de inundación.

Visita de los políticos a la zona

La consejera de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Laura Alba, y el director general de Interior, Juan Ramón Rábade, entre otras autoridades, visitaron este jueves las zonas afectadas. Entre otros lugares, acudieron a Burlada, acompañados por el alcalde de Burlada, José Muñoz, y a la comarca de Baztan-Bidasoa.

En Burlada, la consejera resaltó que la situación está bajo control, pese a que se han producido importantes precipitaciones, de "carácter extraordinario", que se producen cada 25 años. En el caso concreto de Burlada, comentó que la ANE avisó con antelación suficiente al Ayuntamiento, al igual que al resto de consistorios ribereños, para que efectuara los desalojos de garajes, aparcamientos y edificios de las zonas habitualmente inundables.

Sobre la situación de los embalses, la consejera resaltó que los embalses están contribuyendo a laminar las riadas, caso de Itoiz, en el que entra agua a razón de 600 metros cúbicos por segundo.

En Santesteban, la consejera Alba se reunió con alcaldes de Baztan, Malerreka y Bidasoa, en donde no se habían producido precipitaciones semejantes en los últimos años. El río Ezkurra se ha desbordado por primera vez desde que está encauzado. Este río y el Bidasoa han anegado los bajos de algunas casas. Anoche, la ANE alertó preventivamente a los municipios sobre los riesgos. La consejera también ha visitado las obras de mejora de la N-121-A para valorar in situ las afecciones producidas por las lluvias.

Comité de crisis del plan de inundaciones

Además, a las nueve de la mañana de este jueves, se activó el segundo nivel de alerta (sobre cuatro) del Plan de Inundaciones y se reunieron en el Palacio de Navarra para analizar la situación y las previsiones el comité de crisis, integrado por los directores generales de Obras Públicas e Interior y por responsables de la Agencia Navarra de Emergencias, la Policía Foral y la Guardia Civil. Este comité estará atento a las previsiones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meteorología.

Según se trasladó, Obras Públicas ha movilizado, bien por inundaciones de calzada, desprendimientos o por presencia de balsas o árboles en las vías, a más de un centenar de personas. Para restablecer la normalidad, acudieron a los puntos de incidencias un total de 17 equipos de señalización y para las labores de limpieza se ha recurrido a 10 camiones Jumper, 8 retroexcavadoras y dos barredoras.