Miércoles 19.06.2019
Sal de la rutina y reaviva la llama

Aumentar el deseo sexual entre parejas es fácil si se ponen en práctica estas claves

Son muchos los expertos que afirman que, en términos químicos, el amor entre parejas dura como máximo cuatro años

Abuelos, padres y conocidos han demostrado que no siempre es así, pero innegablemente la rutina acaba haciendo mella en la relación. De hecho, uno de los primeros ámbitos que se resiente es el sexual.

Conforme pasa el tiempo, especialmente si se convive en pareja, el deseo sexual por parte de uno de los dos miembros e incluso de ambos puede ir decreciendo hasta pasar a ser prácticamente nulo, lo cual derivaría en problemas y en una posible separación. Evitar que ello suceda está en tus manos. No dudes en aplicar los consejos que se detallarán a continuación si quieres reavivar la llama de la pasión.

Juguetes para adultos, una solución que cada vez aplican más parejas

 

La primera acción que suelen llevar a cabo las parejas que caen en la monotonía en la cama –lo cual deriva en una posterior falta de apetito sexual– consiste básicamente en probar otras posturas. En un principio funciona, pero tarde o temprano se hace evidente que sigue requiriéndose un estímulo adicional.

Proporcionárselo tanto a hombres como a mujeres es posible con los juguetes para adultos. Si deseas poner fin a esta situación negativa te recomendamos echar un vistazo a los consoladores de la tienda erótica Diversual.com que suponen un gran plus a la hora de realizar todo tipo de prácticas íntimas.

Por ejemplo, existe la posibilidad de cumplir ciertas fantasías con aquellos modelos que implementan una ventosa, disponiendo la fémina tanto del miembro viril de su pareja como de otro elemento adicional para gozar de una intensidad doble.

A su vez, los plugs son ideales para que los varones también se inicien en el uso de consoladores, dando pie a un cambio de papeles que supone un soplo de aire fresco para la relación. Y es que este tipo de acciones son las que acaban por completo con la rutina sexual, permitiéndoos a ambos vivir experiencias totalmente nuevas que sin duda alguna querréis repetir más adelante.

Ver una película erótica en pareja

 

En otros tiempos el catálogo de películas eróticas era escaso, pero a día de hoy no es en absoluto complicado dar con varias obras cuyos contenidos resulten del agrado de los dos miembros de la pareja.

¿Qué es lo que las diferencia de los típicos vídeos que se publican en la red? Principalmente el hecho de que gozan de una introducción, un nudo y un desenlace –sí, como un film normal y corriente–. En muchos títulos más bien se pretende reflejar la sensualidad en estado puro sin que entre en juego el terreno sexual propiamente dicho.

En cualquier caso es inevitable que la temperatura del salón vaya aumentando paulatinamente conforme ambos veáis las escenas tan picantes que se muestran en el televisor. Antes de que la cinta llegue a la mitad es probable que ya estéis pasando a la acción. ¿No da resultado? Prueba con la siguiente recomendación.

Una buena idea consiste en acordar antes de que comience la película que los dos interpretaréis el papel del actor y la actriz que hacen acto de aparición en el film erótico. Es decir, si realizan una postura en concreto, tú y tu pareja deberéis hacerla de la misma manera –o al menos intentarlo si se trata de acciones un tanto complejas que requieren bastante experiencia–.

Las situaciones que se originan dan pie a varios aspectos muy positivos: aumento de complicidad, incremento del nivel de pasión mutuo y, adicionalmente, el tan esperado apetito sexual que se despierta hasta límites insospechados consiguiendo que paséis una noche inolvidable.

Hoteles por horas para romper con la rutina hogareña

 

¿Con ninguna de las recomendaciones anteriormente citadas has obtenido los frutos esperados? En ese caso es muy probable que el problema esté en la imagen de monotonía que le traslada a la pareja el hecho de estar en la vivienda de siempre.

Es innegable que ver continuamente la misma cama, muebles idénticos y una estancia que ya no inspira ningún tipo de pasión –incluso tras haber probado decorándola con velas aromáticas, pétalos de rosas y otros elementos– acaba mermando el deseo del uno por el otro. Entonces, ¿qué hacer para recuperarlo sin invertir una gran cantidad de dinero?

Lo más aconsejable es acudir a un hotel por horas. A nivel monetario el coste a asumir es considerablemente inferior en comparación con pasar toda una noche en cualquier alojamiento. Ello no implica disponer de poco tiempo para el encuentro romántico, puesto que el tiempo medio ofrecido por este tipo de hospedajes ronda las tres horas.

Por si fuera poco, los hoteles cuyas habitaciones se alquilan por horas suelen incluir determinados elementos que ayudan a que la pasión se desate por todo lo alto, desde una cama de agua con espejos para apreciar cada acción realizada en la cama hasta un jacuzzi ideal para dar comienzo o poner fin a una velada de erotismo desenfrenado.

Comentarios