jueves 20/1/22

Mariló Montero gana el juicio y recibirá 340.000 euros de los paparazzi

Los fotógrafos Gustavo González y Diego Arrabal, que han sido condenados por el Juzgado de 1ª Instancia 35 de Madrid a pagarle a  Mariló Montero una indemnización de 340.000 euros

mariló

La presentadora Mariló Montero ha ganado el juicio donde había demandado a  los fotógrafos Gustavo González y Diego Arrabal, que han sido condenados por el Juzgado de 1ª Instancia 35 de Madrid a pagarle a la popular televisiva, una indemnización de 340.000 euros, una cifra histórica, por un reportaje realizado durante unas vacaciones de Fin de Año en Maldivas y Bora Bora hace ahora 7 años. Aunque dichas fotografías nunca llegaron a publicarse en ningún medio de comunicación.

Gustavo González y Diego Arrabal, que trabajar a su vez en otros programas de la prensa rosa del grupo Mediaset como Sálvame Viva la vida, viajaron hasta las islas paridisíacas del Océano Indíco donde Montero pasaba unos días con la familia.

Tras localizar a la periodista, "empezaron a seguirla sin que ella se diera cuenta y llegaron a realizar varías capturas con sus cámaras , sin su permiso ni consentimiento suyo, imágenes en bikini, así como en topless en un barco". A esto se suma que  los condenados, propagaron un rumor suyo sobre la posible orientación sexual de Montero, como una forma de advertir que podría ser lesbiana.

Al poco tiempo, se desplazó a Bora-Bora con una amiga. Una vez que aterrizaron en España le hicieron saber que le habían fotografiado sin la parte superior del bikini. Las imágenes no vieron la luz dado que la presentadora consiguió que un juez paralizara de forma cautelar su publicación. 

Ella ha intervenido en el programa 'Más Vale Tarde' de La Sexta para valorar la sentencia judicial que condena a Diego Arrabal y Gustavo González. "En la sentencia se recoge que hay una persecución constante de los paparazzi, porque me siguieron a Maldivas, donde me hicieron fotografías de forma ilícita, y luego en Bora-Bora, donde me hicieron fotografías y me grabaron en vídeo dentro de mi bungalow, donde yo, como cualquiera, tengo una vida privada íntima y voy vestida o no o como quiero, pero es que fotografiaron y grabaron imágenes de mi vida dentro del bungalow. Eso es la gravedad entre otras cuestiones", ha declarado la presentadora navarra.

Comentarios