viernes 4/12/20

Camps acusa a la Fiscalía Anticorrupción de perseguirle con mentiras

El expresident de la Generalitat Francisco Camps ha acusado hoy a la Fiscalía Anticorrupción de mentir para acusarle de falso testimonio con la intención de "confundir al tribunal", que está en la fase decisiva del juicio por supuestas adjudicaciones irregulares a la trama Gürtel por la visita del papa a Valencia en 2006, y ello dentro de una persecución contra él que, según ha asegurado, dura ya once años

La fiscal pidió ayer, en el marco de este juicio, que el tribunal ordene investigar por falso testimonio a Camps por su declaración como testigo en esta vista. Tras comunicar sus conclusiones definitivas para los veintidós acusados la fiscal anticorrupción, Concepción Nicolás, solicitó que la Sala "deduzca falso testimonio contra Francisco Camps".

El expresident negó en su declaración testifical en este juicio que hubiera ordenado adjudicaciones a la trama corrupta y aseguró que con su responsable en Valencia, Álvaro Pérez, el Bigotes, no iría "ni a la vuelta de la esquina".

Camps ha reafirmado estas declaraciones hoy en Valencia, en una convocatoria a los medios para rebatir a la fiscal. La ha acusado de querer "confundir a los miembros del tribunal" por medio de tergiversaciones de los hechos: "No dice la verdad, dice cuestiones que nada tienen que ver con la realidad. Dije que no iría ni a la vuelta de la esquina con Alvaro Pérez, ni en viaje institucional o personal. Y me reitero".

El expresident ha aludido también a dos billetes para un viaje a Roma relacionado con la visita del papa a Valencia que podrían constituir un indicio de que acudió al mismo con Álvaro Pérez, más conocido como "el Bigotes". A este respecto ha señalado que el viaje se organizó con ocasión del nombramiento como cardenal de Antonio Cañizares, y que participó en él dentro de la delegación encabezada por el Gobierno central.

Por tanto, no fue acompañado por Álvaro Pérez, condenado por amañar contratos entre la Generalitat y empresas de la trama Gürtel para el montaje del expositor de la Comunidad Valenciana en la feria Fitur, según ha dicho.

Francisco Camps se ha quejado de una persecución contra él de la Fiscalía Anticorrupción desde hace once años, tiempo durante el cual ha tenido, dice, que demostrar constantemente su inocencia.

A partir de ahí, ha aprovechado para defender la presunción de inocencia para Eduardo Zaplana, su predecesor en el cargo e imputado en el Caso Erial, y atacar a Ximo Puig, el actual presidente de la Generalitat.

"Yo dimití de la presidencia de la Generalitat cuando se me hizo una acusación menor, asumí sentarme en un banquillo. Se me solicitaba una multa, me podía haber sentado como presidente, pero no quería que la presidencia de la Generalitat estuviera en el banquillo. Y ahora pregunto: ¿no es injusto que yo dimitiera después de ser votado con mayoría absoluta; que fuera absuelto y quienes hicieron que yo tuviera que dimitir, entre ellos Ximo Puig, que formaba parte acusación, sigan en sus cargos?".

Camps ha incidido en que "no asume ninguna responsabilidad política" por subordinados o cargos del partido que han sido condenados.

El expresident de la Generalitat se ha referido también a la afirmación de la fiscal Concepción Nicolás, quien durante su informe en el juicio por la adjudicación a Gürtel de un contrato para la visita de papa a Valencia en 2006 dijo que ese contrato fue fruto de un encargo de Camps al número 3 de la trama, Álvaro Pérez, el Bigotes. Camps ha asegurado en declaraciones Efe que esa afirmación es "completamente falsa" y la niega "absolutamente".

Ha destacado igualmente que "si la fiscal no estuviera cubierta por el Estatuto Fiscal hoy mismo presentaría una querella contra ella". 

Comentarios