ENTREVISTA A ODÓN ELORZA

“Presentar una moción de censura a Rajoy no es una prioridad para el PSOE”

El PSOE afronta este fin de semana el Congreso Federal del que saldrá un nuevo partido, tras meses de tensiones e incertidumbre. Sánchez, que buscará salir con un partido “más unido”, ya ha anunciado su equipo casi al completo y tiene unas prioridades claras. Odón Elorza, propuesto como secretario de Democracia Participativa y Transparencia, es uno de los hombres fuertes de este PSOE

Odón Elorza, durante uno de los actos con militantes previos a la celebración de las primarias. | Odón Elorza
Odón Elorza, durante uno de los actos con militantes previos a la celebración de las primarias. | Odón Elorza
“Presentar una moción de censura a Rajoy no es una prioridad para el PSOE”

Ocho meses después de la renuncia de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, el partido celebra su 39 Congreso Federal, el punto de inflexión del que saldrá un nuevo PSOE. Pedro Sánchez ha marcado sus prioridades y, pese a que buscará una “mayoría alternativa”, no está entre sus prioridades presentar una moción para desbancar a Mariano Rajoy de Moncloa. El nuevo secretario general ya ha anunciado su equipo, que será “sólido, cohesionado y que crea en el proyecto colectivo que él ha liderado”. Así lo describe Odón Elorza, uno de los miembros de la directiva, en la que ocupará la secretaría de Democracia Participativa y Transparencia.

Elorza (San Sebastián, 1955) forma parte del equipo más cercano de Sánchez y se ha configurado como uno de los referentes de esa participación interna en el partido, con multitud de actos con plataformas de militantes durante estos meses. “La mía será una aportación más a un proyecto de transformación”, explica el diputado por Guipúzcoa. “Para mí, es un reto desarrollar un área que guarda relación directa con el objetivo de regeneración democrática” y ya cuenta con “algunas ideas novedosas”, que ha ido desarrollando durante  tanto en como alcalde de San Sebastián (1991-2011) como diputado (2011- actualidad).

¿Cómo ve al nuevo secretario general de cara al Congreso Federal?

El resultado de las primarias fue mejor que cualquier previsión, lo que ha fortalecido a Pedro Sánchez. Queda en una posición que nada tiene que ver con la que tenía después de las anteriores primarias hace tres años. Entonces, tenía una dependencia política de los líderes territoriales que le habían aupado y promovido. Ahora, tiene las manos libres. Primero, porque tiene un proyecto colectivo diferenciado de otros dentro del PSOE, pero sobre todo fuera, diferenciado del PP. Esa es una gran ventaja para el tiempo que venga, de cara al objetivo y a la meta: ganar las generales al PP. Y de otro lado, puede configurar unos equipos más cohesionados, con personas de su confianza en el próximo congreso.

Sánchez ha dicho que buscará una “mayoría alternativa”. ¿Supone eso que pondrá en marcha una moción para tratar de conseguirla?

Eso se verá más adelante. Nadie va a marcar la estrategia ni los ritmos de oposición a Pedro Sánchez. Como bien señala el secretario general, tenemos un proyecto autónomo, situado a la izquierda y que no tiene por qué seguir los consejos ni las imposiciones de cualquier otra fuerza política. De modo que, en su momento, se verá si se dan condiciones y si es adecuado que Pedro presente una moción o no. No es lo que en este momento resulta prioritario ni para Pedro Sánchez ni para su equipo. Las prioridades son otras.

Podemos intentó descolocar al PSOE en un momento en el que estaba volcado en su conflicto interno y en sus primarias y con un vacío absoluto de poder

Apenas unos días antes de este Congreso Federal, el Congreso rechazó la moción de Pablo Iglesias a Mariano Rajoy. ¿Cómo ha salido el PSOE de esa moción?

Gracias a la intervención muy clarificadora, prudente e inteligente de José Luis Ábalos, el PSOE ha salido intacto. No era esta su batalla. Durante toda esta semana (y las anteriores), el partido ha estado pensando en su congreso federal que signifique el cierre de esta primera etapa en su proceso de recuperación de la credibilidad y la confianza de la ciudadanía. De ahí que no le haya concedido gran importancia a una iniciativa, que nació para mayor gloria de Pablo Iglesias.

¿Cree que la moción de censura tendrá algún impacto?

Creo que no va a dejar huella. No solo por el resultado que ha obtenido Pablo Iglesias, que únicamente ha contado con el apoyo de partidos independentistas como ERC y Bildu, sino porque no es un ejemplo para construir una alternativa, ni por el momento ni por el procedimiento. No ha intentado construir una mayoría suficiente, sino que ha tenido más una finalidad propagandística y de reafirmación de su posición. En cuanto al momento, Podemos intentó descolocar al PSOE en un momento en el que estaba volcado en su conflicto interno y en sus primarias y con un vacío absoluto de poder. Pretendía provocar contradicciones dentro del PSOE pero ha resultado una iniciativa un tanto ‘bluf’. Ese acto oportunista de Pablo Iglesias dice muy poco en su favor.

Ha elogiado la intervención del portavoz socialista en el Congreso, ¿ha servido esa intervención de Ábalos para llegar al Congreso Federal más cohesionados?

Fue una intervención clarificadora sobre la nueva posición y estrategia que quiere desarrollar el PSOE de Pedro Sánchez. Fue una intervención inteligente hacia adentro, ya que ayudó a la cohesión interna del grupo parlamentario al defender a todo el grupo como una piña. Las diferencias, dijo, se resuelven internamente y no permito yo que Pablo Iglesias se aproveche de diferencias que hayamos tenido internamente. Sin duda, esa intervención permite pensar que el congreso no va a tener prácticamente ningún elemento de crispación, algo que nadie hubiera pensado hace un mes.  

La preparación del Congreso no ha sido muy agitada en la escena pública, aunque hay muchos líderes que apoyaban a Susana Díaz que ni siquiera irán como delegados al Congreso. ¿Se están escondiendo?

En mi opinión, atraviesan una etapa de desconcierto y de desorganización. Los líderes de los territorios que la apoyaron intentan también hacerse una composición de lugar de qué pasará en sus territorios. En cualquier caso, los cargos públicos que hayan apoyado a otras candidaturas no van a estar solos en su labor de gestión. Apoyarles es una obligación del conjunto del partido y, por supuesto, también de Pedro Sánchez y de su equipo. El objetivo es conseguir los mejores resultados. Si lo hacemos bien de cara a las próximas municipales y autonómicas, se puede traducir en una victoria en unas generales. Lo que está en juego es los resultados del PSOE en general.

De hecho, Sánchez ha propuesto a uno de esos líderes, Guillermo Fernández Vara, formar parte de la dirección del partido.

Fernández Vara no formará parte de la Ejecutiva, sino que ha sido propuesto para llevar la presidencia del Consejo Territorial. Es un órgano consultivo que agrupa a todos los secretarios generales del PSOE de nacionalidad-región y a los presidentes de comunidades autónomas socialistas. Es un gesto de integración importante por parte de Pedro. En este caso, Fernández Vara viene a sustituir en el puesto a Susana Díaz en esa comisión, que no ha estado muy activa en los últimos años.

¿Se revitalizará?

Seguro que sí. Habrá otro ambiente entre Ferraz y los dirigentes. Además, va haber necesidad de profundizar en el diálogo y en el debate estratégico, precisamente por la cercanía de los congresos regionales. Todo eso va a estar mucho más engrasado.

El principal reto es cohesionar el Partido Socialista tras el Congreso Federal

¿Cree que los congresos regionales pueden ser un nuevo foco de tensión?

No lo sé a ciencia cierta, pero dependerá de cómo se desarrolle el Congreso Federal y con qué ánimo de integración se aborden los propios congresos. Pero, por el momento, ni siquiera se sabe si habrá uno o más candidatos en cada sitio, ni siquiera sabemos si los secretarios generales autonómicos lo dejan o van a seguir… Hay varios factores que van a incidir en los congresos pero lo más seguro es que no haya crispación, aunque en alguno pueda haber debate o batalla, algo que entra dentro de la democracia interna.

Sánchez presentará su programa a las primarias como enmiendas a la Ponencia Marco. ¿Saldrán adelante todas esas enmiendas?

Yo creo que sí aunque también es verdad que hay medidas que deberían contar con más apoyo que el 53% o el 55%.

¿Se refiere a alguna en concreto?

No voy a especificar porque no quiero generar ninguna polémica, especulación o expectativa, pero es cierto que hay cuestiones de relevancia que, cuantos más apoyos reciban en el Congreso, más fáciles serán de aplicar y, sobre todo, que no se quedarán guardadas en un cajón reformas o modificaciones estatutarias. No tiene sentido sacar adelante medidas por un aprobado justo y que luego no sean aplicables.

Antes decía que presentar una moción de censura no es la prioridad para el PSOE. ¿Cuáles son las medidas más inmediatas que se deberían llevar a cabo desde la Ejecutiva Federal?

El principal reto es cohesionar el Partido Socialista tras el Congreso Federal. Para eso, creo que deben tomarse medidas en relación con la dirección del Grupo Parlamentario y tomar decisiones que generen tranquilidad en el grupo, que permitan un funcionamiento al 100% de sus componentes. Creo que ese es el primer reto. Además, debería intensificarse la relación del grupo parlamentario con Ferraz, con una estrategia perfectamente definida en todas partes y una conexión de ida y vuelta entre las secretarías federales de Ferraz y el conjunto de portavoces del Grupo Socialista en las diferentes comisiones.

El segundo reto es tratar de que los congresos territoriales se desarrollen dentro de la mayor normalidad posible. En tercer lugar, hay que empezar a construir un modelo de partido diferente. Otro modelo de PSOE es posible e imprescindible, un PSOE más abierto, más democrático y más conectado con la sociedad. En cuarto lugar, debemos construir una alternativa programática para ganar a la derecha, que guarde coherencia con las propuestas legislativas. Tiene que haber una coherencia entre las propuestas legislativas que sean sostenibles en el tiempo.