CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

La Gestora del PSOE aplasta a los defensores del ‘no’ a Mariano Rajoy

Los responsables de la dirección interina del PSOE acallan las voces discordantes con la abstención días antes del definitivo Comité Federal, que se prevé difícil ante el atrincheramiento en las posiciones. La opción de una abstención técnica gana fuerzas, aunque con dudas

El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, ha presidido la reunión del Grupo Socialista en el Congreso y el Senado este martes. | PSOE
El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, ha presidido la reunión del Grupo Socialista en el Congreso y el Senado este martes. | PSOE

El objetivo de la gestora y su presidente, Javier Fernández, de mantener al partido unido en torno a la abstención se ha convertido en una carrera de fondo hasta la meta del próximo Comité Federal. “Estamos deseando que llegue el domingo”, confesaba a Estrella Digital una integrante del Comité Federal afín a la dirección interina de Ferraz.

Las voces discordantes con la posición oficialista no desaparecen e, incluso, aumentan pese a que este martes se ha escenificado la imposición de la postura de la Gestora en una reunión de diputados y senadores socialistas en la Cámara Baja, donde muchos defensores del ‘no’ a Mariano Rajoy han visto cómo se les negaba el micrófono ante sus propios compañeros de partido. De las 17 intervenciones realizadas en el encuentro de los Grupos Socialistas en el Senado y en el Congreso, sólo tres han sido favorables al ‘no’.

El senador por Burgos, Ander Gil, tenía preparado un discurso para defender el rechazo a Rajoy. Pretendía aglutinar la posición de varios parlamentarios y, pese a que ha sido uno de los primeros en pedir la palabra, no ha podido hablar. Pensaba defender la posición de muchos militantes socialistas. “Mucha gente fuera y dentro del Parlamento no quiere la abstención”, ha explicado el parlamentario burgalés a Estrella Digital.

“He hablado con decenas de militantes y todos me han dicho que no podíamos apoyar este gobierno del Partido Popular. Es inmoral, no podemos apoyar esa investidura”, ha indicado el senador. “Creo que tenemos una responsabilidad de estado muy importante y es la de no blanquear la corrupción. Es una cuestión de conciencia”, ha sentenciado.

¿Libertad de voto? ¿Abstención técnica?

En cualquier caso, los defensores del ‘no’ dan por hecho que la Gestora contará con los apoyos suficientes para sostener la abstención. “Entiendo que lo tendrán perfectamente organizado y la suficiente mayoría en el Comité Federal”, ha afirmado Gil, “si no, para este viaje, no hacían falta alforjas”.

El senador no se atreve a dar una cifra de parlamentarios que apoyan su postura, aunque indica que son varios. “Muchos lo han dicho públicamente, otros no han tomado la palabra todavía e incluso hay muchos que mantendrán sus dudas hasta el día de la investidura. En cualquier caso, es una voz que debe ser escuchada”. Por eso pide la libertad de voto, tanto para los que quieren abstenerse como para los que piden el 'no', por eso considera que la abstención técnica es una opción.

De hecho, es “el mal menor” para muchos ‘sanchistas’ que verían satisfechas sus intenciones de dejar clara su postura y podría considerarse la “salida más inteligente para no contaminar a la organización”, ha explicado un miembro de la antigua Ejecutiva de Sánchez a Estrella Digital.

Aun así, existen grandes dudas de que Susana Díaz vaya a estar de acuerdo con esta opción. “Ya se ha visto obligada a posicionarse a favor de la abstención [con la decisión de la ejecutiva andaluza] y lo más posible es que no quiera exponerse de forma directa”, explican las mismas fuentes.

Y es que las cuentas salen. Por el momento, es la única federación que se ha mostrado favorable a esta opción y cuenta con 20 diputados (solo se necesitarían 11 abstenciones para que Rajoy fuera investido), pero casi todos los socialistas asumen que Díaz no pagará sola coste de la abstención y abogará por la unidad del partido el día de la votación.

En cualquier caso, es una postura que favorecería a muchos barones. De hecho, ha sido el recién reelegido secretario general del PSC, Miquel Iceta, el primero en pedirlo. Pese a que ha sido uno de los defensores del ‘no’ a Mariano Rajoy, pasadas las primarias ha abierto una puerta a la abstención técnica que permitiría que los diputados catalanes no se mancharan las manos.

También permitiría que en otras federaciones, como Castilla-La Mancha o la Comunidad Valenciana donde el gobierno depende de Podemos y Compromís respectivamente, la libertad de voto no condicionara los pactos regionales.

Pero los que se muestran a favor de la postura de la gestora, rechazan de plano esta posibilidad. “Las decisiones que tome el Comité Federal deberían ser de obligado cumplimiento. Somos una organización y debemos actuar como tal, nos guste o no”, ha sentenciado una componente del Comité Federal a este periódico. “Todos tenemos el corazón con el no”, ha reconocido esta misma fuente, “pero no hemos ganado e ir a terceras elecciones es un suicidio político”.